FÓRMULA 1

El futuro de la Fórmula 1

Se ha abierto una nueva etapa en la que el business no lo es todo y en la que se prima el espectáculo. Al estilo americano.

b11o0029
Chase Carey, la imagen del cambio. | MOTOR
@F1Viaplana

Liberty Media compró los derechos de la F1 hace un año y cuando todo el mundo aventuraba que sería más de lo mismo nos ha sorprendido con diversas medidas que nos hace pensar que algo se está moviendo en una disciplina que hasta el momento permanecía anquilosada. La primera disposición, echar a Bernie Ecclestone. Cierto que no le dieron el final que merecía, ya que el genio se fue por la puerta de atrás, pero el ‘inventor’ del negocio tenía que dejar paso a una generación de dirigentes con nuevas y prometedoras ideas.

En un año han conseguido trasladar esta idea e imagen al paddock y, posteriormente, también ha calado entre los aficionados. Nadie duda ya que se ha abierto una nueva etapa, en la que el business no lo es todo y en la que se prima el espectáculo. Al estilo americano, como sus dirigentes. El futuro pasa por mejorar el show, tanto dentro como fuera de la pista. Las carreras tienen que ser más espectaculares, está claro, pero a su vez en estos tiempos modernos hay que trasladar de la propia Fórmula 1 una imagen de apertura, proximidad y modernidad.

La pasada semana vivimos el último ejemplo. De acuerdo con la FIAse aprobó la utilización del ‘Halo’ en 2018, una protección del cockpit que estéticamente es tan feo como necesario para salvaguardar la seguridad del piloto. En la reunión con el Grupo de Estrategia, en el que antes sólo asistían los elegidos por Ecclestone, es decir los grandes, fueron invitados a debatir todos los equipos del Mundial. Se ha acabado la era del oscurantismo y de los chanchullos, ahora todo va con luces y taquígrafos.

La segunda apreciación que os quería hacer es el espectáculo que se organizó en el centro de Londres para promocionar el GP de Gran Bretaña. Brutal. Los pilotos, que otrora eran héroes inalcanzables, se abrieron al público y, pese a la sonada ausencia de Hamilton, el éxito fue total. Desde entonces no paro de darle vueltas a la cabeza pensando que Barcelona tendría que seguir el mismo camino el próximo año, ya sea antes del GP de España o en los test de pretemporada. Sería todo un acierto para la que está considerada como la capital mundial de la F1.

Podría alargar la lista de los hechos (además de ideas) que ha ejecutado Liberty Media en su primer año al mando de la Fórmula 1, como el uso de las redes sociales para fomentar la marca, pero sobre todo el hecho de que los pilotos son más accesibles a los aficionados, al estilo NBA. El objetivo es que la F1 sea un deporte que cree energía, emoción y, respetando la historia, buscar nuevos caminos en los que abordar un futuro que sea viable para todos: equipos, pilotos, patrocinadores, circuitos y los propios aficionados.