Coche Autónomo

GENERAL MOTORS

General Motors presenta un coche autónomo listo para su uso sin volante

La compañía planea utilizar varias flotas para el carsharing en ciudades de hasta siete estados de Estados Unidos.

gm-cruise-av-1
¿Cómo se conduce esto? | GENERAL MOTORS

En septiembre llegaban noticias de que, según la propia empresa, General Motors (GM) ya disponía del primer vehículo totalmente autónomo que, además, admitió que ya podría ser producido en masa, aunque no entraba en sus planes, hasta ahora. Sin destacar demasiado en medio del ruido mediático que protagonizan Google, Uber y hasta TeslaGM consiguió, siempre según sus palabras, lo que todos los demás buscan. En una rueda de prensa, la marca ya ha afirmado que podría estar en las carreteras en 2019.

Así, General Motors ha presentado una imagen del compacto sin pedales y sin volante. Un vehículo únicamente equipado con pantallas, ventanas y puertas que funcionan, cómo no, de forma automática. El GM Cruise, en la que es su cuarta generación, podría ser el primer vehículo totalmente autónomo en llegar a las carreteras. En el momento de la presentación, la compañía estadounidense enfatizó mucho en la seguridad que ofrecerá el coche y respondió a las preguntas que los periodistas lanzaron para entender cómo han conseguido ya un coche 100% autónomo.

En la conferencia de prensa, Dan Ammann, presidente de GM, explicó que el GM Cruise es la cuarta generación de un vehículo que ha sido desarrollado por Cruise Automation, una empresa de Silicon Valley que, como adelantó Motor Zeta, compró en 2016 para encomendarle la tarea de centrar todos sus recursos y esfuerzos en crear el coche sin conductor. La generación precedente de este coche, presentada en San Francisco el año pasado, estuvo basada en el Chevrolet Bolt. "GM ha sido capaz de hacer cuatro versiones del coche en solo 18 meses", aseguró Ammann.

Texto Alternativo
La tercera generación del Cruise, a partir del Bolt. | GENERAL MOTORS

UN PROGRESO RAPIDÍSIMO

General Motors culmina así un progreso rapidísimo en el que se ha centrado en incorporar toda esta nueva tecnología procedente de Cruise Automation, optimizada para entornos urbanos complicados como el de San Francisco, y combinarla con la capacidad y experiencia de GM para desarrollar y fabricar vehículos a gran escala. "Es un 12 sobre 10 en términos de ventaja competitiva", afirmó sin dudar Ammann.

La empresa norteamericana estimó que podría lanzar sus vehículos autónomos a gran escala en siete estados del país sin crear ningún problema legal. Solo se tendría que pedir autorización federal a la Administración Nacional de Seguridad de Tráfico en Carreteras (NHTSA), algo que Ammann ya asegura haber pedido tras publicar un extenso informe de seguridad para facilitar el proceso.

Según las declaraciones de su presidente, la compañía tiene la intención de trabajar con los estados que aún no permiten su circulación en carretera abierta para resolver cualquier problema antes del 2019 o ese mismo año, fecha en la que pretendería poner en marcha el coche. Algunos problemas con los que se podrían encontrar es la obligación de que se equipo un airbag en el volante y, como ya ha adelantado la marca, este coche no tiene.

Texto Alternativo
Dan Ammann, presidente de GM. | GENERAL MOTORS

LA SEGURIDAD POR ENCIMA DE TODO

En el informe de seguridad, GM asegura haber priorizado la seguridad durante todos los procesos de desarrollo para que su coche sea lo más seguro posible. "Al integrar nuestro sistema de conducción autónoma desde el principio, y mediante una estrecha coordinación entre el hardware y los equipos de software, hemos evaluado posibles fallos para todos los sistemas y los hemos resuelto todos duratne el desarrollo para garantizar un producto seguro y fiable", apunta el informe. "Este enfoque integral e integrado de la seguridad, combinado con las pruebas en uno de los entornos más complejos del mundo nos permite dar el siguiente paso de forma segura: la eliminación del volante, los pedales y los demás controles manuales", añade.

VIAJES A LA CARTA

Según GM, estos vehículos estarán destinados a ser parte de una flota de carsharing y funcionarán por áreas geográficas concretas. Los clientes podrán solicitar el viaje mediante una app por el móvil, igual que se hace en el transporte compartido actual, y seleccionar un punto de recogida y destino. Además, según la marca, la diferencia radicará en que, además de no haber volante ni pedales, el interesado podrá ajustar la radio y otros aspectos antes de acceder al coche.

General Motors está preparada para producir un gran número de estos vehículos en su plante de Orion Township en Michigan, según Ammann, que además afirma que sí, será raro ver por primera vez estos coches, pero que espera que los clientes se vayan animando a probarlos y se terminen acostumbrando a ellos. El futuro ha llegado de la mano de la marca que menos ruido hacía, General Motors.