Fórmula 1

FÓRMULA 1

El renacer de Kubica

El piloto polaco pasó con nota su regreso a la F1 en los test de Hungría

Robert apuntó, no obstante, que "es pronto para decir cual sería el próximo paso"

Kubica
Muchos aficionados estuvieron presentes en la tribuna para animar a Kubica | EFE

Sergi Mejías

Robert Kubica fue el auténtico protagonista del segundo día de test de Fórmula 1 en Hungría. Da igual que Vettel volara con el Ferrari, que el McLaren acabara segundo o que Helmut Mako se reuniera con los representante de Honda en busca de la unidad de potencia para la próxima temporada, el centro de atención en Hungaroring fue el piloto polaco.

Kubica no participaba en un test de forma oficial desde aquel desgraciado accidente de 2011 cuando corría en el rally Ronde di Andora. Para poder tomar parte de la jornada de este miércoles, el polaco ya se subió a un F1 de 2012 el pasado mes de junio en Cheste. Y el lunes pasó el test de FIA que obliga a todos los pilotos a poder salir del monoplaza en menos de 10 segundos.

Con todo, Kubica salía a pista no sin antes tumbar un plafon del box con un rueda trasera al salir del box. Los nervios del regreso y la falta de costumbre. Después de la pertinentes vueltas de instalación estuvo rodando para acostumbrarse al nuevo coche sin tiempos destacables,

A última hora de la mañana realizó un stint más largo y por la tarde, calzando superblandos, logró su mejor crono con un tiepo de 1:18.572 que le permitiría finalizar el día con el cuarto mejor tiempo.

Al final del día, Kubica comentaba que "fue una sensación fantástica para mí estar aquí hoy con el RS17 y también fue increíble ver tantos fans viniendo a verme a la pista, así que gracias a todos ellos. Ha sido un viaje increíble hasta este punto, donde me he respondido muchas preguntas a mí mismo".

Respecto a pilotar un monoplaza de 2017 dijo que "he aprendido mucho sobre la última generación de coches, ya que hay una cantidad razonable de diferencias entre él y los coches de Fórmula 1 que he pilotado en el pasado. El coche es ciertamente más ancho que antes".

Porque Kubica vivió un salto respecto al último monoplaza que había probado, de 2012. "Fui capaz de trabajar con el equipo de manera metódica y creo que hemos hecho un buen progreso. Ciertamente mi comprensión de la RS17 y los neumáticos 2017 han sido grandes".

Y sobre su futuro adelantó que "después de hoy, es demasiado pronto para decir cuál podría ser el siguiente paso. Por ahora, debo un gran agradecimiento a todo el equipo de Renault Sport por haber hecho esta prueba".