Pruebas

BMW C EVOLUTION

BMW C Evolution, la opción más viable

Probamos la moto eléctrica de BMW con 120 kilómetros de autonomía y una aceleración de escándalo.

img 3731

Galería4 fotos

BMW C Evolution, la opción más viable

/

X

Barcelona es la ciudad con más moto por habitante de Europa y como residente, y propietaria de una, doy fe de la descomunal cantidad de ciclomotores y motocicletas que circulan por nuestras calles. La convivencia sorprende a todo foráneo, que se ve engullido por un tráfico casi sin sentido pero que consigue mantener el orden gracias, en gran parte, al cuidado y respeto de los conductores de turismos. La capital catalana es sin duda el mejor banco de pruebas para iniciar la transición hacia la movilidad eléctrica sobre dos ruedas pero ¿Por qué ese vaticinio no acaba de llegar?

Texto Alternativo
Los vehículos 100% eléctricos de BMW.

 Desde Motor Zeta hemos querido comprobar las ventajas y desventajas que surgen hoy en día con un vehículo cero emisiones haciendo uso de la gama comercializada por BMW en ambos casos: el nuevo BMW i3 94Ah y la BMW C Evolution. Las conclusiones sobre el nuevo compacto eléctrico de la firma bávara las puedes leer aquí pero se podría resumir del siguiente modo: el BMW i3 todavía no está preparado para salir de la ciudad y su extrarradio debido a la duración del proceso de carga pero dentro de ella es nuestro mejor aliado. El sector de las motos parece ir a rebufo de las cuatro ruedas, donde los fabricantes han apostado por la movilidad eléctrica incluso con sus marcas de competición, abandonando las carreras de combustión para pasarse a la Fórmula E como sucede con Mercedes Benz y el DTM. Suponemos que el capital económico debe ser uno de los motivos que permite a las cuatro ruedas desplegar sus avances tecnológicos y BMW ha sabido trasladar esos conocimientos a su producto más urbanita, las maxiscooters.

BMW C EVOLUTION

Lanzado en 2014, el BMW C Evolution apareció sin rival alguno como primer maxiscooter premium eléctrico. Sus prestaciones y autonomía supusieron un golpe firme sobre la mesa, no había otra igual por lo que su éxito parecía innegable hasta que llegó al mercado y se chocó de frente ante la negativa de un consumidor inexperto. Como sucede con su turismo, la firma germana tiene que hacer frente a las dudas sobre su autonomía real, los insuficientes puntos de recarga y un precio demasiado elevado. Para solucionar el primer problema el C Evolution LR presentado en 2016 mejoró su autonomía hasta los 160 kilómetros, ampliado el rango de uso pero limitando su compra a aquellos con carnet A2 debido a su aumento de potencia nominal de 11 a 19 kW (aproximadamente de 15 a 26 CV).

Texto Alternativo
El tablier digital contiene toda la información necesaria.

En un claro ejemplo de maestría tecnológica BMW le ha calzado cuatro modos de conducción a la C Evolution: EcoPro, Dynamic, Road y Sail. Todos ellos indicados para momentos distintos de nuestro día a día y con cambios sustanciales en el consumo de las baterías y capacidad de regeneración de estas. Apretando un botón situado en el manillar y mediante un gráfico en el tablier digital puedes controlar el gasto de energía o la cantidad de retención siendo el modo EcoPro el más conservador, el Sail (para terreno mojado) no retiene nada, el Road es un punto medio y el Dynamic el más tragón para las baterías y agresivo reteniendo.

AUTONOMÍA

Uno de los principales motivos de su tímida incursión en nuestras carreteras es la capacidad de hacer kilómetros. Tratándose de una maxiscooter suponemos que su uso será, principalmente, urbano y en ese caso el único problema puede sobrevenir de no poder montar un cargador en el parking y la falta de puntos de recarga cerca de casa o del trabajo. Si la situación es esa la BMW C Evolution no es una buena opción. Si por el contrario posee un parking privado, o semi-privado que le permita acordar con sus vecinos el coste de enchufar su moto, y en su vida cuotidiana no supera los 100 kilómetros de recorrido (difícilmente será así) ya está tardando en apropiarse una C Evolution.

Texto Alternativo
La BMW C Evolution se puede cargar en la calle, su proceso está limitado a 2 horas.

Es cierto, la vida no volverá a ser igual y los trayectos más largos deberán contar con un mínimo de preparación. Visitar a unos amigos que viven a más de 50 kilómetros no debe suponer ningún problema si mantenemos una conducción eficiente pero no está de más saber que podemos conectar nuestra moto por si las moscas. La firma asegura 120 kilómetros de autonomía pero esta se ve reducida inevitablemente por el estilo de conducción de cada uno. En nuestro caso no llegó a superar los 110 kilómetros, reducidos a menos de 90 en cuanto entramos en vías rápidas con el modo Road y menos de 80 kilómetros en modo Dynamic. Como última solución, de emergencia, la BMW C Evolution activa un modo de supervivencia si la carga baja de ¿ reduciendo notablemente la entrega de potencia para permitirte llegar a un enchufe.

PROCESO DE CARGA

Ante la compra de un modelo eléctrico hay pautas que se deben cumplir y tal y como comentamos anteriormente saber cuándo podremos cargarlo es de vital importancia. Para un uso casa-trabajo-casa la autonomía de la BMW C Evolution permite estar una semana sin necesidad de enchufarla, incluso con algún viaje extra que no supere el radio urbano. Es por eso que durante los primeros días de nuestra prueba conseguimos relajarnos poco a poco ayudados por el punto de recarga a una esquina de casa y unos vecinos amables que permitieron cargarla sin problemas.

Texto Alternativo

El tiempo se convierte en el enemigo de la C Evolution. En cuanto salimos de Barcelona y enchufamos nuestra moto eléctrica en cualquier otro lugar debemos tener dos cosas claras: deberá ser toma tierra con una potencia mínima de 1,3kW/h y la duración de la carga completa es de 4 horas aproximadamente para una corriente estándar de 220 V/12 A. Pese a que en bajadas y desaceleraciones se puede recargar hasta 10 kW nunca conseguirás superar el consumo así que toca hacer cálculos previos con cierto margen por si alguna cosa falla.

COMPORTAMIENTO

La propulsión eléctrica tiene su gracia. Una de ellas es la curiosidad que despierta ante la salida de un semáforo. ¿Qué es? ¿Cuántos caballos tiene? ¿A qué equivaldría? Son las preguntas a las que nos hemos enfrentado tras dejar a más de uno al rebufo de nuestra BMW C Evolution. Hasta ahora la moto eléctrica de la firma alemana ha jugado al despiste para ofrecer un producto utilizable con el carnet B y A2, es decir el carnet de coche vale para pilotar la variante estándar (no LR) ya que declara 35 kW (48 CV) pero 15 CV nominales. El truco está en su aceleración, que proviene directamente de un par máximo de 72 Nm desde las 0 revoluciones por minuto que la sitúa al nivel de cualquier 600 en los primeros metros. La C Evolution acelera de 0 a 50 km/h en apenas 2,7 segundos e invierte 6,2 segundos en llegar a los 100 km/h.

En resumen, estamos hablando de una moto capaz de adelantar silenciosamente a la gran mayoría de maxiscooters del mercado y todo sin necesidad de sacarse el carnet de moto grande. Su salida es brillante pero cojea en la velocidad punta, limitada a 120 km/h por temas de consumo. Un detalle que tampoco debería afectarnos ya que esa es la velocidad máxima en nuestras vías ¿verdad?

Texto Alternativo
Nueva BMW C Evolution con ABS y control de tracción.

Los ingenieros han trabajado duro para que las baterías no afectaran a su comportamiento dinámico, utilizándolas como aliadas en el reparto de pesos. El ABS y el control de tracción están incorporados de serie, un detalle que se agradece al conducir a una moto de 265 kilos. Su estabilidad es formidable y permite ir sobre ella sin vacilaciones incluso por debajo de los 10 km/h sin que esta carga extra suponga un impedimento en un tramo de curvas. En vías rápidas destaca por su finura pero el aire golpea de frente debido a su posición elevada y el ‘casi’ nulo paravientos del frontal.

AMORTIZACIÓN

El precio superior a los 15.000 euros para la variante con autonomía ampliada o LR. Incluso sin la ayuda del Movea, agotada a día de hoy, ayuda podemos compararla directamente con otra maxiscooter de éxito como la Yamaha Tmax, que se sitúa por encima de los 12.000 euros, y veríamos que en apenas cinco años la amortización es un hecho. Frente a los agnósticos que ponen en tela de juicio la durabilidad de dichas baterías, no podemos hacer nada más que esperar. La firma asegura que pasados esos 5 años su rendimiento se mantendrá superior al 70%.