El Periódico

HISTORIAS PARA LA HISTORIA

Algunos héroes gitanos

El pueblo romaní reivindica referentes como el boxeador Johan Trollmann, el ilustrador Helios Gómez o el líder anarquista Mariano Rodríguez Vázquez

Algunos héroes gitanos

De izquierda a derecha, el líder de la CNT Mariano Rodríguez Vázquez, el cartelista Helios Gómez, y el boxeador Johan Trollmann. 

HELENA LÓPEZ / BARCELONA

Jueves, 8 de diciembre del 2016 - 17:18 CET

Johan Trollmann (1907-1944), conocido como Rukeli, fue campeón nacional de boxeo en la Alemania de 1933, año en el que Hitler ascendió al poder. No se hace raro, pues, que ocho días después, los nazis le retiraran el título alegando "falta de nivel". El Tercer Reich no podía aceptar encumbrar a un gitano. Un joven como Rukeli, en las antípodas del modelo ario que el nazismo pretendía imponer. No solo por su tez morena y su frondosa mata de pelo azabache, sino también por su característico estilo danzarín sobre el cuadrilátero, muy alejado del duro 'estilo alemán'. Saltitos ágiles y muy efectivos que, cuentan, sacaban de sus casillas a los nazis. Así que, no teniendo bastante con retirarle el título de campeón, le amenazaron con negarle también la licencia para seguir compitiendo a nivel profesional si no dejaba de 'bailar' mientras peleaba.

A la siguiente pelea a la que acudió tras serle arrebatado el título, Rukeli, desafiante, subió al ring con el cabello teñido de rubio y el rostro espolvoreado de blanco (algunas versiones dicen que con harina, otras, que con polvos de talco). Con la rebeldía propia de su condición gitana, Rukeli hizo caso y, por una vez, no bailó. Se quedó en el centro del ring rebozado en polvo blanco sin mover las piernas hasta que fue noqueado en el quinto asalto; todo dignidad. Allí terminó también su carrera, pero ese gesto de gallardía le convirtió en un héroe para el pueblo gitano. Un gesto sencillo pero estoico con el que ridiculizó a todo un régimen racista, que acabó encerrándolo en un campo de trabajo forzado.

Los ángeles negros de la 'Capilla Gitana' de la Modelo, pintados por Helios Gómez en prisión.

Historias como la de Rukeli, aún referente, son las que los jóvenes gitanos no solo de aquí, sino de media Europa, reivindican, haciendo presión tanto a sus gobiernos locales como a través de las poderosas redes sociales para hacerles justicia.

ARTISTA INTERNACIONAL

En Barcelona también hay héroes gitanos con historias muy desconocidas, pese al impacto que dejan en quien las descubre (algo que se antoja difícil, ya que la historia del pueblo gitano no se estudia en los colegios). Es el caso de Helios Gómez (1905-1956), autor de la 'Capilla gitana' de La Modelo, aún tapada bajo una capa de cal en una habitación cerrada. Rebelde como Rukeli, Gómez fue anarquista, comunista y de nuevo anarquista, según encadenó desengaños. Preso en incontables ocasiones por su ideología, el ilustrador fue 'invitado' por el cura de la cárcel a que dibujara en una de las paredes de la celda un fresco de la Virgen de la Mercè. También al más estilo Rukeli, Gómez -quien tenía prohibido pintar entre rejas- accedió, pero lo hizo, cómo no, a su manera. Pintó una Virgen y un niño Jesús con rasgos inequívocamente gitanos, acompañados por unos angelitos negros de Machín que acabaron convirtiéndose en un alegato contra el régimen. 

El hijo de Helios, Gabriel, lleva años trabajando desde la asociación cultural que lleva el nombre de su padre por restituir la memoria del ilustrador, cartelista y poeta y de "todos los que, como él, lucharon por la libertad".

Otra figura gitana muy reivindicada, también rebelde y anarquista, es Mariano Rodríguez Vázquez, 'Marianet'. Secretario Regional de Catalunya de la CNT entre noviembre de 1936 y junio de 1939, "desempeñó un papel decisivo en el devenir anarcosindicalista y la vida política y social de la guerra civil española", según la Wikipedia. Urge que las peticiones del colectivo de que se estudie y documente a fondo su historia sean escuchadas para poder ir más allá de la enciclopedia libre.

Playas de Barcelona en los años 80
Envíanos fotos
de la Barcelona
preolímpica
Buscamos imágenes de cómo eran Montjuïc, la playa, El Prat o la actual Vila Olímpica.
ENVÍA TU FOTO

Marco habló claro en su reunión en París con Al-Khelaifi y Antero Henrique: quiere jugar en el Barça