El Periódico

entrevista

"Los barceloneses deberían dominar más idiomas"

Cécile Adam, fundadora de Blazaar.com, considera que la ciudad ha mejorado mucho en los últimos 25 años

"Los barceloneses deberían dominar más idiomas"

JOAN PUIG

Cécile Adam, fundadora de Blazaar.com.

EL PERIÓDICO realiza, en colaboración con Barcelona Global, una serie de entrevistas a profesionales internacionales que han escogido vivir y trabajar en Barcelona. Se trata de personas nacidas y formadas en el extranjero que por su experiencia, formación, capacidad emprendedora y creatividad aportan valor añadido a la economía global y pueden ofrecernos otra visión de la ciudad.

L. D. / BARCELONA

Viernes, 17 de febrero del 2017 - 11:47 CET

Cécile Adam es francesa y vive en Barcelona desde hace 25 años. Ha pasado toda su vida fuera de Francia: nació en Casablanca, donde residió hasta los 16 años. Ha vivido en Bélgica, Italia, Alemania y Perú, donde ha fundado varios centros de idiomas, un colegio internacional y una fundación que fomenta el arte. Además, hace dos años creó una ‘startupp’ en Barcelona, Blazaar.com. Se trata de una plataforma que ofrece clases particulares de idiomas por videoconferencia: las clases se pueden hacer desde cualquier lugar con un profesor que puede estar en cualquier parte del planeta.

¿Por qué escogió Barcelona? Hace 25 años queríamos vivir en una ciudad entre Europa y América del Sur, y Barcelona nos pareció perfecta en cuanto a clima, población y mentalidad, sobre todo en el campo profesional. Era un buen término medio. También por su proximidad con Francia y porque estaba en pleno auge gracias a los Juegos Olímpicos del 92.

¿Qué aspectos de la ciudad destacaría como positivos? Además del clima, sin duda, me gusta la heterogeneidad de sus barrios: el Gótico, el Eixample, la Barceloneta… También la vida nocturna: es una ciudad muy animada. Es una capital internacional y, a pesar de dar aun la sensación de ciudad mediana, tampoco es una mega ciudad.

¿Qué aspectos hay que mejorar? Algo que es inevitable y difícil de controlar: las mareas humanas de turistas en ciertas épocas del año. Le quita un poco de autenticidad a la ciudad. También una mejor gestión de las terrazas: pretender quitarlas cuando son el alma de una ciudad me parece absurdo. Y el tema del aparcamiento: es una ciudad donde es difícil aparcar sin gastar mucho dinero.

¿Cuál siente que es su ciudad? ¿Qué es lo que más echa de menos? Por la vida que he llevado, mi ciudad es la ciudad en la que vivo en este momento. No echo nada de menos, me adapto al lugar donde estoy, y por eso creo que disfruto de todo lo que ofrece Barcelona, cultural y también comercialmente. La ciudad ha mejorado muchísimo en 25 años, se ha convertido en una ciudad internacional importante donde puedes encontrarlo todo.

¿Cuáles son las grandes carencias de la ciudad en su sector? El conocimiento de idiomas es una carencia generalizada, pero siendo Barcelona una ciudad tan turística, todos los empleados del sector hotelero, restauración y lugares culturales y turísticos deberían hablar como mínimo inglés. ¡Estamos lejos de eso! Por otro lado, es difícil encontrar un apoyo concreto a la hora de iniciar un negocio, sea de ‘know how‘ o de financiación.

¿Y en qué destaca positivamente? Al acoger tantas nacionalidades, Barcelona contribuye a fomentar los intercambios culturales y por lo tanto lingüísticos. Además, atrae a muchas ‘start-ups’, lo cual es positivo para hacer de la ciudad un referente internacional en cuanto a estas nuevas tecnologías.

¿Recomendaría a un amigo venir a vivir a Barcelona? ¿Por qué? Por supuesto que sí. De hecho, tengo varios amigos que se han venido a vivir aquí ¡en parte por mi recomendación! Es una ciudad que lo ofrece todo: mar y montaña, amplio programa cultural, buen clima, oferta comercial completa, buena infraestructura, el Barça, barrios muy bellos. Barcelona es una ciudad muy popular actualmente, no creo que conozca a alguien que no haya estado aquí alguna vez y no le haya gustado. ¡Y creo que muchos de mis amigos y familiares me tienen cierta envidia por vivir aquí!

En el vestuario están depositadas buena parte de las esperanzas en la visita del Sevilla al Bernabéu dentro de dos semanas