El Periódico

El clásico de la Champions

¿POR QUÉ?

<b>José Mourinho lanzó</b> una serie de interrogantes para saber cuáles eran las razones de la supremacía del Barça. Pero hay otros porqués que Mourinho deja de lado que explican la inferioridad del Madrid y su mala imagen como entrenador en el mundo del fútbol. EL PERIÓDICO le da las respuestas.

JOAN DOMÈNECH

Viernes, 29 de abril del 2011

Olegário Benquerença.

1 ¿Por qué el Madrid no sale al ataque jugando en casa?

Conformarse y celebrar un 0-0 en casa, en un partido de ida de una eliminatoria europea, era un acto de fe hasta hace poco. Mourinho ha conseguido inculcar al madridismo que es un buen resultado. A pesar de enfrentarse al Barça y jugárselo todo a una carta en el Camp Nou, donde en su única visita al frente del Madrid se llevó una mano de goles. Incluso Cristiano Ronaldo, al final del partido defendía la estrategia del jefe. Tres disparos, apenas tres disparos a portería en los 90 minutos fue capaz de intentar un Madrid que con Mourinho es el más ultradefensivo de su historia.

2 ¿Por qué oculta que eliminó al Depor en Europa contra diez?

Mourinho dio una lista de árbitros que presuntamente han favorecido al Barça y ocultó los nombres de los que le ayudaron a él. También tiene una Champions de «vergüenza». Ganada contra diez. En la semifinal entre el Oporto y el Deportivo (2003-04), el alemán Markus Merk expulsó a Andrade por dar una patada de broma a Deco, como el exazulgrana reconoció, en la ida. En la vuelta, el italiano Collina no señaló un penalti a favor del Depor ni expulsó a Maniche por agresión. El presidente del Oporto fue investigado aquella temporada, en la que logró el doblete, acusado de amañar partidos.

3 ¿Por qué se pelea con casi todos los entrenadores?

El desprecio a Guardiola y al Barça no es casual. Ni coyuntural. Mourinho ha provocado trifulcas allí donde ha estado con muchos entrenadores, generalmente los que peleaban por los títulos contra él. Su carrera de polemista empezó en Inglaterra. LLamó tramposo a sir Alex Ferguson (Manchester United), «voyeur» a Arsène Wenger (Arsenal) y se peleó con Benítez (Liverpool), del que también ironizó en verano cuando el español recogió su testigo en el Inter. A Marcelo Lippi, el seleccionador, le censuró unas declaraciones y a Claudio Ranieri le recriminó que en el Chelsea «solo había aprendido inglés».

4 ¿Por qué erosiona la imagen del club en todos los campos?

El Madrid pierde imagen por culpa de su entrenador, cuya actitud dista del «señorío» que se arroga el club. En Portugal, al visitar Riazor con el Oporto, vio a los aficionados locales «creciditos». En Inglaterra hizo callar a la afición del Liverpool llevándose los dedos a la boca. En su primer enfrentamiento con el Barça se vanaglorió de tener tantas Copas de Europa como su exclub, luego acusó a Messi de hacer teatro y el último año saltó al césped cuando eliminó al Barça. Ante el Villarreal celebró un gol ante el banquillo castellonense. Al Sporting le acusó de regalar el partido ante los azulgranas.

5 ¿Por qué no cita a Collina y Benquerença?

Pierluigi Collina era, para Mourinho, el mejor árbitro del mundo. Tenía motivos para pensarlo. Le echó una mano cuando estaba en el Oporto y le echó otra en el Chelsea ante el Barça. El árbitro italiano dio validez al 4-2 que eliminaba al Barça pese a una falta de Carvalho a Valdés en el gol decisivo que eliminaba a los azulgranas. Collina era «el árbitro perfecto» y disculpó su error. El también portugués Olegário Benquerença fue decisivo en la semifinal entre el Inter y el Barça de la ida. Concedió el 3-1 de Diego Milito en fuera de juego y no pitó un penalti de Sneijder a Alves. Stark fue menos influyente.

6 ¿Por qué él inauguró el grupo que critica los aciertos?

Hay tres grupos de entrenadores: el que no critica nunca a los árbitros, el que lo critica si le han perjudicado, en el que está él, según admitió, «y un tercer grupo que critica los aciertos de los árbitros, lo nunca visto», según Mourinho. Ese grupo «solo lo integra una persona, que es Pep», dijo el portugués. Aludía la observación de «los dos centímetros» de fuera de juego que el línier vio para anular el gol de Pedro en Mestalla. Pero quién inauguró esa clasificación fue él al censurar a Muñiz Fernández la expulsión de Albiol en el clásico de la Liga. Solo agarró del cuello a Villa para impedir que fusilara a Casillas.

7 ¿Por qué ha pedido un delantero centro para el banquillo?

Florentino Pérez le regaló por Navidad el fichaje de Adebayor. Ya tenía a Benzema e Higuaín, que se lesionó. Tenía incluso el recambio del canterano Morata, al que despreció. Insistió en Adebayor, Manolito para la grada de Chamartín. A la hora de la verdad, los tres delanteros centros se han sentado en el banquillo en los dos últimos duelos. Benzema jugó el primer tiempo del clásico de la Liga y desapareció. Adebayor ha disputado las segundas partes, Higuaín no se ha quitado el chándal ningún día. Mourinho ha preferido antes alinear a Ronaldo (y un rato a Özil) que a cualquiera de sus nueves.

El 4 de julio fecha clave; si se presenta a la pretemporada del PSG quedaría casi descartado