Opinión

24 horas de Le Mans

La carrera que quiere correr Alonso

Victoria de Porsche en las 24 Horas de Le Mans.
Victoria de Porsche en las 24 Horas de Le Mans. | EL/gh
@quiqueautosport

Le Mans. En efecto, queridos amigos y más después de la vibrante edición que se disputó el pasado fin de semana. La carrera francesa es otra historia, la épica de las carreras, la definición de lo que puede pasar, pasa, y la suerte de una maratoniana prueba que elige al ganador y no al contrario.

Y si no, que se lo pregunten a Toyota. La marca japonesa volvió una edición más a ser la sombra. De partir como clara favorita a sufrir lo indecible. De contar con tres coches a pasar inmediatamente a tener solo uno. De ser claramente los más rápidos, en las estadísticas particulares se lo llevaron todo, a volver a ser doblegados por Porsche, la marca alemana la gran beneficiada de una de las ediciones más locas que se recuerdan, pero al fin y al cabo los ganadores.

Los alemanes sufrieron mucho, más de la cuenta tal vez, aunque remontaron un vuelo casi imposible para que Timo Bernhard, Earl Bamber y Brendon Hartley llevaran al coche número dos a la gloria, a la suerte de vencer tras 24 horas que se hicieron interminables para ellos y para todos los que tuvimos la ocasión de seguir la carrera.

Si emocionante fue la lucha por la victoria absoluta, que decir del espectáculo que se vivió en la categoría GTE Pro donde nuestro querido Antonio García y su Corvette fueron claros protagonistas.

Impresionante comprobar como la victoria en esta clase se resolvió por segundos, algo absolutamente excepcional después de 24 horas de carrera. La lástima es que la presión pudo al final con su compañero Jordan Taylor, ocasión que aprovechó el Aston Martin que les perseguía para llevarse al final el gato al agua. Una pena, la verdad. Eso sí, estos dos equipos nos dejaron una media hora final de auténtico infarto.