El Periódico

Català de l'Any 2016

REUNIÓN DEL PACTO DE CIUDAD POR LAS 'SUPERILLES'

Barcelona anuncia cinco supermanzanas en el Eixample, Les Corts, Gràcia y Horta para el 2018

El consistorio concretará en la segunda quincena de enero el calendario, el presupuesto y los procesos participativos

Anuncia mejoras en la prueba piloto abierta en Poblenou, que ha generado protestas vecinales y de la oposición

Barcelona anuncia cinco supermanzanas en el Eixample, Les Corts, Gràcia y Horta para el 2018

JULIO CARBÓ

Un ciclista, el lunes por la tarde, ante la zona cultural de la 'superilla' de Poblenou. 

TONI SUST / DAVID GARCÍA MATEU / BARCELONA

Lunes, 19 de diciembre del 2016 - 14:25 CET

El Ayuntamiento de Barcelona dará a mediados de enero los pasos necesarios para activar cinco nuevas supermanzanas en la ciudad que estarán en funcionamiento en el 2018, amén de ampliar la de Sant Martí, ubicada en el Poblenou, que ha generado quejas de vecinos y de los grupos de la oposición. Según relata el consistorio, en la reunión del pacto de ciudad por las ‘superilles’, celebrada este lunes, ha anunciado que dos de las cinco nuevas supermanzanas estarán situadas en el Eixample, una en el barrio de Sant Antoni y otra en el de la izquierda del Eixample; una en el Camp d’en Grassot, en Gràcia; una en Horta, y una en Les Corts.

Además de ampliar la de Poblenou, el ayuntamiento emprenderá en esa zona durante las próximas semanas modificaciones concretas que, dice, nacen de las sesiones de trabajo hechas con los vecinos. Los cambios serán los siguientes: apertura de un carril de circulación de la calle de Roc Boronat a velocidad restringida; pacificación completa de Sancho de Ávila entre Llacuna y Roc Boronat; urbanización pacificada definitiva del tramo de la calle de Almogàvers entre las de Llacuna y Roc Boronat, y unión con la obra de Pere IV, y, finalmente, la instalación de bancos y árboles.

Estos son los frutos de la reunión del pacto de la ciudad por las supermanzanas que se ha celebrado este lunes por la tarde, con participación de gobierno y oposición, y no poco recelo entre las partes. Horas antes, CiU y ERC han estrechado filas para criticar la gestión que el gobierno de Ada Colau ha hecho de la ‘superilla’ de Poblenou.

NUEVA REUNIÓN A PRINCIPIOS DE AÑO

El consistorio anuncia una nueva reunión del pacto –será la tercera- durante la segunda quincena de enero. En ella, se concretará el calendario, el presupuesto, la metodología de aplicación y el desarrollo de los procesos de participación vinculados con las nuevas supermanzanas, que según el gobierno municipal se harán buscando el máximo consenso con la oposición.

El gobierno municipal ha asegurado que estudiará en profundidad el texto elaborado por los grupos de CiU y ERC sobre la aplicación de las ‘superilles’, presentado por la mañana y que, según fuentes municipales, encaja con la medida de gobierno sobre supermanzanas presentada en mayo pasado.

Convergentes y republicanos se han aliado para criticar las formas del gobierno de Colau en este tema. Los dos grupos dicen apostar por la medida urbanística, pero consideran que el ejemplo de Poblenou urge una rectificación inmediata en su aplicación. Una revisión en la que se debería contar con "una mayor participación ciudadana vinculante" y "más transparente", apunta Jordi Coronas, concejal de ERC. En el documento que han consensuado figuran varias demandas: recuperar un concepto de ‘superilla’ sustentado en el ubanismo, el medio ambiente, la vivienda, las infraestructuras y la tecnología de la información, buscar el máximo consenso ciudadano mediante la participación; disponer de estudios de simulación de impacto, entre otros.

UNA SUPERILLA “LIMITADORA”

Por CiU, el concejal Jordi Martí acusa a Colau de tratar de imponer su modelo "parcial y limitador", dentro de las "potencialidades" que puede conllevar la propuesta urbanística. Él mismo ha recordado que su partido fue el impulsor del plan en el anterior mandato, aunque ahora pide "redefinir" el concepto. "Queremos que la gente cuando escuche la palabra supermanzana quiera una en su casa, pero eso ahora no está pasando”, añade Coronas.

CiU y ERC han dicho que temen que el resto de supermanzanas se implanten de forma mimética a la que afecta a la confluencia de las calles de Badajoz, Pallars, Llacuna y Tànger. Un miedo al cual tampoco responden con medidas concretas para aplicar sobre el terreno, ya que cada partido tiene sus propias ideas sobre el tema: CiU apuesta por desmantelarlo y ERC introduciría algunos cambios en la del Poblenou. De todas formas, extienden la mano a aquellos partidos de la oposición que se quieran sumarse al frente y no descartan llevar sus demandas al pleno.