El mal carácter de Vettel

El carácter impulsivo de Sebastian le ha metido en un lío que le puede costar muy caro. Amenazado y acosado.

@F1Viaplana

El fuerte carácter de Sebastian Vettel le puede costar caro en una temporada en la que ha recobrado las sensaciones de ganar. El alemán, que ganó cuatro títulos de una tacada con Red Bull entre 2010 y 2013, recibió durante el GP de Azerbaiyán una sanción de 3 puntos en el carnet por puntos, además de un Stop&Go de 10 segundos que se hizo más evidente. Los tres puntos en su superlicencia sería algo insignificante si tuviera el contador a cero, pero en el último año ya acumulaba 9 y si en el GP de Austria hubiera alcanzado los 12 puntos se hubiese perdido la siguiente carrera.

Vettel, que lidera el campeonato con 14 puntos de ventaja sobre Lewis Hamilton, tiene que contener su ímpetu porque se encuentra al borde del precipicio y no tengo la más mínima duda de que todas sus maniobras serán examinadas con lupa.

No acaban ahí los males del alemán, que en los últimos años se ha mostrado muy irascible sobre la pista, sobre todo en sus gestos contra sus rivales y en sus comunicaciones por radio, especialmente con Charlie Whiting, director de grandes premios, a quien el año pasado mandó, literalmente, a la mierda. Se lo atribuíamos a que las cosas no iban bien, que el Ferrari no andaba, pero ahora que el monoplaza es competitivo podría señalar que, simplemente, bajo presión pierde los papeles.

El problema se originó en Bakú, pero no ha acabado y puede tener consecuencias graves para él y sus opciones en este campeonato. La FIA abrió expediente por el gesto, la maniobra, pero lo cerró a la velocidad de la luz para no complicarse la vida. El foco estará centrado en él. A la próxima, y está advertido, no sólo no se la pasarán por alto sino que caerán encima con todo el peso de la ley.