Ir a contenido

Nicky Hayden se apaga poco a poco

Los médicos italianos que le atienden están esperando la llegada de la familia al hospital de Cesena para empezar a tomar decisiones

Emilio Pérez de Rozas

El norteamericano Nicky Hayden, campeón del mundo de MotoGP en 2006.

El norteamericano Nicky Hayden, campeón del mundo de MotoGP en 2006. / AP / ROB GRIFFITH

Ya no hay esperanza para el piloto norteamericano Nicky Hayden (Owensboro, EEUU, 1981), que, el pasado miércoles, mientras se entrenaba en su bicicleta de carretera no respetó, al parecer, según las primeras informaciones, un stop en una ruta menor entre Riccione y Tavoleto, en Italia, y fue arrollado por un Peugeot, conducido por un joven treinteañero, que no pudo evitar que el campeón del mundo de MotoGP (Honda), en 2006, se estrellase en la luna delantera de su automóvil y sufriese múltiples lesiones en la cabeza, de las que, según han reconocido los médicos que le atienden en el hospital Maurizio Bufalini, de Cesena, es materialmente imposible que se recupere.

Es más, hay quien asegura que el equipo médico que atiende a Hayden está esperando la llegada de Rose, la madre de Nicky, y su hermano Tommy (su padre Earl no ha podido viajar a Italia pues, recientemente, sufrió problemas de corazón muy serios), para informarles y tomar una dura decisión, ya que la situación es del todo desesperada y Jacky, la pareja del actual piloto oficial de Honda de Superbikes, no puede tomar decisión alguna sobre el posible desenlace.

Rose, la madre de Nicky, y su hermano Tommy se reunirán hoy con los médicos italianos y decidirán el futuro del piloto

LA BICICLETA, LA PASIÓN DE LOS PILOTOS

El accidente de Hayden, uno de los pilotos más queridos del Mundial de MotoGP en la última década, no solo por su caballerosidad y señorío, sino también por su manera amigable de entender las carreras, ha sentado como una auténtica bomba en el ánimo de todos los pilotos que, a partir de hoy, se encuentran ya en el popular y mítico circuito de Le Mans, donde este fin de semana se celebrará el Gran Premio de Francia de moticiclismo, que tiene a cuatro pilotos (Valentino Rossi, Maverick Viñales, Marc Márquez y Dani Pedrosa) metidos en 10 puntos, de los 62 del Doctor a los 52 de Pedrosa, reciente y brillante ganador en Jerez.

Todos los pilotos, todos, en un momento u otro de su entrenamiento diario utilizan la bicicleta, sea de carretera o de montaña. Varios pilotos y jefes de equipo, consultados hoy por EL PERIÓDICO en Le Mans, reconocieron, pese a que prefirieron mantenerse en el anonimato, que seguirían ejercitándose en bicicleta cuando lo crean conveniente y, por supuesto, sus managers no se plantean, en modo alguno, obligarles, bajo contrato, a no hacerlo. Los hay como Aleix Espargaró o el británico Cal Crutchlow, que cuentan, entre sus mejores amigos y, por descontado, compañeros de entrenamiento, a auténticos puntales del pelotón profesional. Aleix, al igual que Maverick Viñales, se entrenan por las montañas y carreteras de Andorra con Imanol ErvitiJosé Joaquín RojasDani Moreno y, a veces, hasta con Alejandro Valverde y Crutchlow es íntimo de Marc Cavendish.

Los managers de MotoGP no se plantean prohibir a sus pilotos entrenarse en bicicleta, ni de carretera ni de montaña, pues "el accidente se puede producir en cualquier actividad"

AUTÉNTICA MALA SUERTE

"Rins se acaba de lesionar seriamente practicando motocrós", reconoció un miembro destacado de la escudería Suzuki. "¿Verdad que si viniese hoy mismo y nos dijese que aparcaba la moto de cros y cogía la bicicleta, nos alegraríamos muchísimo? Pues ya ve, puede dañarse igual. A los deportistas de élite, no importa la especialidad que practiquen, no se les puede tener encerrados en un piso, en una casa, por magnífica que sea. Han de entrenarse, han de quemar adrenalina, han de mantenerse en forma. No, no, en ningún momento nos hemos planteado prohibirles que hagan uno u otro deporte".

Todos los consultados han recordado hoy, cómo no, el caso desesperante del alemán Michael Schumacher, mantenido artificialmente con vida desde hace años. "Michael, que, al igual que Nicky, se pasó la vida corriendo a más de 300 km/h., se accidentó esquiando con su hijo, estando de vacaciones. Y Hayden, en bicicleta. No hay nada que hacer, es pura desgracia, un desastre. Te toca y te toca, estando en el hall de un aeropuerto o de fiesta en una discoteca también puede aparecer un loco y hacer estallar una bomba", comentaba un miembro del team Repsol-Honda, muy, muy afectado por la desgracia del que todavía es uno de sus ídolos y piloto.

0 Comentarios
cargando