El Periódico

GESTIÓN DE LA MULTICULTURALIDAD EN LA CAPITAL CATALANA

Jóvenes gitanos plantan cara al antigitanismo

El ayuntamiento impulsará un plan propuesto por calés para cambiar la óptica con la que se les mira

Los ideólogos reivindican recuperar su memoria histórica y una reparación por la persecución que vivió su pueblo durante 500 años

Jóvenes gitanos plantan cara al antigitanismo

FERRAN NADEU

José Batista y Toni Garcia junto a sus hijos, en la plaza de Herenni, en Hostafrancs.

Jueves, 8 de diciembre del 2016 - 16:42 CET

El tándem es implacable. Helios F. Garcés pone la teoría y María Rubia las entrañas. La suma de sus discursos sacude algo más que la conciencia. De eso se trata. “Se explica con orgullo cómo madres sacrificadas han pagado los estudios de sus hijos fregando escaleras. ¡Esas heroínas! En cambio, si una gitana vende bragas por la calle para lo mismo está cometiendo una actividad ilegal y fomentando la economía sumergida... Pero… ¿quién va a meter en su casa a una mujer gitana? ¿Para qué, para qué le robe?”. La bofetada de realidad la da Rubia, joven gitana que preside la Asociación Nakeramos, en la que también colabora Garcés.

Rubia y Garcés son dos de los jóvenes que han decidido sacar los colores a los payos, haciendo añicos prejuicios y tabús, poniendo sobre la mesa urgencias como la necesidad de un censo gitano. “El discurso políticamente correcto es que va contra los derechos humanos; que sería una forma de señalarnos...; pero es un discurso trampa que busca invisibilizarnos. Un censo sería indispensable para empezar a trabajar en serio. Dicen que en España hay 750.000 gitanos, pero es una cifra que no se cree nadie. Somos muchos más. ¡Si somos los que más hijos tenemos!”, reflexionan Rubia y Garcés, quienes subrayan que son "la minoría mayoritaria".

Su discurso, y el de otras voces, como la de Paqui Perona, de la Associació Veus Gitanes, de La Mina, ha calado en la comisionada de Inmigración, Interculturalidad y Diversidad del Ayuntamiento de Barcelona, Lola López. Esta ha asumido el reto de cambiar el relato en el que se sustentan las políticas públicas para con el pueblo gitano en la ciudad, que se materializará en un plan contra el antigitanismo (siguiendo la estela del que han empezado a trabajar contra la islamofobia). “La vulnerabilidad y precariedad del pueblo gitano se explica por varios motivos, entre los que la discriminación y el antigitanismo son capitales”, admite López.

MEMORIA Y REPARACIÓN 

Entre las reivindicaciones de los jóvenes gitanos, que el Ayuntamiento de Barcelona se compromete a trabajar en el marco del citado plan, en el que empezarán a trabajar en el 2017, está la necesidad de recuperar la memoria histórica, "indispensable para la reparación", señala Garcés. “Entre 1499 y 1978 nuestro pueblo vivió 479 años de opresión, en los que se redactaron 2.500 leyes contra el pueblo gitano”, precisa el joven activista. "La memoria histórica tiene límites raciales y étnicos. El antigitanismo no terminó en el 78. No ha habido un trabajo de reparación. Lo que se ha buscado desde entonces es la 'integración', es decir, que desaparezcamos", prosigue.

Muchas ganas de participar

El plan contra la islamofobia en el que se inspirará el que se elaborará el próximo año contra el antigitanismo va con retraso. El ayuntamiento anunció cuando hizo público el estudio previo que se presentaría antes de terminar este año, pero finalmente no se hará hasta el primer trimestre del 2017. El gran interés en las comunidades islmámicas de la ciudad en participar en su elaboración ha hecho que el proceso participativo se alargara.

Ese mismo mecanismo -escuchar y trabajar con las aportaciones de los distintos colectivos- es el que el ayuntamiento quiere seguir con el antigitanismo, según subraya el consistorio.

Ya en el 2014, la tenacidad de estos -y otros- gitanos logró que Barcelona reconociera de forma oficial el 2 de agosto como Día del Holocausto Gitano, reconocimiento que la Comisión Europea oficializó en el 2015. En esa fecha de 1944, en un solo día, alrededor de 3.000 mujeres, niños y ancianos gitanos fueron asesinados en las cámaras de gas de Auschwitz. Otra fecha que ponen sobre la mesa es la gran redada del 30 de julio de 1749, la mayor operación para exterminar al pueblo gitano en España, en la que se intentó encarcelar a todos los gitanos para exterminarlos.

"Haría falta una asignatura en los colegios. Nosotros estamos trabajando en una prueba piloto en un instituto con una optativa sobre Interculturalidad en segundo de ESO", apunta Rubia, quien lleva 12 años haciendo trabajo social en Barcelona.

JUSTICIA SOCIAL

Fuentes municipales aseguran que buscarán la colaboración del comisionado de Memoria para incluir los temas gitanos en la agenda. "Lo que nos piden, y queremos hacer, es pasar de tratar la realidad del pueblo gitano desde un punto de vista asistencialista a hacerlo desde una perspectiva de justicia social y derechos de ciudadanía", concluye López, quien destaca, eso sí, que la participación a través del Consell Municipal del Poble Gitano existe desde 1988.

Además del cambio de discurso, fuentes municipales apuntan que han aumentado en 420.000 euros, que se suman a los 150.000 del mandato anterior, el presupuesto en temas educativos, de promoción y refuerzo escolar (una de las grandes asignaturas pendientes) en el colectivo. Colectivo cuyo número exacto es una incógnita, aunque Joan Valentí Garcia, conocido por todos los gitanos de Hostafrancs como 'el Joanitet', asegura tener una fórmula infalible para contarlos. "Las bodas gitanas no van por invitación, como las de los payos. Cuando se casa una pareja de las nuestras, todos lo saben y acuden; -cuenta el pastor-; así sé que gitanos catalanes en Hostafrancs, somos unos mil".

La baja de Suárez dibujará un ataque nuevo en el equipo que este sábado se mide al Alavés