El Periódico

CUATRO DÉCADAS DE LUCHA VECINAL EN CAJAS DE CARTÓN

La cara B de la historia de Barcelona

El archivo de la FAVB guarda actas de una coordinadora de inquilinos nacida en 1976 para proteger sus derechos

La federación ha firmado un convenio con la UB para catalogar y preservar su rico y hoy caótico fondo documental

La cara B de la historia de Barcelona

FERRAN SENDRA

Interior del archivo histórico de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona (FAVB).

Domingo, 16 de abril del 2017 - 15:00 CEST

Una mujer en bata y zapatillas asomada a la puerta de su casa. Amarrada a ella, quién sabe si para escenificar el miedo a perderla. En la fachada, una pancarta: "Parque, sí; casas, también". La estampa, sobre la que una etiqueta advierte un "lo sentimos, vecina, no eres 'prou' 'fashion' para vivir en Barcelona", forma parte de la serie de postales que diseñó la Plataforma veïnal contra l'especulació junto a Arquitectes sense fronteres para denunciar el "proceso de 'renovación' de Barcelona" en los primeros 2000. La protagonista es una vecina de los Tres Turons y formaba parte de una serie de postales que también retrataba escenas similares en el Forat de la Vergonya, los viejos cuarteles de Sant Andreu o la calle de la Carabassa. Al menos una copia de todas ellas -o de casi todas-, se conserva en uno de los cajones de una sala del local de la Federació d'Associacions de Veïns de Barcelona (FAVB), en el Gòtic, a la espera de que los estudiosos del Pabellón de la República de la Universitat de Barcelona (UB) las recojan, junto a las cajas y cajas de material de los más de 40 años de historia de la federación vecinal para ordenar, catalogar, preservar y facilitar el acceso a los cientos de documentos. Unos documentos -en formatos muy diversos- que ayudan a construir "otro relato de la ciudad", como apuntó la presidenta de la FAVB, Anna Menéndez, a principios del mes de marzo, cuando se hizo público el convenio.

Pese a tener más de 15 años, la etiqueta "lo sentimos, vecina, no eres 'prou fashion' para vivir en Barcelona" no puede sonar más actual. Como mínimo entre los movimientos sociales en activo en la Barcelona del 2017, cuya principal lucha se resume en la defensa del derecho a vivir en la ciudad.

Entre las aún desordenadas cajas, documentos mucho más antiguos conectan de forma aún más pasmosa con la actualidad. Llama la atención la escondida caja de cartón con la etiqueta "Coordinadora de inquilinos FAVB, 1978-1980". En ella, una vieja carpeta abriga cientos y cientos de amarillentas hojas de firmas para pedir que "con anterioridad a la presentación en las Cortes del proyecto de Ley de Arrendamientos Urbanos, sea discutido este proyecto de forma amplia y abierta con las entidades realmente representativas y de defensa de los intereses ciudadanos".

Junto a las firmas, un elaborado "informe para el debate" datado en octubre de 1979 y firmado por Amadeu Serch titulado 'La vivienda y el alquiler, ¿cuál es la alternativa?'.

FRENTE COMÚN

Otro documento en la misma caja explica que la Coordinadora de inquilinos nació "de forma espontánea" en el año 1976 en los barrios del Turó de la Peira y Sant Genís. "El motivo fueron los aumentos abusivos de los alquileres producidos por las llamadas cláusulas de estabilización de las viviendas de renta libre". De ahí que se creara, cuenta este documento -escrito a máquina de escribir, sobra decirlo- con el objetivo de "aglutinar a todos los inquilinos de la ciudad para hacer frente común". Sus metas a corto plazo eran dos: lograr una LAU favorable a las capas populares y la participación de los inquilinos en su redacción. Tenían también trazada una estrategia, que partía de conocer la situación real ("objetiva de las viviendas y subjetiva de los inquilinos"), partiendo del conocimiento de que ambas eran malas. ¿Les suena de algo?

Además de informes, pasquines, actas y decenas y decenas de carteles anunciando acciones y manifestaciones de punta a punta de la ciudad, en el archivo de la FAVB -ahora en vías de ser salvado-, se conservan también revistas publicadas por las asociaciones de vecinos de los 73 barrios, que dan buena muestra de que, pese a que muchos problemas de fondo no han cambiado -los estragos de la marca Barcelona o el derecho a la vivienda-, los movimientos populares de los distritos han sumado, también, numerosas victorias, batallando equipamiento a equipamiento.

Una revista seleccionada al azar. "¡Los terrenos de la Pegaso ya son nuestros!", titula el boletín de la asociación de vecinos de Sant Andreu editado en julio de 1974 (victoria vecinal, y no precisamente pequeña). También en ese número -y anunciado en la portada- un artículo sobre "la subida de precios o el cuento de nunca acabar", en el que se denuncia -año 1974-, que la carne ha experimentado un aumento del 10%, la electricidad, de un 15,05% y el transporte, de un 20%. En la última página de la misma publicación, destaca el antetítulo "un acto por el que protestamos". "Cuando se cierra este número se acerca ya el segundo mes de la detención de nuestro convecino Carles Castellanos, al que su actuación en la asociación podemos calificar sin reparos como un andresense ejemplar", protestan junto a la foto de Castellanos.

"LA GOTA QUE HA COLMADO EL VASO"

Con sus episodios épicos y sus vergüenzas -que también las hay, faltaría menos-, los documentos del archivo de la FAVB son testigos de cómo se ha construido esta ciudad. En el capítulo de las vergüenzas, la carpeta de 1988 de Trinitat Vella, en la que se "aprecian" "todas las carencias y problemas que agudizan el deterioro del barrio". Documento que recoge un texto titulado "El problema gitano". Empieza así: "En primer lugar, hay que hacer constar que como el barrio no tenía suficientes problemas con la cárcel, la droga y la violencia y la falta de medios y instalaciones, el ayuntamiento nos inunda el barrio de familias gitanas". Y sigue: "el problema gitano, entendemos no lo hemos de pagar siempre los barrios periféricos". "La presencia masiva de familias gitanas ha sido la gota que ha colmado el vaso", insiste el gitanófobo documento.

Piqué insistió en su deseo de ser presidente del Barcelona, aunque no lo ve "a corto plazo"