SUZUKI VITARA

Los Suzuki Vitara que han dejado huella

Después de 30 años de vida, hay 5 Suzuki Vitara que han conseguido formar parte de la história del automóvil y de los SUV.

Suzuki Vitara 2015
La última edición del Suzuki Vitara es la del 2015. | SUZUKI

Laerke Saura Birk

Ya han pasado 30 años y parece que fue ayer. Corría el año 1987 y Suzuki diseñó el Vitara. Se convirtió en el primer SUV de la historia. Este icónico modelo, que irrumpió en el mercado automovilístico rompiendo con todas las normas, ha tenido innumerables versiones que pasan por los descapotables biplaza hasta una versión de competición con más de 1.000 CV de potencia. Pero, ¿con qué modelos del Vitara debemos quedarnos? Repasamos las versiones más destacables de estas 4 generaciones. 

LA PRIMERA VERSIÓN: INGENIERÍA QUE HIZO HISTORIA

La primera generación del Suzuki Vitara fue, sin duda, una obra de ingeniería para sentar las bases de los SUV modernos. Fue en 1988 que se presentó el primer Vitara en el Salón del Automóvil de Tokio, desafiando el estilo de la época y rompiendo con el mercado automovilístico de finales de los 80, con un coche robusto con una conducción elevada, a la vez que ofrecía agilidad y comodidad para circular por la ciudad. 

El Vitara de la primera generación fue el primer SUV del mercado. | SUZUKI

Pero Suzuki no tuvo miedo. Al contrario. Y así es como el Vitara se convertió en un best seller en sus dos primeros años de vida, y se comercializaron 100.000 unidades. Se trataba de un coche de 3,57 metros, con el que su propietario tenia un compacto, un todoterreno, y un descapotable, además de un coche ágil, cómodo y versátil.

VITARA X-90: ¿QUÉ ESTÁS MIRANDO?

En 1995, Suzuki transformaba su Vitara y lo convertía en lo que hoy se denominaría un SUV Deportivo. Así nació el Vitara X-90, que llegó al concesionario con el eslogan ¿Qué estás mirando?. Y lo que estaban mirando era un todocamino descapotable, prestacional y biplaza, con un techo de cristal que apostaba por conectar al conductor con la naturaleza y al cielo abierto. Con un motor 1.6 de 95 CV y una caja de cambios de 5 marchas en la versión manual y 4 en el automático, se vendieron 7.000 unidades, muchas de ellas a los Estados Unidos. 

El Suzuki Vitara X-90 fue un todocamino descapotabe. | SUZUKI

GRAND VITARA PIKES PEAK SPECIAL: EL MONSTRUO

El Vitara no sé quedó sin hacer acto de presencia en el mundo de la competición, y así es como el Suzuki Grand Vitara Pikes Peak Special se convirtió en un mito en una de las pruebas automovilísitcas estrella: la subida a Pikes Peak. 19,9 kilómetros, 156 curvas y un desnivel de 1.435 metros no fue problema para el Suzuki más potente de todos los tiempos con Nobuhiro "Monster" Tajima al volante.

Esta edición fue, ni más ni menos, que una obra de la ingeniería que irrumpía con una carrocería de kevlar y carbono, con dos motores Suzuki G16A de 1.6 litros (uno en cada eje), que gracias a un poderoso turbo entregaban 450 CV, y conseguía así 900 CV de potencia total. Esto dio lugar a la llegada del XL7, que contó con un único motor delantero V6 que superó los 1.000 CV de potencia.

El Vitara también se adentró en el mundo de la competición. | SUZUKI

GRAND VITARA XL-7: EL SÚPERVENTAS

La segunda generación del Vitara llegó al 2001 a España. Basado en el Vitara de 5 puertas, el XL-7 ganaba 320 mm de distancia entre ejes, y era 458 mm más largo. Fue un éxito comercial: las 7 plazas fueron una de las claves para conseguir el galardón "Best buy" de Consumers Digest en 2003 y 2004, y el Vitara XL-7 se convertía así en el SUV más asequible del mercado.

Además de la buena relación calidad-precio, se trataba de un coche que ofrecía un bajo coste en mantenimiento, una amplia garantía, seguridad, fiabilidad, diseño, ergonomía, y confort. 

El XL-7 fue considerado uno de las mejores compras calidad-precio. | SUZUKI

EL VITARA DE RAIDS: PARA NUNCA DEJAR DE COMPETIR

Los Vitara han demostrado tener una base sólida y fiable para poder afrontar todo tipo de terrenos. Al largo de su historia, ha recibido preparaciones tanto de T1 y T2, pero también de T3, lo que lo convertía en todo un prototipo.

Es así como el Vitara llega a los rallyes. De hecho, compite desde los años 90 y sigue haciéndolo ahora, donde participa en el campeonato de Italia en una Challenge Suzuki. Los Vitara T1 y T2 compitieron en el Dakar, con buenos resultados en sus categorías gracias a su robustez y fiabilidad. También han participado en campeonatos nacionales junto al T3 Proto, y han logrado la victoria absoluta en alguna edición del Montes de Cuenca o la Transpaña.

El Vitara también ha competido en el Transsyberian Rally. | SUZUKI