Ir a contenido

PRIMER ÁLBUM DE LA BANDA DE ROCK

Julieta Jones, listo para el despegue

El grupo barcelonés presenta 'One, two, three, four' en Slow

MARTA CERVERA / BARCERLONA

RICARD FADRIQUE

Imposible quedarse parado escuchando las acelaradas y ruidosas melodías de Julieta Jones, antes Dear Prudence. El grupo indie barcelonés, que enganchó a muchos con la sarcástica canción 'Kelly', acaba de publicar su primer largo, 'One, two, three, four'un disco lleno de energía que presenta este sábado en Slow (París, 186). Con él recalarán también en la Sala Depo de L'Hospitalet, el próximo día 13. En el acústico que grabaron en EL PERIÓDICO interviene solo la mitad de la banda, Carolina Delgado, cantante y bajista, e Ignacio Miranda, guitarrista. Ella con un ubass, un instrumento que suma el sonido del ukelele al del bajo, y él, que además de la guitarra se puso una pantedereta atada al pie, ofrecieron  una convincente versión de 'A fact'.

Música desenfadada, directa, algo gamberra y con ligeros toques de humor es lo que destila este grupo formado hace tres años que se completa con Anna Castañé (teclado y coros) e Iván Morales (batería). Les atrae el sonido de los años 90 de bandas como Nirvana y Pixies. «Siempre he cantado en inglés, para mí es lo más natural. Cantar en castellano o catalán sería raro», admite Delgado, el alma del grupo y creadora de las letras. Su parecido con el personaje de cómic Julieta Jones dio origen al nombre del grupo. «En realidad es un homenaje a mi abuelo, dibujante de cómics. Según él, yo era como Julieta Jones», dice en referencia a esa mujer discreta y exitosa creada en los años 50. A diferencia de ella, Delgado no aspira a hallar el marido ideal, sino a triunfar en la música.

Cambio de instrumento

Delgado, que cambió la guitarra por el bajo tras la salida del bajista anterior, fue la responsable de reunir a los integrantes de esta banda que muchos consideran la gran esperanza del rock alternativo, aunque ellos prefieren no creérselo demasiado. «No nos fiamos mucho de lo que dicen, preferimos centramos en hacer lo que nos gusta. Ahora queremos disfrutar presentando las nuevas canciones en directo», apunta Miranda. Por su experiencia acumulada en Mürfila y otros grupos, el guitarrista ya ha tenido más de un desencanto.  «Nos dicen muchas cosas pero no me quiero creer nada. Hay que tener los pies el suelo», dice Delgado, que por el momento y por si no llega el despegue definitivo, compagina la música con sus trabajos como dependienta en una tienda de ropa y otra de instrumentos musicales del centro de Barcelona. Miranda tiene su estudio de grabación, Castañé es traductora y Morales, terapeuta ocasional.

0 Comentarios