El Periódico

NUEVO ESPACIO VERDE EN LA CAPITAL CATALANA

Sants estrena la primera rambla aérea de Barcelona

La ciudad contará a partir de este sábado con un nuevo vergel de 800 metros de largo sobre las vías del tren

Tras más de una década de obras, el espacio nace como un mirador elevado con unas vistas de la ciudad hasta ahora inaccesibles

  • Barcelona estrena los jardines de la Rambla de Sants.

    A.BERTRAN / M. TUDELA

    Barcelona estrena los jardines de la Rambla de Sants.

  • Barcelona estrena este sábado los primeros jardines aéreos de la ciudad.

    ALBERT BERTRÁN

    Barcelona estrena este sábado los primeros jardines aéreos de la ciudad.

CARLES COLS / BARCELONA

Viernes, 19 de agosto del 2016 - 16:45 CEST

Barcelona estrena este sábado en Sants su parque más singular, de seis hectáreas, una tercera parte de la dimensión total del parque de la Ciutadella, que no es poco. Durante años se ha conocido este proyecto con un nombre feo, el cajón de Sants, pero es una intervención urbanística mayúscula, de aquellas que antes, el día de la inauguración, atraían a cientos o miles de curiosos procedentes de toda la ciudad, y más por la característica tan especial que hace de esta obra un caso único, pues es un jardín que se transita a la altura de un segundo o tercer piso, a 12 metros de la calzada, en ocasiones. Pero el urbanismo y la arquitectura se supone que no están de moda ahora como antaño, como si fueran pecados de una ciudad burguesa. Así que Barcelona estrena este fin de semana, sin hacer ruido, la rambla aérea de la calle de Antoni Capmany de 800 metros de longitud. Pasen y vean.

Al parque se entra, si se desea hacerlo por la puerta principal, desde la plaza de Sants. Aquello era, conviene recordarlo, una de esas zona que con tanta saña marginalizan las vías de un tren cuando penetran en una ciudad. Pasa en París, en Londres y en Calcuta. Al lado de una playa de vías las ciudades crecen como una mala hierba, y así era un poco aquel rincón de Sants. Las vías siguen allí, pero cubiertas por una larga caja sobre la que se puede pasear.

¿Qué vistas ofrece? Tómese esto como una breve guía de lo indispensable.

Lo primero a mano izquierda es, cómo no, Can Vies, el controvertido edificio ocupado de Sants. El contraste entre la zona recién ajardinada y la finca de los antisistema es una foto perfecta de la chocante policromía social y urbanística de Barcelona. Más interesante es avanzar unos metros y, también en el lado mar, disfrutar de las inesperadas vistas sobre el edificio que alberga la estación transformadora de TMB. Es inconfundible por los tres leones que coronan sus cuatro esquinas. Es un edificio catalogado, construido entre 1928 y 1930, y que si los planes previstos no son alterados, debería algún día ser reconvertido en un equimiento municipal, en una suerte de segundas Cotxeres de Sants que tan buen resultado han dado para el barrio, de modo que se pueda construir desde allí una pendiente que dé acceso a la rambla y la haga más permeable para el paseo.

LAS VENTANAS INDISCRETAS

Lo fácil, no obstante, es que antes de reparar en el edificio de TMB, a los visitantes de la nueva rambla aérea les hayan sorprendido más otras vistas, las de los salones, dormitorios y cocinas de las fincas de la calle de Antoni Capmany. Es, desde luego, lo más chocante, esa indiscreción casi de Hitchcock. El clímax de esa ruta voyeur tiene lugar a la altura del número 122 de la calle. De los balcones de la finca a la zona de paseo hay apenas tres o cuatro metros de distancia. Es el único lugar en el que se ha construido una pantalla vegetal para corregir tanta violación de la intimidad.

La vegetación es, precisamente, otro detalle a tener en cuenta. Los árboles han sido trasplantados bastante talluditos ya, pero la previsión es que en dos o tres años sean aún mucho más frondosos, sobre todo las sóforas y las tipuanas. La elección ha sido muy meditada. Esa última especie, por ejemplo, es de hoja caduca, pero el periodo en que está sin hojas es muy breve. Camino de la zona de juego infantil (que tendrá su propia biblioteca) y del chiringuito (pieza crucial para la vida de la rambla, de momento cerrada hasta que se tramite la concesión) es posible disfrutar también de pomelos, granados, un jardin de salvia roja, viñedos, de los que cuelgan ya en esta época hermosos racimos, tomillo.., en resumen, una muestra de la vegetación autóctona antes de que las ciudades sustituyeran al campo.

UN BALCÓN SOBRE L'HOSPITALET

Lo más llamativo del paseo, sin embargo, puede que sea su abrupto final. Una suave escalinata desciende hasta la boca de metro de Santa Eulàlia (también hay la opción de bajar en ascensor, como a lo largo de toda la rambla aérea), pero es recomendable proseguir un poco más hasta el balcón final. El cajón de Sants acaba donde acaba el término municipal de Barcelona. L’Hospitalet no tiene la chequera de Barcelona. La capacidad inversora per cápita de Barcelona es el doble de la de la segunda ciudad de Catalunya. Lo que se divisa desde ese balcón, pues, es la difícil convivencia de las vías y los edificios residenciales, una cicatriz abierta como la que ha sometido a cirugía estética Barcelona.

El arquitecto autor de la rambla aérea, Sergi Godia, cree que algún día, por la lógica y por sentido común, su obra se prolongará a través de L’Hospitalet hasta el parque de Can Mercader de Cornellà. Si así fuera, sería un ruta verde de cinco kilómetros de longitud. Es, en cualquier caso, solo una idea, casi un sueño. Lo palpable por ahora es descubrir qué efecto tiene sobre ese ‘cul-de-sac’ de Sants la obra que se estrena este fin de semana. No parece fácil que florezca el comercio en los bajos de los edificios de la calle de Antoni Capmay, un erial en estos momentos, pero es más factible que propicie que salga de su letargo la rambla de Badal más próxima a esa calle.

Playas de Barcelona en los años 80
Envíanos fotos
de la Barcelona
preolímpica
Buscamos imágenes de cómo eran Montjuïc, la playa, El Prat o la actual Vila Olímpica.
ENVÍA TU FOTO

Marco habló claro en su reunión en París con Al-Khelaifi y Antero Henrique: quiere jugar en el Barça