TESTS EXIGENTES

Las piezas del coche, al límite

Todas y cada una de las partes del coche se ponen a prueba de forma extrema antes de que salga al mercado.

Piezas del coche
Piezas del coche | SEAT

La vida de las piezas de un coche no es nada fácil. De hecho, empieza con una tortura para comprobar la resistencia de todas las partes, la seguridad del vehículo o el aislamiento del chasis. 30.000 cierres de puerta20.000 roces de asiento o 5.000 presiones por tecla son algunas de las extremas pruebas que un vehículo tiene que superar antes de llegar a las manos del comprador. La mayoría de estos tests se llevan a cabo cuando el modelo es aún un prototipo, mientras que otros se realizan a toda la producción de serie antes de que salgan de la fábrica.

Las ruedas, con el objetivo de garantizar calidad y fiabilidad, son testadas rodando más de 1.200.000 kilómetros al año en terrenos extremos, lo que equivale a cuatro vueltas al mundo. Estas piezas tienen que resistir tanto el hielo de las carreteras de Rusia como las altísimas temperaturas del desierto de Marruecos.

Los bajos del coche, el pasaruedas y el parachoque deben resistir 3.000 kilómetros de circulación por terrenos irregulares.

Los asientos tienen que superar la prueba de sufrir la entrada y la salida del coche 20.000 veces seguidas de una máquina que simula los roces de los futuros ocupantes.

Cada una de las teclas del vehículo deberá pasar con éxito las 5.000 presiones, para garantizar la sensación de calidad y precisión al tacto que, además, tiene que ser la misma en cada modelo que sale de fábrica.

30.000 serán los cierres que las puertas deberán soportar al año, asegurando un sonido corto y seco, sin rebotes, que transmita una buena sensación al usuario.

Además, el vehículo deberá resistir una fuerte lluvia de 2.500 litros de agua –reciclados en cada prueba– durante 10 minutos, para asegurar que el habitáculo es totalmente seguro de mojarse.

Por último, se tienen que comprobar los frenos, asegurando que no existan ruidos molestos. Así, los vehículos recorren un total de 2 millones de kilómetros al año en un circuito con desniveles, adoquines y seis pavimentos distintos.