Fórmula 1

GP DE AUSTRIA

El Gran Premio de Austria, en tres claves

La discutida salida de Bottas, la 'victoria' de Vettel sobre Hamilton y los problemas de Sainz.

Bottas, durante la carrera en el Red Bull Ring
Bottas, durante la carrera en el Red Bull Ring. | AFP
@F1Viaplana

Analizamos el desarrollo del Gran Premio de Austria desde la perspectiva de tres claves que marcaron de manera destacada la novena carrera de la temporada. El próximo domingo el Mundial aterriza en Silverstone, Gran Bretaña, donde puede volver a cambiar el decorado de un campeonato que está al rojo vivo.

LA SALIDA DE BOTTAS, BAJO LA LUPA

El finlandés, que tenía la pole, hizo una salida tan perfecta que rápidamente levantó sospechas de que había arrancado antes de hora. De hecho, quienes lo denunciaron por radio fueron sus propios rivales: Sebastian Vettel, que estaba a su lado, y Daniel Ricciardo, que estaba en la segunda fila. Y ambos se sorprendieron por la rápida arrancada de Valtteri Bottas. A pesar de que los comisarios oyen todas las conversaciones de radio, actuando de oficio cuando estiman que hay una infracción, Ferrari y Red Bull le preguntaron a Charlie Whiting sobre el particular. La FIA inició una investigación, que cerró pocas vueltas después, para concluir que el piloto de Mercedes no solo había hecho una salida legal sino que había hecho una de las mejores arrancadas de la historia de la F1. El finlandés reaccionó según las mediciones de la FIA cuando se apagaron las luces rojas en 0,201 segundos, un dato que le libraba de cualquier duda. Los coches no se pueden mover hasta que las luces rojas están completamente apagadas. Bottas se la jugó. Vettel insistió después de la carrera que para él se la había saltado. Sin discusión.

VETTEL LE GANÓ LA PARTIDA A HAMILTON

Sebastian Vettel llegó al Red Bull Ring con 14 puntos de ventaja sobre Lewis Hamilton y se fue con 20, con lo que le ganó la partida claramente a su oponente. La penalización que recibiría el inglés de cinco posiciones en la parrilla por tener que cambiar la caja de cambios de su Mercedes le hizo salir octavo, lo que daba una buena oportunidad para que el piloto de Ferrari aumentara las diferencias y, además, dotaba la carrera de gran emoción porque Lewis no es de los que se dejan vencer con facilidad. Aunque en carrera estuvieron muy lejos y también muy cerca, el desenlace final no satisfizo a ninguno de los dos. Vettel quedó a medio segundo de ganar y Hamilton a medio segundo de arrebatarle el podio a Ricciardo. Con una o dos vueltas más el escenario habría, probablemente, cambiado. Sebastian Vettel le arañó otros seis puntos al inglés, cuya diferencia ha pasado de 14 a 20 puntos cuando ya se han disputado nueve de los veinte Grandes Premios programados. Vettel y Hamilton son los únicos que han acabado todas las carreras en los puntos, pero Seb lleva siete podios, uno más que su rival.

LA BOMBA DE ACEITE PROVOCÓ EL KO DE SAINZ

Carlos Sainz protagonizó una de las peores carreras del año en un circuito en el que había depositado grandes esperanzas. Décimo en la qualy tras mantener un rifirrafe con la dirección de Red Bull por unas declaraciones en las que se mostraba ambicioso, en carrera tuvo que abandonar. En la salida, pese a salir fatal, evidenciando una alarmante falta de potencia, se puso noveno por el monumental lío que provocó Kvyat, su compañero en Toro Rosso, quien provocó el abandono de Fernando Alonso Max Verstappen. A partir de entonces, todo fueron problemas. Completó las 12 primeras vueltas rodando tres segundos más lento por un fallo en la bomba de aceite. No le llegaba suficiente aceite al motor, con lo que perdía muchísima potencia y así tuvo que hacer hasta 40 vueltas antes de que el equipo, por el riesgo de que se rompiera, decidiera que se retirara. El principal problema fue que en las curvas uno, tres y cuatro, las que se hacen en subida, faltaba potencia y ello provo