Trending

CON CUIDADO

Los peligros de conducir en Navidad

Durante las fiestas de Navidad, crece el número de desplazamientos en coche. Pero también el número de peligros en la conducción.

Acceso del centro comercial Diagonal Mar, Barcelona
Acceso del centro comercial Diagonal Mar, Barcelona | AGENCIAS

En verano, uno de los mayores peligros que encontramos en las carreteras viene causado por los largos trayectos que se realizan, pasando interminables ratos dentro del coche que acaban provocando cansancio, fatiga y falta de atención al conductor. En cambio, durante las fiestas de Navidad, los desplazamientos suelen ser cortos, aunque el peligro sigue estando ahí. Precisamente, son este tipo de desplazamientos los que se consideran más peligrosos en esta época.

El pasado año, la Dirección General de Tráfico (DGT) estimó que fueron más de 16 millones los desplazamientos cortos en coche que se dieron durante las vacaciones de Navidad. El balance fue de 32 accidentes de tráfico mortales, una cifra muy elevada que no debería volver a repetirse de nuevo. Y es que la conducción en esta época conlleva una serie de peligros adicionales a cualquier otro periodo del año que hay que tener muy en cuenta para poder estar alerta y lograr una conducción segura.

Desplazamientos cortos. Este tipo de desplazamiento corto a casa de un amigo en Nochebuena o a casa de un familiar en Navidad suele ser el más peligroso, pues al ser un trayecto conocido, el conductor no espera ningún sobresalto y disminuye la atención, confiándose que llegará a su destino sin ni siquiera plantearse que pueda encontrarse con algún peligro.

Carreteras secundarias. Muchos de estos trayectos se realizan en carreteras secundarias. Debemos tener en cuenta que este tipo de vías cuentan con una mayor peligrosidad, ya que por norma general tienen más curvas, son más estrechas, las condiciones son peores y, además, muchas de ellas están en mal estado.

Climatología. Durante esta época del año, las condiciones climatológicas suelen ser difíciles, pudiéndonos encontrar con nieve, lluvia y viento. Y lo cierto es que estos acompañantes no son buenos compañeros de viaje, ya que pueden dificultarnos una correcta visibilidad y, como consecuencia, complicarnos la conducción. Así que es esencial revisar bien todos los elementos del coche para empezar las Navidades con buen pie.

Bebida. Durante las fiestas de Navidad se aumenta considerablemente el consumo de alcohol, debido a las múltiples celebraciones. Lamentablemente, aún hay conductores que mezclan el alcohol con la conducción, arriesgándose a consecuencias fatales tanto para los ocupantes de su vehículo como para los demás usuarios de la vía. Según los datos de la DGT, de 3.241 conductores analizados tras cometer una infracción, el 57,7% dieron positivo en el control de alcoholemia.

Atascos, prisas y compras. Por último, otro de los grandes enemigos de la conducción en Navidad son la gran cantidad de coches que se concentran en las entradas y en las salidas de los centros comerciales, sumándole a todo esto la prisa que muchos conductores tienen por llegar a ciertas tiendas para comprar un producto u otro. Recuerda que es más importante llegar seguro a tu destino que no llegar nunca.