Movilidad

EN LA AP-7

Un sabotaje pincha las ruedas de 30 camiones con una trampa de "quita y pon"

Los investigadores creen que el sospechoso ha 'cazado' a todos los conductores en el mismo punto.

Un camión ha sufrido el pinchado en una de sus ruedas a la altura de Mollet del Vallès.

Galería5 fotos

Un sabotaje pincha las ruedas de 30 camiones con una trampa de "quita y pon"

/

X

Guillem Sànchez

Más de 30 camiones han sufrido un sabotaje en el autopista AP-7 en la madrugada de este martes. Alguien ha extendido por el carril derecho de la vía, en sentido Barcelona a su paso por el Vallès Occidental, una trampa desconocida que ha reventado las ruedas de los vehículos. El sospechoso, todavía no identificado, "no es un gamberro, es un delincuente que ha puesto en riesgo la vida de varias personas", se ha apresurado a subrayar en declaraciones a este diario el intendente Josep Guillot, jefe de la Comissaria General de Mobilitat de los Mossos d’Esquadra.

El episodio de este martes, que ha generado algunas retenciones durante la mañana debido a las tareas de remolque de algunos de los camiones afectados, se parece demasiado a otro que se vivió en la misma AP-7 hace 4 días. Entonces 13 camiones, también de madrugada, sufrieron pinchazos en las ruedas.

El intendente Guillot ha asegurado que, de momento, no existe ninguna prueba que permita conectar ambos episodios. Es más, a falta de los "informes de los peritos", todo parece indicar que el suceso de la pasada semana tiene un origen accidental. Posiblemente un camión perdió parte de la carga que transportaba -objetos metálicos-, que causó estragos en los vehículos que le siguieron. Este segundo episodio, sin embargo, ha sido "intencionado". 

Sabotaje  

El intendente Guillot explica que durante la inspección ocular que los agentes de Trànsit y de la Unitat Operativa de Mobilitat han llevado a cabo sobre el tramo descrito no han encontrado la causa que ha provocado los reventones. Por eso la investigación inicialmente sospecha que alguien accedió hasta la autopista -protegida perimetralmente y de acceso complicado- y extendió la trampa, "de quita y pon", pero luego, después de 'cazar' a más de 30 conductores, la recogió y se la llevó.

Que solo hayan sido atacados los camiones puede deberse al hecho de que a esa hora -de madrugada- y por el carril derecho -solo puso la trampa en la zona de tráfico lento- casi todos los vehículos que circulan son de gran tonelaje.

La investigación se halla en su fase "más inicial", remarca Guillot, y todavía se desconoce el instrumento utilizado. Una banda como la que utilizan los policías en los controles para impedir que los coches se den a la fuga se habría quedado pegada a algún camión, por ejemplo. Fuera lo que fuera, el delincuente lo extendió y, después, lo recogió. 

Neumáticos destrozados 

El estado de las ruedas requiere un análisis más exhaustivo que tardará varios días en completarse. Debido a la gran envergadura que aguantan, cuando se pinchan, el peso del camión las destroza totalmente y no resulta sencillo averiguar cómo han sido pinchadas a simple vista. Pero "no son cortes", lo que han sufrido son "pinchazos", avanza el intendente.

El sistema de seguridad con el que van equipados los camiones actualmente logra que, tras sufrir un reventón, el neumático no explote sino que aguante varios kilómetros hasta que empieza a avisar al conductor. "Entonces es cuando en la conducción se nota que algo va mal", detalla Guillot. Por eso, y a pesar de que los Mossos sospechan que todos las ruedas han sido arponeadas en el mismo punto, las llamadas al 112 han sido por incidentes bastante alejados, entre Sant Celoni (kilómetro 121) y la Roca (kilómetro 147).