Coche Autónomo

estudio de volvo

Volvo estudia un camión autónomo para las basuras

La marca sueca está trabajando en un proyecto de camión para que recoja las basuras de forma autónoma.

El camión de Volvo autónomo durante los ensayos.

Galería2 fotos

Volvo estudia un camión autónomo para las basuras

/

X

Raymond Blancafort

Aunque la atención está centrada en el automóvil autónomo, hay que reconocer que las ventajas de la conducción autónoma podrían revolucionar también el mundo de la distribución. Del mismo modo que hoy hay grandes almacenes de distribución casi por completo robotizados, nadie debería sorprenderse que esto se extendiera a la totalidad de la cadena.

Las ventajas serían evidentes: carga automática y programada según la ruta a seguir; conducción autónoma para la ruta, descarga y entrega automáticas, incluso en caso depositada en el lugar de almacenaje del cliente o punto de venta.

Y de forma muy especial sería beneficioso para algunos casos concretos de transportes o de servicios urbanos.

LA APUESTA DE VOLVO

De momento, Volvo ha llegado a un acuerdo con Renova -una empresa sueca propiedad de varios ayuntamientos para la recogida, gestión y reciclae de residuos urbanos- para iniciar ensayos reales para la recogida de los mismos.

Un ensayo interesante porque supone solventar algunas dificultades. Conducción autónoma en lugares transitados, con numerosos obstáculos, y la precisión necesaria para detenerse en el lugar exacto donde recoger los contenedores de residuos. Pero también solucionar la falta de candidatos a este puesto de trabajo tan específico pero no demasiado agradable, amén de provocar a la larga problemas de rodilla a los conductores que, en muchos casos, deben descender frecuentemente del camión para recoger los contenedores y ajustarlos.

Aunque el camión va ‘infectado’ de captores, sensores y cámaras y circula por un itinerario pre-programadono prescinde totalmente de un auxiliar humano. Una persona marcha junto al camión,  a pie, para supervisar las maniobras, sobre todo la de la marcha atrás, y ser capaz de detener el camión si hay cualquier circunstancia anómala o imprevista, o darle la OK para continuar si el camión lo solicita ante un eventual obstáculo.