El Periódico

PROTESTA SINGULAR DE UNA PLATAFORMA CIUDADANA

Cómo pelar una manzana

Un inglés completa un maratón de 24 horas alrededor de un solar público y abandonado del Eixample, con el aliento de los vecinos, que celebraron al final una verbena reivindicativa

CARLES COLS
BARCELONA

Domingo, 24 de junio del 2012

¡Ánimos! 8Barnaby recibe la felicitación de una vecina, ayer.

El exMonty Phyton Michael Palin se embarcó en 1989 por encargo de la BBC en una atrevido documental de aquellos de a ver qué sale titulado La vuelta al mundo en 80 días. El nombre definía perfectamente el hilo argumental. El resultado fue una serie de televisión deliciosa para el público y, para Palin, una experiencia personal interior tan gratificante como sorprendente.Con menos alardes, un inglés afincado en Barcelona desde hace 25 años, Barnaby Noone, realizó entre las ocho de la tarde del viernes y la misma hora de ayer su propia vuelta al mundo, 24 horas alrededor de una manzana del Eixample (Consell de Cent, Comte de Borrell, Viladomat y Diputació) que los vecinos del barrio llevan años reclamando al ayuntamiento. Es el antiguo convento de las Germanetes dels Pobres. Es de titularidad pública. Es una lástima cómo está.

Cada semana, un grupo de vecinos del barrio se reúnen en un bar de la Esquerra del Eixample para imaginar un barrio mejor. El abandono de ese solar es tema habitual de debate. Que si un parque para los niños, que si una escuela, que si una biblioteca... La plataforma Recreant Cruïlles es, por lo que parece, una escudella de opiniones. Barnaby es más un hombre de acción. Ofreció sus muslos de acero para llamar la atención. La verdad es que viéndole se hace realmente muy extraño que sus compatriotas perdieran la batalla de Isandhlwana, cinematográficamente conocida como Amanecer zulú. Se planteó el reto de darle vueltas durante 24 horas a la manzana en discusión, para que esta no cayera en el olvido de los planes municipales. Los vecinos del barrio, a cambio, se ofrecieron para acompañarle a ratos en la aventura y, sobre todo, para organizar una verbena allí mismo cuando acabara su largo viaje. Fue anoche. Hubo de todo y más. Hoguera, coca, cava, petardos y, aunque nueve de cada 10 dietistas lo desaconsejan de noche, paella.

El futuro de lo que un día fue el antiguo convento de las Germanetes dels Pobres, la verdad, ya se verá. Noone, pase lo que pase, tiene ya una noche extraordinaria que contar. Lo fue todo menos monótona. «Siempre he tenido alguien al lado para conversar». La verdad es que es un tipo que no aburre. Nació en Egipto, creció en Libia y Japón, pasó un tiempo en Bruselas e Inglaterra y desde hace 25 años reside en Barcelona. Ha visto suficiente mundo como para ser un extraordinario observador de lo minúsculo. Así le sucedió la madrugada de ayer, cuando en una de las vueltas a la manzana reparó en un pequeñísimo objeto caído en el suelo. Parecía una goma de borrar de la CNT, roja y negra, si es que los anarquistas se dedicaran a ello. Lo recogió para dejarlo en un lugar visible y entonces reparó en que en realidad era un pendrive. Si alguien lo ha perdido, pregunten por Barnaby, por favor.

Posdata

Barnaby Noone parece, de entrada, un nombre inventado. El apellido parece un literario don nadie. Sin embargo, es realmente su nombre. «Lo de mi padre era peor. Se llamaba John. Te das cuenta Juan Nadie». See you, Barnaby.

Playas de Barcelona en los años 80
Envíanos fotos
de la Barcelona
preolímpica
Buscamos imágenes de cómo eran Montjuïc, la playa, El Prat o la actual Vila Olímpica.
ENVÍA TU FOTO

El exmadridista Álvaro Arbeloa volvió a acordarse de Gerard Piqué