Ir a contenido

Los bienes más básicos a través de una 'app'

La aplicación móvil Baluwo permite a los inmigrantes cubrir las necesidades de sus familias evitando las transferencias de dinero

Beatriz Pérez

<b>USUARIO.</b> Musa Bala, nigeriano, muestra un móvil con la aplicación.

USUARIO. Musa Bala, nigeriano, muestra un móvil con la aplicación. / JOAN PUIG

Muchas personas emigran para mantener a sus familias desde el extranjero. Les envían dinero para que puedan cubrir sus necesidades más básicas. En Catalunya, actualmente, residen un total de 1.023.398 personas de nacionalidad extranjera según los últimos datos del padrón publicados por el Institut d'Estadística de Catalunya (Idescat), correspondientes al 1 de enero del 2016.

La africana (28,2%) es la segunda población extranjera más numerosa en Catalunya, solo por detrás de los europeos (33,3%). Pensando directamente en el colectivo procedente de África se creó en el 2016 una novedosa aplicación móvil llamada Baluwo, a través de la que los usuarios compran bienes a sus familias con un solo clic. Funciona como el típico método de recarga de crédito en los teléfonos móviles de prepago.

«Los inmigrantes en general, pero sobre todo africanos y subsaharianos, envían dinero a sus casas. Se sienten obligados moralmente a hacerlo», explica Josep Arroyo, fundador y director ejecutivo de Baluwo. «Y lo hacen con mucho orgullo —prosigue—, pero se les rompe el corazón cuando a mitad de mes reciben una llamada de la familia porque necesitan más dinero».

Enviar dinero sale caro no solo por el cambio de moneda, sino también por el cobro de comisiones. La aplicación móvil Baluwo, que en mandinga (lengua africana) significa «cosas básicas para sobrevivir», fue creada precisamente para ganar eficiencia en este tipo de gestiones. Se puede descargar desde Play Store de manera gratuita.

«Esta app funciona igual que el WhatsApp. Tienes tus contactos guardados y una lista de los bienes que pueden necesitar: electricidad, recarga de móviles, comida o materiales de construcción», cuenta Arroyo. Así, si una familia se queda sin saldo en el móvil a través de Baluwo puede recibir una recarga inmediata de 10 euros por ejemplo. Esa cantidad van íntegramente dirigidos a este servicio. Se evita el cambio de moneda y el pago de comisiones. Pero, además, se gana en rapidez.

Si lo que reciben es comida o material de construcción pueden ir directamente a recogerlo a una tienda local, que debe estar asociada a Baluwo. En Gambia ya existen un total de 35 tiendas Baluwo.

La electricidad en África funciona igual que el móvil: con una tarjeta de prepago. Como explica el fundador de Baluwo, los africanos viven de noche porque durante el día hace mucho calor. «Y, si no tienen luz, no pueden estudiar». Cuando una familia se queda sin luz, a través de Baluwo pueden enviar una cantidad de dinero determinada que le permitirá tener electricidad durante unos días. Y todo gestionado mediante su teléfono móvil.

Mayor control

El lema de esta transformadora aplicación móvil es Better than sending money («mejor que enviar dinero»). Parte de la idea de que enviar dinero no siempre es la mejor opción, porque ello no permite tener un control sobre las posibles necesidades de las familias. La idea de crear este servicio nació a raíz de unas investigaciones sobre las problemáticas de los africanos.

Aunque la app Baluwo funciona desde el 2016, la empresa, del mismo nombre y ubicada en Barcelona, lleva trabajando en este proyecto desde el 2015. Es una empresa local dedicada a la venta global.

Aunque comenzó sus operaciones en Gambia, actualmente se ha expandido también a Senegal y Nigeria, países en los que ha llegado a acuerdos con numerosos establecimientos comerciales. «Desde junio, más de mil personas han hecho alguna recarga a través de la aplicación», explica Arroyo.

Musa Bala, nigeriano de 33 años, lleva 16 viviendo en Barcelona. No solo es usuario de la app Baluwo, sino que también trabaja en la empresa, donde dirige el departamento de Nigeria. «Utilizo la aplicación sobre todo para hacer compras de comida, carga de móviles y pagos de la luz», relata este joven.

Antes, dice, tenía que mandar dinero y pagaba por ello altas comisiones. Debía desplazarse a un locutorio para hacerlo, presentar toda su documentación y cambiar dinero. Hace dos meses que utiliza la aplicación y reconoce que le ha facilitado las cosas. Su familia ya no recibe dinero, sino productos.

Envío de dinero

Según los datos recogidos por la agencia estadística comunitaria Eurostat relativos 2016, España fue el tercer país de la Unión Europea (UE) que más remesas envió al exterior el año pasado, con 6.800 millones de euros. Por delante estuvieron solo Francia y de Reino Unido.

Los residentes en el conjunto de la UE enviaron al exterior un total de 30.300 millones de euros en el 2016, una cifra inferior a la registrada un año antes, que ascendió a 31.300 millones.

Según él director general de Ria Money Transfer para Europa, Oriente Medio, África y el sur de Asia, Sebastian Plubins, existe un aumento de las remesas mundiales pero, para el caso de España (país donde las remesas están estables) señala un fenómeno nuevo que ha aumentado en los últimos años: la recepción.

Esto se debe al cambio de flujos migratorios y a la salida de trabajadores al exterior. Aun así, España sigue siendo un país fundalmentalmente emisor.

Plubins dibuja el perfil de sus clientes como personas de entre 30-40 años, con varios trabajos, que viven, principalmente, en Madrid o Cataluña, envían entre 250 y 300 euros a sus familias, que es el equivalente al 30 o el 50% de su sueldo. Además, realizan una media de 12 remesas al año durante los primeros días del mes, normalmente después de haber pagado sus facturas en España. El envío de dinero se suele incrementar entre un 20 y un 30% durante fechas señaladas,como puede ser el Ramadán o también el Día de la Madre.

0 Comentarios
cargando