El Periódico

Desaparición de la vieja prisión de BCN

113 años de la Modelo

La cárcel ha albergado a todo tipo de reos en sus siete galerías, desde presos políticos a asesinos y corruptos

113 años de la Modelo

EL PERIÓDICO

El 'Vaquilla', el 'Torete' y el Andrés Rabadán, tres delicuentes que han estado encarcelados en la Modelo.

Miércoles, 7 de junio del 2017 - 20:08 CEST

La Modelo cerrará sus puertas el jueves 8 de junio, un día antes de cumplir 113 años, fecha en la que finalizaron las obras de las celdas de 4,09 metros de longitud por 2,40 de anchura y 3,30 de altura. Desde sus inicios, la cárcel de la Esquerra del Eixample ha tenido entre rejas a todo tipo de reos en sus siete galerías, sobre todo durante la postguerra, cuando estuvieron sobrepobladas, muy por encima de su capacidad, sin higiene, con torturas, plagas de chinches y ratas y sin la más mínima atención psicológica.

Prisioneros preventivos, militantes políticos de distintas ideologías (entre elllos, Lluís Companys y Jordi Pujol, que llegaron a presidir la Generalitat de Catalunya), atracadores, estafadores, violadores, asesinos, traficantes, gánsters, corruptores de menores, ladrones, y hasta actores arrestrados por injurias al Ejército, como fue el caso de Gabi Renom, Miriam de Maeztu, Arnau Vilardebó y Ferran Rañé, condenados en consejo de guerra por el caso de La Torna, han sido protagonistas del lado oscuro y más injusto de la historia de una ciudad.

LUCHADORES DEL MOVIMIENTO OBRERO

En esta prisión también se han escrito las páginas más tristes de la vida de héroes de la lucha sindical, política y social de un siglo convulso. Fue el caso de Joan García Oliver, fundador junto a Buenaventura Durruti de Los Solidarios, un grupo armado que luchó en los años 20 contra la represión gubernamental hacia el movimiento obrero anarcosindicalista. Y también el de Helios Gómez, el poeta, ilustrador y artista comunista, cuya ficha policial lo describía como "peligroso y propagador de ideas". Suya es la 'Capilla gitana', surrealista mural religioso que pintó en una celda habilitada como oratorio en la galería de los condenados a muerte, que ahora se pretende restaurar, ya que en 1998 la Conselleria de Justícia hizo tapar los frescos con una capa de pintura blanca.

De los condenados a muerte, uno de los más recordados es Salvador Puig Antich, el último ejecutado a garrote vil por el régimen franquista. El joven libertario, activista del Movimiento Ibérico de Liberación (MIL), fue acusado por la muerte de un policía en un juicio militar. Lo mataron en la misma cárcel Modelo el 2 de marzo de 1974, tras un proceso repleto de irregularidades.

UN MUERTO CADA SEMANA

El índice de violencia en la convivencia cotidiana alcanzó cuotas terroríficas a finales de los 70 y en la década de los 80, cuando la droga hizo estragos. Sus paredes han presenciado suicidios, motines, fugas, muertes por sobredosis, violaciones, sadismo, e incluso salvajes protestas que acababan con decenas de internos con las venas cortadas, que eran atendidos como si se tratara de un hospital de guerra hasta que llegaban los médicos.

Paco Vicente, que ha dirigido prisiones y que actualmente es un acreditado experto en temas de reinserción social, entró en 1982, con 22 años, a trabajar de funcionario en la tercera y cuarta galería de la Modelo. Las peligrosas. Permaneció seis años en uno de los momentos más críticos de esta institución penitenciaria, cuando los presos comían en las celdas porque por no haber no había ni comedor.

Paco Vicente

FUNCIONARIO AÑOS 80

"Hasta 1985, la Modelo estaba totalmente incontrolada. Cada semana había una muerte por agresión. La principal preocupación era que no se matasen"

"Estaba totalmente incontrolada. Cada semana había una muerte por agresión. Nuestra principal preocupación era que no se matasen. Hasta el 85 fue durísimo. Los traficantes lanzaban la droga envuelta en varios paquetes directamente al patio. Carecían de vallas protectoras", cuenta Vicente, que llegó a sufrir un secuestro de dos horas en la quinta galería cuando dos internos lo agredieron mientras los acompañaba a la ducha con 'pinchos', que fabricaban con cualquier metal que afilaban.

"Nos quitaron el uniforme verde, el antiguo, cogieron la llave y me encerraron semidesnudo en una celda con los internos. Llegaron a acceder a la puerta exterior, donde los reconocieron y pararon. No lograron fugarse", recuerda Vicente, que no sufrió ningún ataque porque, según él, los presos suelen respetar a los funcionarios. Durante esas dos horas, gritó por la ventana, pero los guardias de las garitas no hicieron ni caso. "Los chillidos eran habituales". En esos años, estaba preso Juan José Moreno Cuenca, 'El Vaquilla', que pasó 28 de sus 42 años en la cárcel por robos, motines y fugas. "La leyenda que lo envuelve no tiene nada que ver con la realidad. Jamás fue un 'Kie' (palabra de la jerga carcelaria queproviene de la palabra 'Killer'). No era líder de nada. Era un pobre pringado, drogadicto y al que los otros presos le tenían ganas", desvela.

REINSERCIÓN

En la Modelo ha habido casos de reinserción de presos, como Daniel Rojo, apodado de 'El Millonario' por sus 150 atracos a bancos a mediados de los 80 y principios de los 90. Tras sobrevivir a la heroina, a un entorno marginal y a 14 años de cárcel, llegó a trabajar de asistente personal de Calamaro, de Loquillo y de Leo Messi, y a ser ponente de criminología en universidades. "Lo que yo robé no es nada comparado con lo de los banqueros y la crisis", dijo cuando promocionaba su biografía, 'Confesiones de un gánster de Barcelona'.

En los últimos años, los delitos por delitos de apropiación indebida, corrupción y estafas están a la orden del día desde el ingreso en prisión del financiero Javier De la Rosa en 1994. Hasta un grupo de 'manteros' fue privadado de libertad e ingresó en prisión preventiva bajo la acusación de mercancía falsificada para vender en el 'top manta'.

Playas de Barcelona en los años 80
Envíanos fotos
de la Barcelona
preolímpica
Buscamos imágenes de cómo eran Montjuïc, la playa, El Prat o la actual Vila Olímpica.
ENVÍA TU FOTO

Marco Verratti ha enviado un mensaje claro al Barcelona, después de haber reafirmado su deseo de dejar el PSG