Ir a contenido

Las emisiones de CO2 se estabilizan en Catalunya después de un periodo de descenso

El incremento interanual en el año 2015, último con cifras disponibles, fue del 0,8%

En el conjunto de España el aumento fue del 3,5%

El Periódico

Atasco de entrada en la ciudad de Barcelona

Atasco de coches a la entrada en la ciudad de Barcelona / FERRAN NADEU

Las emisiones en Catalunya de CO2 y otros gases de efecto invernadero (GEI) de origen industrial aumentaron un 0,8% en el 2015 con respecto al año anterior, una pequeña variación que confirma la tendencia a la estabilidad tras un periodo de descenso, según muestra un informe publicado por la Oficina Catalana del Cambio Climático (OCCC), dependiente del Departament de Territori de la Generalitat.

Desde 1990, las emisiones totales de GEI siguieron una evolución creciente hasta el 2005, año que marcó un pico histórico de emisiones y a partir del cual se inició un cambio de tendencia a la baja que se mantuvo hasta 2013, subraya el informe de la OCCC. En los años 2014 y 2015 se produjo un muy ligero ascenso de las emisiones, ocasionado principalmente por el incremento en dos sectores: el procesamiento de la energía y la agricultura. "Las emisiones de GEI durante el 2015 son un 12% superiores a las de 1990", explica el análisis.

Las emisiones de Catalunya representan un 13% de las de España -que las ha aumentado un 3,5% respecto al año anterior- y el 1% de las de la UE-28.

Bajan las emisiones de los sectores no regulados

Las emisiones difusas, correspondientes a las actividades no incluidas en el régimen del comercio de derechos de emisión -como el transporte, los residuos, la agricultura, los servicios, la energía o la industria no regulada-, que representan un 67% del total (29 millones de toneladas de CO2), descendieron casi un 2% en el último año evaluado. "Este dato sitúa a Catalunya dentro de los objetivos de reducción marcados de cara al año 2020", dice el estudio de la OCCC.
 
El motivo de la bajada de las emisiones difusas se basa, en buena parte, en la caída de un 18% (equivalente a un millón de toneladas de CO2) en el ámbito industrial no regulado, debido a la reducción de los gases fluorados. Este fue un efecto directo de la aplicación del impuesto sobre estos gases que provocó que el sector de la refrigeración y del aire acondicionado haya llevado a cabo inversiones en otras alternativas.

A pesar de esta reducción global en los sectores no regulados, las emisiones en el ámbito de transporte sufrieron un incremento del 4%.

Las emisiones provenientes de las instalaciones sometidas a la directiva de comercio de derechos de emisión supusieron en 2015 el 32% del total (14,1 millones de toneladas de CO2). "Hay que tener en cuenta, sin embargo, que ya se dispone de los datos de las emisiones de la directiva del año 2016, que decrecen un ligero 0,2% respecto al año anterior, manifestando una cierta estabilidad de las instalaciones reguladas", recuerda la OCCC.
 
Finalmente, las emisiones de GEI por habitante han ido disminuyendo desde 1990 tanto en Catalunya como en España y en el conjunto de Europa. Las emisiones per cápita fueron de 5,9 toneladas de CO2 en Catalunya, muy inferiores a los valores del conjunto de España (7,2 toneladas)  y de Europa (8,5 toneladas). Las emisiones per cápita en Catalunya son un 9% inferiores a las que había en 1990.

0 Comentarios
cargando