Coche Autónomo

EL PLACER DE CONDUCIR

¿Cómo serán los volantes del futuro? Te lo presentamos

El objetivo es hacer una herramienta intuitiva para interactuar con el conductor.

Volante ZF
Quizás tu futuro coche se equipe con este volante. | ZF

Laerke Saura Birk

Una de las preguntas que nos podríamos hacer sobre los coches del futuro es cómo serán sus volantes. Mientras que algunos argumentan que no habrá un volante o nada semejante por la llegada del coche autónomo, hay quien no puede prescindir de la actividad de conducir y que realmente necesita manejar su vehículo. Tenemos buenas noticias para este tipo de personas ya que el desarrollo de los volantes no ha muerto. De hecho, traemos buenas noticias para aquellos que prefieren conducir ellos mismos su vehículo: ZF ha presentado una nueva propuesta de volante que pretende ser mucho más intuitivo y capaz de interactuar con el conductor.

Se trata de un volante que lleva incorporado un sistema de control de gestos mediante diversas pantallas gráficas. Esto permitiría que el conductor interactuase más cómodamente con el vehículo para activar distintas funciones. Una de ellas sería activar la bozina con un leve golpecito a la cubierta. Pero algo más innovador, por ejemplo, es la activación de los intermitentes con un toque en los extremos. Parece, aún, algo insólito. Pero como todo, seguro que es una gozada cuando nos hayamos acostumbrado.

LA PANTALLA

Estamos, también, en una sociedad que vive rodeada de pantallas. Es por ello que el volante incorpora también una de ellas. Se trata de una pantalla LCD de siete pulgadas, una medida muy generosa para poder ver toda la información necesaria sin dificultades. También incorpora otros elementos gráficos y luminosos, y un código de iluminación, que dará informaciones sobre el vehículo de diferentes colores.

PARA AUTÓNOMOS

Se trata de un volante desarrollado para el vehículo autónomo. Por lo tanto, también será capaz de señalizar si el coche está funcionando de forma autónoma o manual. Sí, manual: porque el mundo autónomo sabe que hay que persuadir a aquellos a los que les gusta conducir.