Consejos

SEGURIDAD VIAL

Las causas más comunes de los accidentes de tráfico

Conducir distraído, el consumo de alcohol o la fatiga al volante son algunas de las causas más importantes.

1493201145318
Las distracciones, el alcohol, las drogas o la velocidad al volante pueden acabar así. | MOTOR

En 2016 se terminó el año con una balance de 1.160 fallecidos en las carreteras españolas, cifra que supuso un aumento de 29 respecto al dato final de 2015 (1.131). Por primera vez en 13 años, las víctimas mortales subían respecto al año anterior, pues se llevaba reduciendo el número desde 2003, año en el que perdieron la vida 5.399 personas en la carretera.

Desde la DGT, en el momento de hacer balance, se habló de algunos de los motivos por los que la accidentalidad subió el año pasado. La alta velocidad, el consumo de alcohol y drogas y el cansancio al volante fueron algunos de las causas que Gregorio Serrano, director general de la DGT apuntó como culpables, pero hay más.

Estos son las causas de accidente más comunes en la carretera.

1. EXCESO DE VELOCIDAD

El exceso de velocidad es una de las infracciones más comunes en las carreteras de todo el mundo. Pisar de más el acelerador en carreteras que los conductores creen dominar puede ser la antesala a un accidente fatal. A una velocidad excesiva, el conductor deja de tener el control de lo que le pueda pasar al vehículo pues la distancia de reacción es mayor respecto a velocidades más bajas. Con lluvia, ir rápido puede suponer un aumento de las posibilidades de sufrir aquaplaning, algo que puede ser fatal. Además, los impactos con otros vehículos, infraestructura o animales multiplican su fuerza cada vez que se aumenta la velocidad, por no decir que se pone en peligro a cualquier conductor que se cruce con el infractor. 

Texto Alternativo

2. ALCOHOL Y DROGAS

Tal y como advirtió Motor Zeta, una copa y media de cerveza en un hombre es suficiente para dar positivo en un control de alcoholemia. Del total de delitos al volante, más del 60% de los casos son por conducir bajo los efectos del alcohol o las drogas. A pesar de los esfuerzos de las administraciones y a las reiteradas campañas de educación y sensibilización, este es un problema que no cesa. Ya sea por salir de una cena, por estar cerca de casa o, simplemente, por temeridad, conducir después de beber o consumir drogas es una práctica tan peligrosa para el conductor como para el que se cruza con él. Además, según la gravedad de la infracción, los que conducen tras beber se arriesgan a penas de prisión y a retiradas del carné.

3. LOS DESPISTES

Según Fesvial, Federación Española de la Seguridad Vial, el 45% de los accidentes se podrían prevenir si los conductores estuvieran siempre atentos a la carretera. Distraerse puede llevar, por ejemplo, a un aumento de la velocidad indeseado o a no percatarse de un cruce o un peatón que se dispone a cruzar la carretera. Motor Zeta publicó una serie de 11 consejos para evitar los despistes y no caer en uno de los problemas más graves al volante.

4. EL MAL TIEMPO

El mal tiempo es el causante de muchos accidentes al cabo del año. La lluvia empeora el estado de la carretera y, pese a extremar las precauciones, nunca se está del todo seguro conduciendo durante una tormenta fuerte o después de una nevada. Es por eso que es recomendable evitar los viajes largos si llueve con fuerza, graniza o nieva. En caso de no poder evitar salir con el coche, estos consejos, en formato vídeo, para la conducción sobre nieve y esta guía para conducir durante una tormenta pueden ser útiles.

Texto Alternativo

5. LA FATIGA

La temida fatiga aparece cuando el conductor menos se lo espera y puede tener resultados fatales para la seguridad del conductor y los que se cruzan con él. El cansancio y la fatiga, según la DGT, están relacionados directa o indirectamente con entre un 20 y un 30% de todos los accidentes de tráfico. Cansancio no es solo quedarse dormido, pues, a medida que pasan las horas al volante, el conductor pierde el estado de alerta, la concentración y la velocidad de reacción. Motor Zeta aconseja estas cuatro medidas para que la fatiga no entre en juego en los viajes.

6. EL USO DEL TELÉFONO MÓVIL

En una sociedad hiperconectada, coger el móvil mientras se conduce se está convirtiendo en un hábito a pesar, de nuevo, de las campañas de educación realizadas por la DGT. Frases como "no va a pasar nada por un vistazo rápido" o "Una mano para hablar y la otra para conducir", son cada vez más recurrentes al volante. Sin embargo, conducir utilizando el teléfono móvil es causante de 190.000 multas al año, además de incontables accidentes por no prestar la debida atención a la carretera. Con la infinidad de alternativas que existen en el mercado para utilizarlo sin levantar la vista a la carretera, los conductores se exponen a un riesgo totalmente prescindible.

Texto Alternativo

7. LOS NEUMÁTICOS

Son el elemento que transmite toda la fuerza del motor al asfalto y el único componente del coche que toca la carretera. Solo por eso, prestar la atención adecuada a los neumáticos debería ser una medida que se toma antes de cada viaje. Sin embargo, por culpa de la crisis, el mantenimiento de los neumáticos ha sido uno de los aspectos que más se han dejado de lado. Se estima que tres de cada cuatro accidentes provocados por un defecto del vehículo podrían ser causados por su 'calzado' así que su cuidado es de vital importancia para realizar trayectos seguros. Para tener un correcto cuidado de los neumáticos es aconsejable seguir los consejos que Luis Moya dejó en Motor Zeta.