El Periódico

Cruyff: "Messi me dio una gran alegría"

El extécnico del Barça confiesa que le hizo mucha ilusión ver el penalti y que la gente se haya acordado tanto de él

Cruyff: "Messi me dio una gran alegría"

JORDI COTRINA

Cruyff, en la presentación del acuerdo entre la UAB y su fundación.

DAVID TORRAS / BARCELONA

Martes, 16 de febrero del 2016 - 18:27 CET

Hace más de 33 años, Johan Cruyff cogió a Jesper Olsen en un entrenamiento y le explicó la ‘cruyffada’ que tenía en la cabeza. ‘Un día que vayamos ganando 2-0 lo probamos’, le dijo. Y, claro, Olsen encantado de que Johan le eligiera como cómplice de su plan. “Era zurdo y con los zurdos siempre puedes hacer cosas así, son diferentes, tienen algo especial. Al principio me dijo que si estaba loco, pero después se animó y me dijo: Vale, lo hacemos"”, recuerda ahora, orgulloso de que la historia haya rebobinado hasta aquel día de 1982, cuando el 14 dejó uno de esos momentos que nunca caen en el olvido.

Aquella escena se repitió hace muy poco en la Ciudad Deportiva. Esta vez la tramó Messi, otro que va mucho más allá que los demás. A la hora de elegir colega, no buscó un zurdo. Pero sí a alguien muy especial. Nadie como Neymar para salirse del guión. “No sé si había visto el penalti por televisión, igual sí”, comentaba Cruyff. Cuando a él se le ocurrió, no sabía nada de Rik Coppen, el delantero belga que junto a Andre Piters, pasan por ser los primeros de los que hay testimonio en idear el penalti indirecto en un partido de clasificación para el Mundial de 1958.

Suárez envía el balón a la red, con Sergio tirado en el suelo, en el penalti indirecto lanzado por Messi, en el que emularon el que lanzó Cruyff en 1982.

Y llegó el día. Contra el Helmond Sport. Ganaban 5-0 y entonces, Cruyff le dijo a Olsen que había llegado la hora, como Neymar le susurró a Messi en cuanto se levantó del suelo: “Lo hacemos”. Ha pasado mucho tiempo, pero Johan lo revive con el entusiasmo que dejan los recuerdos que perviven. “Coloqué el balón y luego me acerqué andando como si quisiera ponerlo bien y fuera a volver atrás para chutar, y entonces lo toqué en corto, Olsen me lo devolvió y gol”, explica.

Las imágenes muestran a los jugadores del Helmond quietos como estatuas. Ni hicieron el gesto de correr, ni se movieron y así siguieron un rato, sin llegar a entender muy bien lo que acababa de suceder. “Todo el mundo se quedó muy sorprendido. El árbitro se me acercó y me preguntó: ‘¿Esto es legal?’ Claro que es legal. ¿Qué he hecho que no lo fuera? He tocado la pelota hacia adelante, él estaba fuera del área y ha entrado corriendo. Después se habló mucho de la jugada, la prensa, la gente, pero todo el mundo preguntaba lo mismo, si se podía hacer, si eso valía”. Y tanto que valía.

Johan Cruyff

EXENTRENADOR DEL BARÇA

¿Cómo va a ser una falta de respeto? En aquella época a nadie le pasó por la cabeza.El fútbol está para divertirse, y es lo que hace Messi"

Sentado frente al televisor de su casa, el domingo Cruyff sintió un cosquilleo en el cuerpo. Messi le metió en el túnel del tiempo y con él a millones de personas, con el nombre de Johan de boca en boca, con los padres y los abuelos explicándoles a los hijos y los nietos el viejo penalti. “Me hizo mucha ilusión lo que hizo Messi. No sé si había visto la jugada, igual sí, pero si alguien puede hacer algo así es él. Enseguida vi que se hablaba de mi penalti. Es una alegría que se acuerden de tí después de tantos años. Es bonito, son cosas que da el fútbol”, confiesa con emoción, justo ahora cuando acaba de recibir buenas noticias sobre su estado de salud. “Tengo la sensación de que voy ganando 2-0 en la primera parte de un partido que todavía no ha terminado pero que estoy seguro de que acabaré ganando”, fue el mensaje que lanzó el sábado. “Era el día 13, no me fijé en el día, porque si no habría dado esa buena noticia el 14”, bromea. El número de su vida.

En estos más de 33 años, nadie se ha preguntado si aquel penalti fue una falta de respeto, un debate que se ha impuesto ahora y que para Cruyff es un signo de estos tiempos de intereses alejados del juego. “¿Cómo va a ser una falta de respeto? En aquella época, a nadie le pasó esa idea por la cabeza. No tienen ningún sentido. Es fútbol, es algo divertido, diferente, y el fútbol es esto, diversión, es un juego. Y es lo que hace Messi, divertirse y que la gente se divierta. ¿Y cómo va a ser una falta de respeto con lo bien que jugó el Celta? La falta de respeto es no reconocer eso, que hizo un gran partido, que Bravo fue uno de los mejores, que salvó un par o tres de goles, y que hasta ese momento al Barça le costó mucho. Cuando un equipo juega así de bien, no le faltas al respeto”.

Así que Messi le regaló un penalti a Cruyff con todos los respetos.

El capitán del Barça Andrés Iniesta, habitual entre los galardonados en el Balón de Oro de la FIFA, tiene sus candidatos del 2016

Gabriel Jesus admite que su futuro profesional está lejos del Palmeiras y cerca del Manchester City