Trending

HYUNDAI SANTA FE

Un Hyundai Santa Fe se convierte en el primer coche en cruzar la Antártida

Es el primer turismo de serie, equipando pequeñas modificaciones, en cruzar el continente más austral del planeta.

El Hyundai Santa Fe, el vehículo de la gesta.

Galería2 fotos

Un Hyundai Santa Fe se convierte en el primer coche en cruzar la Antártida

Lo intentó hace 100 años Ernest Shackleton en la Expedición Imperial Transantártica. El explorador irlandés trató de cruzar el continente más austral de la Tierra en un viaje que se inició en 1914 y terminó en 1917 con unos resultados distintos a los esperados. Tras zarpar con dos barcos, el Endurance y el AuroraShackleton se vio atrapado en el hielo, que hundió su navío, y emprendió un viaje en bote salvavidas de casi 1.300 kilómetros para buscar ayuda. En 1917, consiguió poner a salvo a toda su tripulación y rescatar al otro barco, donde murieron tres personas. 

Un siglo más tarde, otra expedición liderada por Gísil Jónsson, y con el bisnieto de Shackleton entre sus integrantes, quiso cruzar la Antártida, pero esta vez contaban con un aliado poderoso para cruzar el hielo austral, un Hyundai Santa Fe. El todoterreno coreano consiguió, sin grandes modificaciones, cruzar los 5.800 km de terreno helado que conforman el continente. El Santa Fe montaba un motor 2.2 diésel de 200 CV y 420 Nm de par con tracción total automática.

Texto Alternativo
El Hyundai Santa Fe, el vehículo de la gesta. | HYUNDAI

CONDICIONES EXTREMAS

Durante el viaje, el vehículo, y sus conductores y mecánicos, no solo aguantaron la gran distancia que circularon desde Union Glacier hasta la plataforma de Ross y McMurdo, también soportaron temperaturas de hasta -28 grados que ponían a prueba sus mentes y el motor y sistemas del Santa Fe. Durante la travesía, que duró 30 díasJónsson y compañía pasaron por sitios como el Polo Sur geográfico y el volcán Mount Erebus

El momento más crítico de la expedición se produjo en el momento de cruzar el Ross Ice Shelf, un glaciar más allá de la masa terrestre de cientos de metros de profundidad lleno de fisuras. El Hyundai Santa Fe consiguió convertirse en el primer vehículo en superarlo. "En un área con un gigantesco campo de grietas, tuvimos que subir los coches para asegurarnos que, si uno caía, podría ser rescatado por los otros. Tuvimos momentos de miedo pero nos las arreglamos para pasarlo bien", dijo Patrick Bergel, integrante del equipo.

Texto Alternativo
El Santa Fe tuvo que soportar temperaturas muy bajas. | HYUNDAI

El viaje se planificó por GPS y todas las áreas peligrosas potenciales fueron revisadas con expertos y responsables de la firma coreana en Union Glacier antes de arrancar motores. Afortunadamente, tras 30 días sobre el hielo, el equipo llegó a su destino y cruzaron la Antártida. "Esperábamos más problemas. Era un equipo muy bueno, un gran grupo humano excepcionalmente preparado. La parada de reparación más larga fue de 45 minutos debido a un perno suelto", afirmó Jónsson.

PEQUEÑAS MODIFICACIONES

El vehículo elegido para cruzar el continente helado fue un Hyundai Santa Fe de serie con pequeñas modificaciones para estar preparado para el terreno y a las bajas temperaturas. El motor, el sistema de centralita, la transmisión, el diferencial y los palieres eran completamente de serie. La preparación para incluir las grandes ruedas que montó el todo terreno supuso una subida de la suspensión y la creación de nuevos subchasis. Además, hubo que hacer ajustes para hacer frente al giro más lento de la rueda. Los neumáticos utilizaban una décima parte de la presión que utilizan los turismos de carretera para evitar hundirse en la nieve.

Texto Alternativo
Los neumáticos eran más grandes y con menos presión para no hundirse. | HYUNDAI

Por otro lado, se instaló un tanque de combustible de más capacidad, un precalentador de motor y la conversión de la admisión para poder repostar con combustible de aviones, pues es un carburante resistente a las bajas temperaturas y el único que hay en la Antártida.

Consulte la ficha del Hyundai Santa Fe en Motor Zeta.

Lo conseguido fue una gesta pese a tratarse de un coche con las modificaciones mínimas para soportar las condiciones del continente austral, prueba del gran trabajo de Hyundai en el desarrollo de sus todoterrenos.