Ir a contenido

PRUEBA PILOTO DE LA DIPUTACIÓN

El Montseny regula el acceso de coches en los festivos de otoño

Un autobús gratuito y un párking disuasorio intentarán evitar los habituales colapsos en Santa Fe

Los coches estacionados en los arcenes de la carretera BV-5114 serán sancionados

Antonio Madridejos / Barcelona

jjubierre40485758 montseny171010185343

Un autobús circula muy cerca de Santa Fe del Montseny, en un paisaje otoñal. / XAVIER JUBIERRE

El parque natural del Montseny inaugurará este otoño un servicio de autobús gratuito y habilitará también un gran párking disuasorio con el objetivo de limitar el número de coches que suelen acceder por estas fechas a las zonas de máxima afluencia turística, especialmente en Santa Fe. Además de redistribuir la presión humana, también se espera una reducción notable de las interminables colas. 

La Diputación Barcelona, que impulsa la prueba piloto, recuerda que la mayoría de los miles de vehículos que durante los días festivos de otoño acceden al Montseny desde el sur acaban mal aparcados en los arcenes de la sinuosa carretera BV-5114, que enlaza Sant Celoni con Santa Fe, lo que provoca que en muchos tramos se pierda prácticamente un carril completo. Al margen del impacto paisajístico y ambiental, los responsables de la Diputación advierten de que, en el caso hipotético de una contingencia, sería un grave impedimento para la circulación de ambulancias y bomberos.

El problema en el valle de Santa Fe y Can Casades, lugares muy transitados por su belleza natural, por el embalse, por la existencia de un punto de información y porque desde allí parten varios senderos, es que los tres aparcamientos actuales, con un total de 200 plazas, se colapsan enseguida. Y está claro que ampliar la capacidad con nuevos aparcamientos sería contraproducente para un espacio protegido que ya sufre una gran presión rodada.

Así que la opción de la Diputación, pactada con los ayuntamientos afectados (Campins y Fogars de Montclús), con los vecinos y con la Coordinadora per a la Salvaguarda del Montseny, ha sido habilitar un párking para 500 plazas en Campins, municipio situado en la falda del Montseny, a unos 14 kilómetros de Santa Fe, y crear una parada de autobús en ese punto. Se trata además de una zona con una amplia oferta de restaurantes. 

Los días y los horarios

Como ha detallado esta mañana la directora del parque natural, Joana Barber, la prueba piloto se efectuará con autobuses que funcionarán -ida y vuelta- los días 21-22 y 28-29 de octubre, más el miércoles 1 de noviembre (Todos los Santos) y el posterior fin de semana 4-5. Al margen del final de recorrido en Santa Fe, el bus también también tendrá paradas en Can Riera de Ciuret, Sant Cristòfol y Can Carbonell. El servicio funcionará entre 11.10 y 17.25 horas, el momento en el que se suelen producir los principales atascos, y tendrá una frecuencia de paso de 30 minutos. Del servicio se encargará la empresa Sagalés. 

Además, con la misma frecuencia de paso, también se creará otra línea de autobús que enlazará la estación de Renfe de Sant Celoni con Campins, con parada intermedia en Fogars, un trayecto de unos cinco kilómetros. Así podrá accederse al Montseny totalmente en transporte público, sin vehículo privado. 

Ambos autobuses serán gratuitos mientras dure la prueba piloto, pero el párking disuasorio de 500 plazas costará dos euros por día porque se ha instalado en unos terrenos privados.

Las sanciones por mal estacionamiento

En ningún momento se restringirá la circulación por la BV-5114, utilizada también por los vecinos y para acceder a otras localidades como Arbúcies o Viladrau, pero los vehículos mal aparcados en el arcén podrán ser multados e incluso retirados por la grúa. Hasta ahora se había hecho un poco la vista gorda -se informaba a los infractores-, pero a partir de hora habrá presencia de mossos.

Así pues, los conductores que lleguen a Campins serán informados del estado de los aparcamientos en Santa Fe y se les invitará a hacer uso del autobús gratuito. "Cuando estén llenas las plazas, avisaremos con carteles sobre la posibilidad de acceder en transporte público", ha dicho Barber.

Jesús Calderer, diputado adjunto de Espacios Naturales, ha comentado que las medidas adoptadas responden a "una demanda de los municipios del Montseny". Uno de los problemas, ha recordado Calderer, es que los vecinos que quieren acceder a sus viviendas se encuentran a menudo con coches mal estacionados que les impiden el paso. Barber ha explicado que en los momentos de mayor tráfico en octubre se llegan a contabilizar 250 vehículos por hora en la misma carretera y con el mismo destino: Santa Fe.

El futuro

Dependiendo del éxito de la medida, la Diputación no descarta aplicarla en otros momentos del año en que también se produce una gran afluencia de turistas, como son los fines de semana de invierno con nieve, como ha avanzado Calderer: "Confiamos en que las 700 plazas de aparcamiento [las 200 actuales más las 500 añadidas] serán suficientes". El plan tendrá un coste de unos 20.000 euros y se realizará en colaboración con los Mossos d'Esquadra y los agentes rurales, además del Servei Català de Trànsit y la Direcció General de Transports de la Generalitat.

Una riqueza excepcional: de los valles a las cumbres

El parque natural del Montseny, espacio gestionado por las diputaciones de Barcelona y Girona, es un territorio de gran valor ecológico y paisajístico que se sitúa a tiro de piedra -60 kilómetros en autopista- del entorno metropolitano de Barcelona. No es extraño, pues, que sufra una presión humana descomunal, sin apenas comparación en Catalunya. Además, esa afluencia turística es especialmente intensa durante los fines de semana de otoño, cuando afloran las setas, los riachuelos bajan veloces, el suelo queda cubierto por las hojas de hayas y castaños y la vista se deleita con un mosaico de tonos marrones.


La directora del parque, Joana Barber, insiste en que las limitaciones previstas en la prueba piloto de la Diputación no pretenden reducir las visitas, sino solo el impacto de los coches en algunos de los rincones más transitados, como Santa Fe y alrededores, Turó de l’Home o Vallformic. Además, no es ni mucho menos el primer espacio protegido en que se regula el acceso de vehículos privados.            


El gran encanto del Montseny radica en que se combinan en un territorio no excesivo -unas 31.000 hectáreas- una orografía, una altimetría y un clima muy variados, lo que permite la existencia cercana de ecosistemas muy diferentes, como encinares y pinares típicamente mediterráneos, robledales de media montaña, hayedos y abetales más propios de Europa central y hasta prados subalpinos en las cumbres. El macizo, además, ha sido explotado desde antiguo, pero mantiene unos bosques muy densos, a veces impenetrables. Como resultado lógico, este mosaico vegetal acoge también una notable fauna, muy destacada en el caso de las aves, y un endemismo único en Catalunya, el tritón del Montseny.


El parque natural está catalogado además como reserva de la biosfera, distinción que otorga la Unesco por la convivencia secular –hay testimonios de presencia humana desde el Paleolítico- de los hombres y la naturaleza. No en vano, aunque ahora dominen los bosques de forma abrumadora y el turismo sea la principal actividad comercial, hubo tiempos no tan lejanos en que eran intensas las tareas agrícolas.

0 Comentarios
cargando