El Periódico

APOYO AL SECTOR CULTURAL

Barcelona aumenta el 11% el presupuesto de Cultura

Los 132 millones de euros destinados al Icub representan el 5% de la partida municipal del 2017

Collboni quiere volver a contar con el apoyo económico del Estado para la cocapitalidad cultural

Barcelona aumenta el 11% el presupuesto de Cultura

JOAN PUIG

La Sala Beckett, en Poblenou, es uno de los centros culturales que apoya el ayuntamiento.

CRISTINA SAVALL / BARCELONA

Jueves, 2 de febrero del 2017 - 14:27 CET

"Una cifra histórica". Así ha calificado este jueves Jaume Collboni, teniente de alcalde de Empresa, Cultura e Innovación, el aumento del 11% del presupuesto que destina el ayuntamiento al Institut de Cultura de Barcelona (Icub) en el 2017, en comparación con el del año pasado.

"Eso signfica que el consistorio invierte 132 millones de euros, un 5% de su partida global, en promocionar la cultura de la ciudad, lo que nos equipara con los estándares de otras capitales europeas. Lo cual no es habitual, ya que las áreas de Cultura son las que más sufren en la distribución del dinero", ha recordado Collboni, en referencia a que las previsiones de los presupuestos de la Generalitat del 2017 con destino al departamento que dirige el 'conseller' Santi Vila no le corresponde ni el 1% del total de las cuentas del Govern. "La media del incremeto municipal en todos los departamentos es del 4,7%, Cultura lo dobla por vez primera", ha expuesto el segundo teniente de alcalde.

PATRIMONIO MUY EXIGENTE

El aumento de la inversión en el Icub tiene como principales objetivos responder "adecuadamente" a las necesidades de un patrimonio muy exigente, apostar por el reequilibrio territorial, consolidar los sectores culturales de Barcelona, organizar programas de divulgación cultural de gestión directa e impulsar una política activa en temas de innovación, investigación y desarrollo tecnológico. "La cultura es un derecho identitario que ejerce un importante papel de cohesión social", ha considerado el edil.

RETOS Y PRIORIDADES

Este aumento de medios económicos no implica, según advierte Collboni, que se puedan asumir todos los retos que reclama la ciudad. Por ello, hay una estrategia para establecer las prioridades de la política cultural. "Queremos volver a contar con el apoyo económico del Estado para la cocapitalidad cultural de Barcelona, que se había perdido en las anteriores legislaturas", ha indicado el concejal, recordando la existencia de la Carta Municipal y de la ley de grandes ciudades, aprobada en el 2003 y que ha referencia a la ley de medidas para la modernización del gobierno local. "Es una cuestión simbólica, de relación entre las dos instituciones", ha precisado.

FINANCIACIÓN EUROPEA

Otros objetivos de Collboni son seguir concretando colaboraciones con la Consellería de Cultura de la Generalitat, buscar nuevos caminos para adherirse a programas de financiación cultural a nivel europeo, abrir las puertas a la participación privada en materia cultural y ampliar los ingresos de la tasa turística, de la que ya se ha beneficiado el Icub para organizar espectáculos y conciertos en agosto en el anfiteatro del Grec y para finalizar la restauración de la capilla de Sant Miquel del monasterio de Pedralbes. "Hay muchos proyectos europeos interesantes en los que Barcelona debe estar", ha declarado el líder del grupo municipal del PSC en el ayuntamiento.

MECENAZGO

Reforzar la relación entre el sector empresarial y el cultural e impulsar el patrocinio privado de los programas municipales de cultura es una prioridad para esta etapa. "Se trata de contar con más financiación privada para ayudar a los operadores culturales, siempre respetando los códigos éticos del ayuntamiento. Es positivo que el sector privado se comprometa con la cultura de la ciudad", ha destacado el edil. Ello implica ampliar las financiaciones, las coorganizaciones y las coproducciones relacionadas con las actividades programadas por los museos, los espacios escénicos, los auditorios, las bibliotecas y otros centros de cultura y en festivales.

GRANDES EQUIPAMIENTOS

La mayor partida del presupuesto del ICUB se destina a los grandes equipamientos culturales ubicados en Barcelona, como el Museu del Disseny. La capital catalana cuenta con más de 300 puntos abiertos al público como museos y colecciones, salas de artes escénicas, bibliotecas, centros cívicos y espacios de creación, sin contar ateneos y otros centros culturales de barrio, Este presupuesto asciende a 37,4 millones (un 28 % del total), que se traduce en un incremento del 4%, respecto al 2016.

Este año se reservan 16,2 millones (12%) para consolidar los sectores culturales y, de manera especial, en el proceso de creación y búsqueda de talento. Y una nueva partida para a iniciar una política activa en materia de innovación, investigación y desarrollo tecnológico, como la que se realiza en el Canòdrom Parc de Reserca Creativa.

REEQUILIBRIO TERRITORIAL

Otros 30,8 millones (23 %) son para cubrir las necesidades del patrimonio cultural de la ciudad; y 16,8 millones (13 %), para dar respuesta a los retos de reequilibrio territorial (proximidad y descentralización), que complementa el presupuesto cultural de los distritos. La descentralización es una de las prioridades del Gobierno de Colau, como se hizo patente en las últimas fiestas de la Mercè, que ampliaron su radio de acción a nuevos escenarios como la fábrica de creación Fabra i Coats, el parque de la Trinitat y la antigua Fábrica Damm.

SPORT ha tenido acceso al contenido del auto judicial de la Audiencia Nacional