Ir a contenido

NUEVA PROPUESTA DEL CICLO 'BANDAUTORS'

Maria Rodés, el candor de la copla

La cantautora inicia esta noche en el Palau de la Música la presentación del disco 'Maria canta copla'

Albert Pla colabora en 'Tatuaje', todo un clásico del género

NÚRIA MARTORELL / Barcelona

Maria Rodés interpreta en acústico el tema Agua que no has de beber. / MÒNICA TUDELA

Coplas sin desgarro. Bueno, sin voz desgarrada. Coplas sin histrionismo. Al dolor y a la pena penita pena se le puede cantar con candor. Como siempre hace Maria Rodés. Solo que esta vez ha escogido un género injustamente estigmatizado para llevárselo a su particular universo. "Busco la expresividad desde lo sutil. Es un desgarre contenido, de procesiones que van por dentro",admite una artista que ya se había identificado con la figura de cantante torturada. ¿Por qué la pena inspira tanto? "Porque a veces con las canciones buscamos que nos quieran", suspira. Esta noche inicia la gira de 'Maria canta copla' en el Palau de la Música.

El álbum empieza con 'Miedo'. ¿Por miedo a abordar un estilo de este calibre?  (risas). "No lo había pensado. Quizá haya sido una decisión de mi inconsciente". Ya en este primer tema deja clara su osadía a la hora de acercarse a la copla y al cuplé (que también incluye dos). Y no solo por cómo los canta. También por los arreglos. "La idea era quitar solemnidad y teatralidad. Llevarlos a un terreno íntimo. Me gusta que convivan arreglos clásicos (castañuelas, guitarra española...) con otros que aparecen en mis anteriores discos (guitarras eléctricas, sintetizadores...)". Y explica que juega con "el contraste entre letras con mucho peso dramático y tratamientos a veces naíf. Quería ponerme a prueba como cantante y arreglista".

El germen

En realidad, la autora de joyas como 'Cae lo que fuego fue' y 'Mirall' se acercó a este estilo por casualidad. Hace doce años se planteó versionar canciones de películas. Y fue el músico y productor Ricky Falkner quien le propuso hacerlo con canciones españolas. Por cierto, a Falkner el álbum le parece "precioso". "Le dije que había sido en parte su culpa, y me contestó que 'que culpa tan bonita'".

Albert Pla colabora en todo un clásico, 'Tatuaje': "Él vino en un barco, de nombre extranjero...". Pero Pla "hermoso y rubio como la cerveza" precisamente no es… (risas). "Nos conocimos cuando estaba haciendo el álbum. Hablamos de hacer algo juntos y pensé que su colaboración en este tema era una buena primera toma de contacto. Además es también un guiño a la teatralidad y un toque de ironía que me apetecía darle a la canción".

Sobre el explícito y sembrado nombre del álbum, Rodés explica que buscaba "homenajear los viejos títulos de discos de coplas". Y que le pareció una "forma concisa y divertida de dejar claro de qué va el proyecto". Una aventura en la que siguen muy presentes dos constantes en su trayectoria: dulzura e intimidad. "Supongo que es algo que tiene que ver con mi estilo, sí. Este disco es también un pequeño homenaje a mis fuentes de inspiración: pena, frustración, desamor... Las que me vinculan precisamente con la copla. Aunque de alguna manera, este trabajo simboliza el cierre de una etapa más joven en la que la dulzura y la intimidad han estado muy presentes".

Rodés siempre ha funcionado desde el instinto. "Cuando pienso y trato de organizarme siempre acabo confundiéndome --ríe--. La mayoría de conclusiones importantes las he sacado después de un movimiento aparentemente absurdo o poco calculado". ¿Y se atrevería a cantar alguna copla en catalán? "Pues tendría que traducirla y no sé si quedaría muy bien. Pero, ¿por qué no? Otro reto".

0 Comentarios