Consejos

CONSEJOS DE VERANO

Cómo viajar en coche con tu perro u otro animal: 3 consejos

Transportar mascotas en nuestro vehículo requiere tomar ciertas precauciones

xperez1415694 caprice the greyhound is seen in a convertible car wearing s160726124753
| periodico

MIKEL RUBIO

Nos hacen compañía toda nuestra vida, están a nuestro lado cuando más lo necesitamos y en resumen, son los compañeros más fieles que nos encontraremos jamás. Estamos hablando de las mascotas, perros, gatos y todo tipo de animales que se convierten en uno más en nuestras casas.

Como parte de nuestra familia, también deben viajar con nosotros cuando vayamos de vacaciones en época de verano. Aun así, hay que tomar ciertas precauciones a la hora de transportar animales en nuestro vehículo. En las siguientes líneas podréis encontrar unos cuantos consejos para que vuestra mascota viaje de la mejor manera posible en el coche.

CUIDA SUS NECESIDADES

Se recomienda no dar de comer a nuestra mascota en las 12 horas previas al viaje en coche, ya que es muy probable que se maree y vomite dentro del coche. Para evitarlo, existen pastillas anti-mareo aptas para animales que ayudarán a que aguanten mejor el viaje.

Las mascotas tienen necesidades como las personas por lo que es necesario parar de vez en cuando para que también puedan hacer sus necesidades, dar una vuelta, refrescarse o beber agua. En la medida de lo posible, la mascota tendría que realizar sus necesidades justo antes de comenzar el viaje, para minimizar las paradas.

TRANSPORTE A LA MEDIDA DE CADA MASCOTA

Al igual que hay personas de distintos tamaños, el de las mascotas también varía mucho, y hay que tenerlo muy en cuenta. No es lo mismo transportar un gato o un caniche que un pastor alemán o un mastín. Por ello, el sistema de transporte se debe adecuar a las necesidades de cada uno de ellos.

En el caso de que el animal sea pequeño, lo más seguro según la DGT y la RACE es meterlos en un transportín pequeño y el lugar adecuado para situarlo es en el suelo de los asientos traseros. Al haber poco espacio, el transportín encaja de manera correcta y evita que se mueva mientras que el coche está en circulación, y además minimiza las lesiones en caso de colisión.

No se recomienda que el transportín se sitúe en el asiento del copiloto, ya que en caso de accidente, el airbag le perjudicaría.

Si el tamaño es más grande, existen varias opciones. La primera es sentarlo en los asientos traseros con un arnés de doble anclaje, que se engancha en los mecanismos de dos cinturones de seguridad.

La segunda opción es situar la mascota en el maletero, donde puede tener mayor libertad de movimiento. Para evitar que interfiera al conductor o a los pasajeros, se debería instalar una rejilla divisoria. Aún siendo la mejor opción para la movilidad del animal, también es una de las más peligrosas en caso de colisión, ya que no estaría sujeto con ningún mecanismo.

La última opción es la más segura para el animal. Un transportín de gran tamaño, situado en el maletero en posición transversal a la dirección del coche.

Y SOBRE TODO…

Sobre todo no se debe dejar la mascota dentro del coche con las ventanas cerradas, menos aún bajo el sol, ya que puede resultar mortal para el animal.