El Periódico

INICIATIVA PIONERA

El código ético del Ayuntamiento de Barcelona quiere acabar con las puertas giratorias

El anteproyecto también veta los viajes injustificados y exige que se rechacen los regalos de más de 50 euros

El portavoz del grupo municipal de ERC, Jordi Coronas, considera que es una "propuesta incompleta"

El código ético del Ayuntamiento de Barcelona quiere acabar con las puertas giratorias

JOAN CORTADELLAS

 Ada Colau y el primer teniente de alcalde Gerardo Pisarello, en un pleno municipal

EL PERIÓDICO / BARCELONA

Martes, 29 de marzo del 2016 - 16:43 CEST

El Ayuntamiento de Barcelona impulsa el primer código ético de un consistorio de España de obligado cumplimiento y con un carácter punitivo. El teniente de alcalde de Derechos de Ciudadanía, Participación y Transparencia, Jaume Asens, y el gerente de recursos, Joan Llinares, han presentado este martes el primer borrador de Código Ético y de Conducta del Ayuntamiento de Barcelona, que el gobierno de la alcaldesa Ada Colau quiere que el pleno apruebe antes de verano.

El código ético propuesto afectaría a más personas que las leyes de transparencia catalana y española, ya que, en concreto, en estos momentos obligaría a 412 electos y cargos directivos de la organización municipal barcelonesa, incluidas sus empresas, institutos y fundaciones.

CONTRATACIÓN DE FAMILIARES

Entre otras novedades, el proyecto pretende acabar con las puertas giratorias y los viajes injustificados para los exaltos cargos municipales y los exdirectivos de empresas, institutos y fundaciones vinculadas al consistorio. También propone que estos no puedan recibir regalos por un valor superior a 50 euros.

Respecto a la contratación de familiares, el anteproyecto plantea prohibir que los afectados por la norma puedan participar en los procesos de contratación pública de personas con vínculos familiares de hasta el cuarto grado de consaguinidad.

Esta primera propuesta de texto de 'Código ético y de conducta' fija, además, unas normas específicas a los conflicto de intereses, de las que se destacan, entre otras, que las personas sujetas a su cumplimiento deberán abstenerse de participar de cualquier asunto en el que pueda considerarse que concurren intereses privados que afecten a la consecución de los intereses públicos.

DECLARACIÓN DE BIENES

Entre otras normas, el código prevé que estos cargos públicos deban hacer una declaración de incompatibilidades, bienes y actividades, tanto al inicio como al final del mandato.

También que cuando cesen de su cargo en el ayuntamiento tendrán que esperar dos años para poder prestar servicios en entidades privadas afectadas por decisiones en las que hayan participado, para evitar las llamadas "puertas giratorias", contra las que en estos momentos no se puede "hacer nada", ha destacado el gerente de recursos, Joan Llinares, en la explicación del anteproyecto.

Esta normativa no afectará a los cargos de confianza, 92 en estos momentos, que tienen su propia regulación y que nunca alcanzan la condición de empleado o funcionario municipal.

Asens, ha asegurado que este código ético es "un paso decisivo en la regeneración democrática de las instituciones" y ha expresado su esperanza en que sea "un cortafuegos en defensa del bien común y contra las corruptelas en la función publica".

El teniente de alcalde ha explicado que el anteproyecto de código ético ha sido trasladado este mismo martes al resto de grupos municipales para que hagan sus sugerencias de cara al proyecto inicial que se someterá a la aprobación del pleno.

REACCIONES DE ERC

El portavoz del grupo municipal de ERC, Jordi Coronas, ha considerado una "propuesta incompleta" el anteproyecto de código ético. En declaraciones a los medios tras la presentación del borrador del proyecto, Coronas ha expresado la "satisfacción a medias" de los republicanos porque se ponga a debate el código .

Entre las carencias que, según ERC, tiene el documento ha señalado que "no habla de dietas y salarios complementarios al del ayuntamiento y otras administraciones conectadas -que quiere que se supriman- y que no tiene carácter retroactivo".

Giuseppe Marotta, director general de la Juventus, se pronunció sobre los casos de Dani Alves y Javier Mascherano

Gerard Romero, colaborador de SPORT, lo avanza en la Cadena Ser