Coche Autónomo

COCHE AUTÓNOMO

Google hace pruebas en calor extremo con sus coches autónomos

Waymo ha hecho pruebas en el Valle de la Muerte, una de las zonas más calurosas de Estados Unidos.

Waymo haciendo pruebas en el Valle de la Muerte
Waymo haciendo pruebas en el Valle de la Muerte | null

Los vehículos autónomos siguen su carrera particular hacia el futuro. Las compañías fabricantes de este tipo de automóviles, además de seguir avanzando en el camino que permitirá una conducción sin conductor físico, deben competir entre ellas por la supremacía del negocio de los autónomos.

Por ello, Google pretende tener todo listo para cuando el momento clave de los autónomos llegue. Y uno de los aspectos esenciales que deben tenerse preparados para dicho momento es la tecnología en condiciones extremas. Así, Waymo, la división de vehículos autónomos de Alphabet, ha querido probarlos en el Valle de la Muerte para comprobar cómo funcionan en condiciones de calor extremo. Ahora, la empresa ha comunicado que tales pruebas, que llevan realizándose desde hace un año, han sido todo un éxito.

Tras saltar la noticia hace unos días de que sus coches están aprendiendo a detectar y ceder el paso a los vehículos de emergencias, ahora sabemos que este tipo de vehículos también tendrán la capacidad de conducir en condiciones meteorológicas adversas. Así lo han hecho las minivans Chrysler Pacifica Hybrid en el Valle de la Muerte, el caluroso desierto que comparten California y Nevada. Para que os hagáis una ligera idea de qué tipo de temperaturas estamos hablando, los termómetros en esta época del año se mueven entre los 43,5 y los 46 grados centígrados.

Es esencial probar este tipo de vehículos en condiciones de calor extremo, ya que el funcionamiento de transportes tales como aviones y vehículos se pueden ver afectados por estas temperaturas. Tanto es así que Simon Verghese, ingeniero de Waymo, ha confirmado la importancia de probar los autónomos en condiciones extremas, porque los sistemas de enfriamiento deben continuar operando incluso en aquellos momentos en que todos los sistemas internos se encuentran funcionando a su máxima capacidad.

Además de en el Valle de la Muerte, anteriormente se experimentó con el calor extremo en Las Vegas, donde costó un gran trabajo conseguir que el autónomo no diera ningún problema ni ningún error.