Pruebas

TRIUMPH STREET TRIPLE RS

Adictiva

Destaca por la profusión de la electrónica y componentes como la pantalla de TFT de 5 pulgadas

El comportamiento dinámico resulta excepcional con unas brillantes prestaciones deportivas

Triumph Street Triple RS

Galería6 fotos

Adictiva

/

X
@sergimejias

Triumph tiene en la gama Street Triple una de las mejores 'naked' (sin carenado) de cilindrada media del mercado. Y la RS emerge como la versión más 'full', más equipada para hacer las delicias de su propietario tanto en la calle como en el circuito con un chasis que la convierte en una moto muy ágil, un poderoso motor y 'extras' como los cinco modos de conducción o el asistente del cambio.

Respecto a los otros dos modelos de la gama, la S y la R, la RS marca la diferencia con la presencia de cinco modos de conducción como son Rain, Road, Sport, Track y Rider, este ultimo configurable. El ABS desconectable, el control de tracción también desconectable, el asistente de cambio o 'quick shifter', el embrague anti-rebote y la luz diurna LED forman parte de su equipo de serie.

Mención a parte merce la instrumentación con pantalla TFT de 5 pulgadas con una infinidad de posibilidades a la hora de configurar la visualización de la información con tres estilos diferentes vinculados a los modos Sport y Track donde predomina el cuentarrevoluciones y la marcha engranada mientras que los Road y Raid prevalece la velocidad.

A su grupa, se siente una moto estrecha y compacta. Todos los mandos están a mano y la electrónica se gestiona de forma intuitiva desde la botonera. Destalles como poder elegir el caudal de la bomba de freno delantero entre tres posibilidades y regular la potencia de la frenada dice mucho de este modelo.

La Street Triple llega impulsada por el motor tricilíndrico de 765cc derivado de la deportiva Daytona que entrega 123 CV de potencia. No es vano es la base del propulsor que se utilizará en la categoría de Moto2 en el Mundial de MotoGP a partir de 2019. Esta mercánica destaca por su buena respuesta a bajo y medio régimen, ideal para la ciudad y para salir sin titubear de cualquier tipo de curva a la vez que brinda una patada final de lo más deportiva.

Ponerla en marcha y engranar es el primer síntoma de su poder adictivo. Se trata de una moto divertida y 'gamberra' desde el primer momento, un modelo que pide guerra y crea dependencia. Por ciudad se mueve con soltura aunque algo limitada por el ángulo de giro y la posición de los retrovisores en los extremos del manillar.

Ya en carretera saca lo mejor de su mismo con una parte ciclo excepcional con la suspensión trasera firmada por el especialista Öhlins. Hilvanar una curva tras otra es casi un juego de niños gracias a su agilidad en el cambio de dirección. Y en circuito podremos dar rienda suelta nuestra imaginación con una moto muy capaz que no nos meterá en ningún lío apoyados en sus ayudas electrónicas a la conducción.

La Triumph Street Triple RS no es una 'naked' barata. Los 12.300 euros de su precio la sitúan por encima de la mayoría de sus rivales pero el equipamiento y su posteior rendimiento dejan más que justificada la inversión.

A favor

  • Dinamismo deportivo
  • Equipamiento
  • Modos de conducción
  • Motor
  • Parte ciclo

En contra

  • Precio
  • Radio de giro corto

Ficha técnica

  • Motor: 3 cilindros cuatro tiempos
  • Cubicaje: 765 cc
  • Refrigeración: Líquida
  • Alimentación: Inyección electrónica
  • Cambio: seis velocidades
  • Potencia máxima: 123 CV a 11.700 rpm
  • Par motor: 77 Nm a 10.800 rpm
  • Altura del asiento: 825 mm
  • Distancia entre ejes: 1.410 mm
  • Neumático delantero: 120/70 17
  • Neumático trasero: 180/55 17 
  • Capacidad depósito: 17,4 litros
  • Peso en seco: 166 kilos
  • Precio: 12.300 euros
  • Web: www.triumphmotorcycles.es