Industria

EL ESCÁNDALO DE KOBE STEEL

Tu coche podría contener piezas de metal de mala calidad

Marcas como Toyota, Nissan o Mitsubishi dicen que el material no compromete la seguridad de sus vehículos.

Kobe Steel Executive Vice President Naoto Umehara attends a news conference in Tokyo
El vice presidente executivo de Kobe Steel durante una rueda de prensa en Tokio el 20 de octubre. | REUTERS

Laerke Saura Birk

Nace un nuevo escándalo en el mundo automovilístico. De hecho, CNN lo ha descrito como "el último gran escándalo que sacude el Japón corporativo". Lo dice porque estamos ante un acontecimiento que realmente ha llegado a poner en un compromiso a los fabricantes de vehículos con sus clientes en cuanto a seguridad

El hecho es que la empresa japonesa distribuidora de metales Kobe Steel (la tercera más grande del país) ha reconocido haber falisificado datos de resistencia y durabilidad de diversos metales como el aluminio, el acero, el cobre, o el hierro. Son materiales que se han usado para fabricar nuestros vehículos, lo que significaría que nuestros coches podrían estar fabricados con piezas de una calidad menor a la esperada.

El escándalo salió a la luz el pasado 8 de octubre, cuando Kobe Steel admitió que los trabajadores de sus fábricas en Japón alteraron los certificados de calidad en algunos de sus metales desde septiembre 2016 hasta el pasado mes de agosto. Ahora se ha puesto en marcha una investigación para concretar si ha habido otras falsificaciones en los pasados 10 años.

EL ESCÁNDALO DA LA VUELTA AL MUNDO

La lista de empresas afectadas no es corta. La propia distribuidora ha reconocido que hay, al menos, 500 empresas que estarían sufriendo las consecuencias. Sea como sea, algunos nombres ya están claros, y muchos fabricantes de vehículos ya están comprobando por sí mismos la calidad de sus productos para poder responder a las inquietudes de sus clientes. Algunas de estas marcas afectadas son Nissan, Toyota, Mazda, Subaru, Ford, PSA, Renault, Daimler o Valeo; además de Kawasaki en el mundo de las motos.

Pero el escándalo también afecta a empresas del mundo de la aviación con empresas como Boeing, que ya ha descartado que el uso de este material en sus aeronaves pueda afectar a la seguridad de sus aviones. Aun así, la Agencia Europea de Seguridad Aerea ya ha avisado a los fabricantes de aeronaves que dejen de usar metal proveniente de Kobe Steel. El Departamento de Justicia de Estados Unidos también ha escrito a Kobe Steel pidiendo documentos relacionados con el escándalo.

Se ha puesto en marcha una investigación en Kobe Steel para concretar si ha habido falsificaciones en los pasados 10 años. | REUTERS

Además de afectar la movilidad en coches, motos, y aviones, el acontecimiento también ha afectado el transporte ferroviario, pero ninguna de estas empresas ha destacado aún que estas falsificaciones de datos puedan poner en compromiso la seguridad de los usuarios. Algunos de los trenes afectados son los famosos 'trenes bala' japoneses, la alta velocidad más conocida del mundo. Aun así ya se ha confirmado que, aunque el metal no cumpla con los estándares de calidad, no existe riesgo de accidente.

LAS REACCIONES

Las marcas se han visto obligadas a reaccionar ante este escándalo que vio la luz el pasado miércoles. Según publica el diario birtánico The Guardian, marcas como Toyota han dicho que están "trabajando rápidamente para identificar si alguno de nuestros modelos de vehículos podría estar potencialmente afectado, y a través de qué componentes". Además, ha añadido que "estamos considerando qué medidas debemos poner en marcha manifestar este problema", y han añadido que es "un asunto grave". 

Nissan también responde diciendo que "hemos confirmado que el aluminio de Kobe Steel se usa para los capós y puertas de algunos de nuestros vehículos. Teniendo en cuenta que los capós están relacionados con la seguridad de los peatones, estamos trabajando para evaluar rápidamente el impacto de la funcionalidad del vehículo".

Tanto Nissan, Toyota y Honda han usado el material proveniente de Kobe Steels para capós y puertas. 

En el caso de Ford, el aluminio de Kobe Steel se usaba para el capó del Ford Mondeo que se produce para la China. Admite que no hay ningún compromiso en la seguridad estructural del vehículo.

Mitsubishi Motors también garantizó la seguridad de sus productos que incorporaban los metales en cuestión.