Ir a contenido

Plan para reintroducir el lince boreal en el Vall d'Aran

El Ministerio de Medio Ambiente y el Conselh Generau d'Aran prevén liberar tres ejemplares en los próximos meses

Los ganaderos de la comarca exigen medidas de control de los animales, que en principio llevarán un collar con GPS

LAURA BIELA / ANTONIO MADRIDEJOS / LLEIDA / BARCELONA

Lince Boreal

Ejemplar de lince boreal nórdico, en una imagen captada entre la nieve, en Noruega. / 123RF

La península Ibérica recuperará el lince boreal después de siglos extinguido. El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, con la colaboración del Conselh Generau d'Aran, tiene previsto liberar tres ejemplares en los próximos meses en el Val d'Aran. Aunque no hay aún una fecha fijada para la reintroducción de los ejemplares, se sabe que el proyecto piloto tendrá una duración de dos años y medio. Así lo confirma el presidente de la Associació de Ramaders de Vaques del Val d'Aran, Antonio Ané, quien asegura que el Conselh ya se ha reunido en dos ocasiones con representantes de los ganaderos y los cazadores de la comarca para informarles sobre el plan. Tras el segundo encuentro, ambos sectores dieron su visto bueno a la iniciativa. Pero solo por el momento.

"Nos prometieron que si durante este tiempo la cosa no iba bien, no seguirían adelante tras finalizar la fase de pruebas. Además, aseguraron que en caso de que nuestro ganado recibiera algún ataque del lince boreal nos pagarían los daños ocasionados", apunta Ané. El ganadero no sabe si será así o si se trata solo de "una historia que nos han explicado". En ese sentido, asegura que cuando introdujeron el oso les pasó lo mismo: "Nos prometieron tenerlos controlados y costear los daños ocasionados, y a día de hoy tenemos más de una treintena de plantígrados en el valle y solo cobramos una parte de los desperfectos", afirma.

Por su parte, los cazadores no quieren precipitarse a la hora de hacer declaraciones. La Societat de Caça e Pesca de la Val d'Aran prefiere consensuar el proyecto con el resto de socios, ya que no todos tienen la misma opinión.

CONTROLADOS POR UN GPS

Los tres ejemplares que se introducirán, un macho y dos hembras, estarán localizados en todo momento. Los animales llevarán un collar equipado con un GPS para registrar sus movimientos y la posición en la que se encuentran. Además, todos estarán esterilizados para que no puedan reproducirse.

La experiencia piloto tendrá una duración inicial de dos años y medio, aseguran sus promotores

Lo que todavía no se ha decidido es la zona dónde se soltarán. Fuentes del Conselh han confirmado que todavía están a la espera de fijar una reunión con los ayuntamientos y las entidades municipales descentralizadas (EMD) para valorar la situación y buscar la mejor ubicación en el valle. A pesar de haber 'aprobado' el proyecto, ganaderos y cazadores lo miran con cierto recelo. Al ser el lince boreal una especie desconocida en Catalunya, no saben cómo reaccionará el animal cuando se encuentre con las reses, que en verano pastan solas durante semanas por la montaña.

"Introducen osos, linces boreales... y llegará un punto en que se protegerá más a los grandes depredadores que a los animales de la zona, como las vacas y las ovejas", lamenta Ané, un poco molesto. El presidente de la asociación de ganaderos araneses considera que todos los proyectos del valle van en contra del sector, fuertemente castigado por todos lados. Él sabe que la nueva especie que está por llegar come pequeños depredadores como pueden ser zorros, pero desconoce cómo reaccionará, por ejemplo, con los terneros recién nacidos.

TERRENOS ÓPTIMOS

Las condiciones que propiciaron la extinción del lince boreal en Catalunya en las primeras décadas del siglo XX han cambiado: la caza está regulada, el bosque ha recuperado terreno perdido y los corzos, las liebres y otros mamíferos que constituían la base de su dieta se han multiplicado de tal manera que en algunos casos hay incluso superpoblación. Además, la presencia humana sigue siendo limitada. “No solo creo que el lince se adaptaría sin problemas, sino que hay muchos territorios que son potencialmente buenos para acogerlos, por no decir óptimos”, considera David Guixé, investigador del Centre Tecnològic i Forestal de Catalunya.

De hecho, en el 2005, por encargo de la Generalitat, se realizó un estudio para explorar las posibilidades de la reintroducción, pero nunca llegó a cristalizar, recuerda el director del área de Territorio y Medio Ambiente de la Fundació Catalunya-La Pedrera, Miquel Rafa. Fruto de aquella iniciativa, el centro de naturaleza de Les Planes de Son (Món Natura Pirineus) incorporó dos linces en cautividad -procedentes de un zoo- para un programa de educación ambiental. Aún hoy se pueden contemplar.

Más control de la fauna salvaje

Vacas, ovejas y caballos son los animales más afectados por la fauna salvaje que se libera en el Pirineo. Y sus propietarios están cada día más molestos con la situación. Por este motivo, el sindicato Unió de Pagesos (UP) ha reclamado a la Generalitat que se replantee urgentemente la gestión de este tipo de animales, ya que las medidas aplicadas en los últimos años han resultado ser "ineficaces" y los ganaderos siempre acaban siendo los más perjudicados.

Durante la primavera es cuando más ataques sufren. Especialmente por parte de los buitres. Es por ello, que desde UP solicita a la Administración que aplique las medidas de ayuda al sector ganadero e intensifique la vigilancia en zonas donde hay más riesgo de agresiones.

Una problemática a la que se añade la proliferación de osos pardos en los últimos años. Desde Unió de Pagesos piden que se limite el número de plantígrados en el valle, y que no se libere ningún ejemplar más.

0 Comentarios
cargando