Ir a contenido
zentauroepp40344187 referendum170929191954

Y AHORA, ¿QUÉ?

50 miradas de fuera de Catalunya sobre el 2-O

Medio centenar de personalidades del otro lado del Ebro exponen sus puntos de vista sobre qué desean que suceda y qué creen realmente que pasará tras la convocatoria del referéndum unilateral. Unos consideran que se abre un escenario en el que los actores políticos deben ceder el paso a otros para repensar el encaje de Catalunya, están los que ven una oportunidad para la regeneración democrática de España y los más pesimistas temen que el conflicto vaya a más. 

Baltasar Garzón. / julio carbó

BALTASAR GARZÓN. Torres, 1955. Magistrado y cofundador de Actúa.

"Diálogo, proporcionalidad y prudencia"

"Los dos verbos más evocados en este mes de septiembre del 2017 en España han sido los de 'votar' y 'prohibir'; pero se ha usado poco por los actores en conflicto, especialmente el Govern de Catalunya y el Gobierno central, el de 'dialogar'. Si se hubiera conjugado este verbo es los tiempos correctos en cada momento, muy probablemente estaríamos en un escenario diferente al que nos encontramos. El choque ineludible de dos trenes que, desde el principio, sabían que circulaban por la misma vía y en dirección contraria.

Con voces más o menos airadas, se viene discutiendo sobre la ilegalidad de las leyes de desconexión y la de transitoriedad y el referéndum subsecuente. Sobre las urnas que aparecen o desaparecen, de las prohibiciones de cesión de locales o de su prohibición; de webs invisibles que se cierran o se abren; de carteles por el SÍ, de listas electorales fantasmas, de 'hackers' al servicio de países extranjeros; de intervenciones de la fiscalía exorbitantes; de detenciones más que discutibles, por innecesarias al practicar un registro; de cortes de tráfico reivindicando participación; de manifestaciones espontaneas; de la perplejidad de los foráneos; de sediciones y competencias inducidas y fuera de su ámbito jurisdiccional correcto; de investigaciones judiciales por presuntos delitos de terrorismo e identificación de alcaldes perseguidos o intimidados; o de acciones de la Fiscalía mas allá de lo prudente.

Quizás sea tiempo de ver que es lo que nos puede aproximar para dialogar, participar y sancionar las infracciones a la legalidad, pero sin estridencias. Cómo conseguir que nos pongamos en el lugar del otro; o como conciliar una consulta considerada ilegal por el Estado y el Tribunal Constitucional, con los derechos de la ciudadanía catalana que quiere participar y que su voz se oiga.

Si el referéndum quedó suspendido, si las leyes que lo amparan han sido declaradas contrarias a la Constitución y al propio Estatut de Catalunya, entonces cualesquiera de sus efectos carecerán de fuerza y se enmarcarán en la categoría de actos nulos frente a todos. Y si esto es así la pregunta que surge es: y en tal caso por qué los ciudadanos no pueden manifestar su opinión el día 1 de octubre. Se mire por donde se mire nos hallamos en medio de una trampa saducea por cuanto que sea cual fuere la opción elegida,  será malinterpretada.

Convengamos que el referéndum es ilegal, pero eso no hace delincuentes a quienes depositen una papeleta en una urna, un zapato o un calcetín en el día señalado. La falta de legalidad, ya declarada por el Constitucional, determina la falta de trascendencia jurídica de dicho acto y la falta de efectos jurídicos del mismo. Si esto es así, ¿cuál es el interés por parte del Gobierno para que no se vote? Creo que más que un interés de que se cumpla la legalidad, existe un interés político de imponerse a los contrarios.

No soy partidario de un referéndum, forzado, impuesto, sin garantías, como el patrocinado por la Generalitat, porque jamás podría dicho acto legitimar la desconexión unilateral de una parte del Estado; pero tampoco puedo asumir la persecución generalizada que se está haciendo, prescindiendo de cualquier otra opción que la prudencia política y jurídica, aconsejarían.

Que se participe o no en el referéndum no es para nada relevante; sí lo es cualquier acto de coacción o amenaza que se produzca sobre los ciudadanos que se nieguen a participar en esta consulta o cualquiera que se manifieste contra los que participen. Por el contrario, quien haya promocionado, propiciado, controlando, dirigido, financiado, etc., podría haber incurrido en responsabilidad penal que deberá ser investigada.

Pienso que unos y otros han ido demasiado lejos, y a todos les ha faltado dialogo, proporcionalidad y prudencia, y nos encontramos en un callejón casi sin salida, a causa de la soberbia. Pero, aún hay tiempo. Siempre lo hay para obtener unos resultados que legitimen a todas las partes dentro y fuera de España.

Ahora mismo solo es admisible que ambas partes detengan la escalada con el compromiso firme y explícito de abordar la situación territorial y debatir sobre un referéndum pactado y con garantías para todos los sectores implicados. El sistema jurídico no puede ser tan encorsetado que no permita esa posibilidad.

Las leyes y la Constitución están para amparar los derechos de ciudadanos y ciudadanas y para cumplirlas, pero también para exigir los deberes que cada uno de nosotros tiene con los demás, por encima de cualesquiera otras exigencias".

Carolina del Olmo, en Madrid. / josé luis roca

CAROLINA DEL OLMO. Madrid, 1974. Filósofa. Círculo de Bellas Artes de Madrid.

"Espero que salgamos más libres, más iguales y más fraternos"

"Deseo que el 1-O sirva de disparador de un proceso constituyente en todo el Estado con el que acabemos dotándonos de una Constitución que marque una verdadera transición hacia la democracia, una constitución que devuelva la soberanía al pueblo en lugar de ir sustrayéndosela cada día más (como con la reforma del famoso artículo 135) y que blinde los derechos sociales de la mayoría. En fin, que se produzca una ruptura progresista con el régimen del 78 y salgamos de esta más libres, más iguales y más fraternos. Que el PP se descalabre por su imprudencia y su cerrazón y que el PSOE anuncie su disolución por pura vergüenza.

No sé, sin embargo, lo que va a pasar, pero sí sé lo que me da miedo: que el tema nacional se use para cerrar en falso una situación que, entre otras cosas, está teniendo una dosis importante de exigencia de mayor democracia tipo 15-M. Que nos olvidemos de la corrupción y que salga reforzado el PP más matón y el independentismo del 3%".

Iñaki Gabilondo. / ALBERTO R. ROLDÁN

IÑAKI GABILONDO. San Sebastián, 1942. Periodista.

"Empieza una etapa de gran confusión"

"Creo que el día 2 iniciaremos una etapa de gran confusión, que concluirá con unas elecciones cuyo carácter 'plebiscitario de facto' nadie podrá impedir. Y que nos llevará al punto al que hubiéramos llegado si se pacta un referéndum, pero con gran crecimiento independentista (todo esto, claro, si no hay DUI; espero y deseo que se frene antes).

Lo que me gustaría que ocurriera es lo que llevo pidiendo desde hace años: que se afronte el problema a través del diálogo político. El doble problema: la relectura de la Constitución y el encaje específico de Catalunya. Ahora bien ¿quiénes han de dialogar? Creo que necesitamos nuevos actores. Y en el caso catalán, me temo que ya es tarde. Una parte muy significativa de Catalunya se fue hace tiempo".

Elena Ochoa de Foster, en Madrid. / elisenda pons

ELENA FOSTER. Orense, 1958. Psicóloga, editora y comisaria de arte.

"La perspectiva de crear un país diminuto no significa un fin apocalíptico para Catalunya"

"Amo a Catalunya. Ha formado parte de mi vida y también de mis antepasados. Admiro el tesón, la inteligencia, la diligencia, la idiosincrasia  de sus gentes, la innovación en su industria, su aportación a la ciencia, su literatura, su música, su arquitectura y su lengua. Respeto profundamente la cultura catalana, sólida y afianzada en cientos de años de apertura y constante avance.

La actual situación de querer  construir  barreras, fronteras, muros de separación es un paso histórico monumental y equivocado. Además de la gravedad por la ilegalidad de este inminente e inesperado referéndum. La lucha por la integración, la unión entre países y regiones,  la apertura global de Catalunya no solo a España sino a Europa y al mundo ha sido el motto constante de nuestro siglo, dentro y fuera de Catalunya. El referéndum supone una radical ruptura emocional, intelectual, política y legal que no augura un buen fin.

Pero aunque este referéndum genera un riesgo brutal, y si bien el caer en el vacío y en el aislamiento temporal es preocupante, no es un problema insoluble: la perspectiva de crear un país diminuto (los hay mucho más pequeños que Catalunya y funcionan –véase artículo de Niall Ferguson en el pasado domingo del 'Sunday Times' y consúltese para mayor información la geografía política de nuestro tiempo) no significa en absoluto un fin apocalíptico para Catalunya, ni para su cultura y sus gentes. Lo que en verdad resulta desconcertante, inquietante y rechazo visceralmente es la violencia y el desdén intelectual y político que muestran los líderes implicados en este referéndum: no representan  la Catalunya que amo y respeto".

Suso de Toro. / el periódico

SUSO DE TORO. Santiago de Compostela, 1956. Escritor.

"Quien se siente fuerte para someter al contrario inicia un conflicto, pero no siempre gana"

"Me gustaría que se realizara una votación sin que las policías coaccionasen ni a las mesas electorales abiertas ni a la ciudadanía y que esta pudiese votar tranquilamente si así lo desease. A continuación, que hubiese una reacción por parte del Estado, alguna justamente en el sentido contrario de negarse a dialogar y dejar de pervertir las instituciones del Estado y las leyes para perseguir a los adversarios políticos.

Tras la votación, el Estado debería hacer el reconocimiento de que Catalunya como ente político legítimo por sí mismo tiene una demanda propia. Entonces, debería iniciar un diálogo con la Administración catalana y tendría que apartarse Rajoy como interlocutor desde la parte del Estado, pues fue su política la que, con su negativa a dialogar, determinó que un conflicto político virara hasta este punto de no retorno. En ese caso, puede que Puigdemont debiese considerar también su posición.

El diálogo y la negociación son procesos largos, entre medio debería haber una convocatoria de elecciones tanto en el conjunto del Estado como en Catalunya, y el resultado final tendría que ser obligadamente por acuerdo, pero sin que Catalunya tenga que renunciar en ningún momento al derecho políticamente democrático a ser soberana.

Sin embargo, nadie sabe qué pasará. Quien cree sentirse fuerte para pretender someter al contrario inicia un conflicto, pero ni siempre gana ni puede prever todo lo que irá ocurriendo (EEUU, por ejemplo, pensó en una rápida y plena ocupación del Irak de Sadam Husein al modo de lo que habían hecho en Panamá y la isla de Granada y se equivocó). Este Gobierno, el mismo que radicalizó un problema con su recogida de firmas y su reclamación al Tribunal Constitucional, creyó que podría arrinconar y humillar a los gobernantes catalanes negándose a toda negociación. No comprendió que no se enfrentaba a la administración de unos partidos sin más, sino a un movimiento social de amplio apoyo. Ese carácter de movimiento cívico es la clave y la naturaleza de la reclamación del referéndum, y eso no lo comprendieron porque no conocen Catalunya y porque, por su ideología, no creen que pueda haber una sociedad así. 

Puede que haya feas escenas entre los policías que han ocupado el territorio y los vecinos que acudirán inevitablemente a votar. Quien crea que el miedo va a impedir que acudan multitudes desconoce a los catalanes de hoy. Este Gobierno no concibe que exista una realidad fuera de sus leyes, pensará que por no transcurrir dentro de sus medidas y decretos no tendrán importancia. Pero una cosa son los hechos administrativos y otra los políticos, que ocurren en la realidad. Cuando sean televisados policías armados reprimiendo a multitudes de personas pacíficas de toda edad y condición, el Reino de España acabará de hundir su imagen internacional y la crisis de Estado se agudizará. Y el resquemor y el resentimiento hacia España será profundo y definitivo, con consecuencias políticas inevitables".

Joaquín Reyes. / el periódico

JOAQUÍN REYES. Albacete, 1974. Cómico.

"A la fuerza no os va a reterner nadie si tenéis la voluntad de coger la puerta metafórica de la independencia"

"Los catalanes sois muy cansinos porque a lo tonto lleváis más de un lustro con el mismo 'tole tole'. Si me preguntáis a mí, no quiero que os marchéis porque 'us estimo molt' –no obstante soy del Barça y no era fácil ser un culé, gafotas y lechoso en el Albacete de los 80–. Entiendo que es algo que os toca decidir a vosotros pero con un referéndum, referéndum, uno de verdad acordado con el Estado. Está claro que a la fuerza no os va a retener nadie si tenéis la voluntad de coger la puerta metafórica de la independencia".

(Quería compartir estos atribulados pensamientos con vosotros, no me juzguéis con dureza solo soy un bufón).

Máriam M. Bascuñán. / el periódico

MÁRIAM M. BASCUÑÁN. Madrid, 1979. Politóloga.

"La clave es la transacción: no es posible un encaje si no se cede"

"La sensación de vivir realidades paralelas ha sido algo generalizado estos días, y conduce a una premisa fundamental: si no se comparten las mismas hipótesis básicas sobre la realidad, algunos supuestos comunes sobre el mundo, la identidad se fractura, la convivencia peligra y no es posible crear un espacio para la conversación.

Ahora ya se ha reconocido, por unos y por otros, que lo que se producirá el día 1 será una movilización política. Esta debería transcurrir de forma pacífica, protegiendo los derechos de protesta, pero también asegurando que la ley prevalece en todo caso porque es la que garantiza la convivencia. Después, habrá que resetear; un gobierno inteligente, sensible y responsable debería reunir en una mesa de diálogo a la pluralidad de actores políticos que hay tanto en Catalunya como en España, con visiones distintas del problema y salidas diferentes para el mismo.

La clave es la transacción: no es posible un encaje si no se cede. Es el momento que Vázquez Montalbán definiría como de "correlación de debilidades" y de búsqueda del "injusto término medio". Unos deben tomar conciencia de que la pura defensa de la letra de la Constitución puede matar su espíritu; otros, que no hay mayoría suficiente como para plantear los términos del problema desde una lógica de divorcio con el Estado, y otros deberán defender de manera más valiente su propuesta reconociendo abiertamente que la única forma de reconciliarse con el espíritu de la Constitución es haciéndola evolucionar y adaptarla a los nuevos retos y tiempos".

BEATRIZ GIMENO. Escritora, política y activista LGTBI.

"Si se entra en una espiral represiva por la vía judicial y penal, la independencia estará más cerca"

"Desearía que se abriera un proceso de reflexión entre todos los actores implicados (partidos y sociedad civil catalana) conducente a reconocer que existe un problema político que solo puede solventarse con más democracia: con un referéndum pactado. Si el PP y C’s no están dispuestos, y no lo están, me gustaría que al menos el PSOE se sumase a esta idea porque contribuiría a que la misma se fuera abriendo hueco. Y que el proceso de reflexión alcanzara a la opinión pública, de manera que esta terminara reconociendo que algunas de las actitudes de estos días pasados son inasumibles desde el punto de vista democrático.

Desgraciadamente creo que va a ocurrir lo contrario, porque al PP y a C’s les beneficia electoralmente la confrontación. Al primero para tapar su corrupción y su fracaso en la gestión de la crisis,  y al segundo le sirve para ocultar su absoluta falta de ideas a la vez que le permite construirse un perfil propio del que carece. Y por supuesto ambos ganan votos en el resto de España con estas políticas.  Es posible que se entre en una espiral represiva por la via judicial y penal. Esto no hará sino agravar el conflicto y acercar la independencia de Catalunya".

KEPA JUNKERA. Bilbao, 1965. Músico y maestro de la trikitixa.

"Que se dé salida a todas las sensaciones que se están dando en Catalunya"

"No sé lo que pasará, no sé cómo van a acabar los equilibrios tras el domingo. La vida está llena de equilibrios. Mi sensación como creador es más abstracta. Como vasco y como ciudadano del mundo, deseo el mejor fin para Catalunya.

Que se reconduzca todo, con un enfoque positivo. Que se dé salida a todas las sensaciones que se están dando en Catalunya. Tengo cientos de amigos en Catalunya, sé lo que sienten y quiero lo mejor para ellos".

Ana Pastor. / el periódico

ANA PASTOR. Madrid, 1977. Periodista.

"Nos están mirando nuestros hijos"

"Hace un par de días la madre de una amiga de mi hijo pequeño me preguntaba, inquieta y preocupada, por lo que puede pasar este fin de semana en Catalunya. Pero, como mucha otra gente, su inquietud no se centraba solo en el domingo. Ese día ya sabemos que cientos de miles de catalanes saldrán a votar. Votarán mucho, algo o poco. La jornada será algo más que atípica y el recuento provocará muchas dudas.

Sin embargo, lo que todos sabemos, incluso a aquellos que intentan minimizar la enorme movilización social que estamos viviendo, es que el verdadero reto comienza el lunes. No ha sido un espectáculo edificante ni ejemplar el de los últimos días. Si abrimos el baúl de los agravios y los reproches todos podrán encontrar provocaciones mutuas.

Esa madre me confesaba que no daba crédito a las imagenes que estaban aterrizando a trompicones a su móvil. '¿Desde cuándo hemos pasado a ser nosotros y ellos?', se preguntaba, '¿por qué nuestro país tiene siempre esa maldita manía de autogolpearnos?' '¿Por qué hemos permitido que los políticos profundicen en la brecha?'. Mientras lo decía, nuestros hijos correteaban alrededor hasta un momento en el que se pararon muy cerca para cambiar cromos de fútbol. Estaban escuchando nuestra conversación. Y pensé en eso. Nos están mirando nuestros hijos. El lunes ya es más suyo que nuestro. No se lo entreguemos destrozado".

SANTIAGO MUÑOZ MACHADO. Pozoblanco, 1949. Jurista.

"Se llegará a acuerdos sobre la estructura territorial del Estado"

"Creo que seguirán momentos de confusión, de algaradas y probablemente conflictos de orden público. El referéndum no habrá valido para nada útil. La mayoría quedará confundida y sin saber muy bien qué hacer y qué va a ocurrir en el inmediato futuro. Los partidos y los gobernantes responsables tendrán que poner sobre la mesa ideas y proyectos que, inevitablemente, a medio plazo, darán lugar a acuerdos generales sobre la estructura territorial del Estado, que habrá de ser constitucionalmente reformulada, y sobre la relación de Catalunya con el Estado, que habrá de ser repensada.

JOAQUIM BOSCH. Cullera, 1965. Magistrado. Miembro de Jueces para la Democracia.

"Las normas pueden modificarse si la realidad social lo aconseja"

"Es difícil saber qué pasará el 2-O, porque depende esencialmente de lo que ocurra el 1-O. Hay que llamar a la prudencia institucional para que no se dinamiten todos los puentes.

Me gustaría que las instituciones y las fuerzas políticas se sentaran en una misma mesa a buscar soluciones constructivas, sin oponer obstáculos legales de salida. Las normas pueden modificarse si la realidad social lo aconseja. Las aspiraciones de autogobierno de la sociedad catalana pueden materializarse de muchas formas a través de pactos y de un marco común. Estos conflictos no pueden ni deben resolverse exclusivamente con jueces, fiscales y policías".

Rosana Pastor. / miguel lorenzo

ROSANA PASTOR. Alboraia,1960. Actriz y diputada del Grupo Confederal Unidos Podemos.

"El PP puede seguir siendo el mayor obstáculo para recomponer el país"

"El Gobierno del PP viene negando la realidad, tensado la situación y creando enfrentamiento entre los pueblos. Ha dinamitado las opciones de diálogo y a partir del 2 no será sencillo recomponer el escenario creado por el inmovilismo de Rajoy. Los ciudadanos y ciudadanas catalanes han visto suspendidos sus derechos, intervenidas sus finanzas y allanadas las sedes de sus instituciones: saltarse la ley en nombre de la ley. El PP puede seguir siendo el mayor obstáculo para recomponer el país.

Querría que se sentarán las bases de un diálogo respetuoso que garantizase una convivencia basada en la escucha. Una política que construyera, en lugar de amenazar la confianza y la solidaridad entre los pueblos. Que la pluralidad deje de ser un eslogan y permita el derecho a decidir del pueblo catalán con todas las garantías. Que la democracia desplace a la confrontación y la política al autoritarismo y la imposición".

SANTIAGO LORENZO. Portugalete, 1964. Escritor y cineasta.

"El PP es el típico tío al que ya no le prestas nada porque cada vez que le dejas algo te lo acaba rompiendo"

"El PP seguirá incrementando su minoría absoluta en Catalunya. Lo cual será bueno, que estos son como el típico tío al que ya no le prestas nada porque cada vez que le dejas algo te lo acaba rompiendo. La idea de celebrar un referéndum no se quedará aquí. Toda la Transición se hizo a base de desmontar leyes dictadas con toda exactitud jurídica y toda legitimidad institucional. Pero que repugnaban al sentido común.

Lo que en adelante desearía que pasara es que el acto de rebeldía que es el 1-O opere contra los síntomas de preautoritarismo ramplón, irrentable, gorrón y de casinillo de fuerzas vivas en el que estamos metidos los españoles. Que todo el mundo se pusiera a leer ‘El laberinto español’, de Gerald Brenan, un guiri desapasionado que se tomó la molestia de venir a vernos para ver qué nos pasaba.Y que el nacionalismo español se diera cuenta de que no puede tener como canción de arenga una tonada (Kalinka) del acervo nacional ruso. Que queda muy tonto".

TERESA ARANGUREN. Artziniega, 1944. Periodista.

"Temo que se sigan agitando himnos, banderas y demagogia"

"A partir del 2, preveo convocatoria de elecciones autonómicas y que de los partidos de la oposición (al Gobierno central y al autónomico) surja una propuesta de reforma constitucional que abra el camino a un referéndum pactado en Catalunya y a la configuración federal del Estado español. La pregunta en ese deseado referéndum no puede ser independencia 'sí' o 'no',  sino con una tercera opción: '¿Quiere que Catalunya amplíe competencias y autogobierno en el marco de un Estado federal español?'.

Pero me temo lo peor, que la euforia nacionalista y la torpeza del Gobierno central sigan ganando terreno, agitando himnos, banderas y demagogia. Y obviando las preguntas cruciales, qué pasa con las pensiones, la sanidad pública, la caja de la Seguridad Social, la Agencia Tributaria, la inmediata salida de Europa en caso de secesión... Quizás necesitamos un baño de realidad para salir de esta vorágine".

Gerardo Tecé. / el periódico

GERARDO DE LA TORRE CORTÉS, 'GERARDO TECÉ'. Fuenteovejuna, 1982. Periodista y ‘twittstar’.

"Estamos ante una nueva forma de hacer política desde la derecha española"

"Creo que a partir del día 2 la fractura ya no será, como ha sido hasta ahora, entre España y una parte de Catalunya, sino entre el nacionalismo español y el resto de la sociedad española, incluida Catalunya, claro.

La forma bélica en la que el Gobierno de Rajoy ha decidido afrontar lo que era un desafío, sí, pero pacífico y en forma de consulta ciudadana, es una declaración de intenciones, es la presentación de una nueva forma de hacer política desde la derecha española. Como durante años se ha pedido desde sectores conservadores, una política “sin complejos", es decir, haciendo lo que se espera por tradición de la derecha en España: nacionalismo y autoritarismo que deja los derechos y el cuidado a las formas democráticas en segunda línea.

Lo que me gustaría es que, desde el día 2, la respuesta a esta forma de política, la respuesta a las líneas que el PP ha traspasado con la detención de políticos, envío masivo de fuerzas de seguridad para perseguir una votación o la prohibición de actos en apoyo al referéndum vía dedazo judicial, fuera firme e inteligente. Me gustaría también que España y Catalunya pactaran un referéndum legal y que quedase atrás lo antes posible este 1 de octubre que, por chapucería de unos y espíritu represivo de otros, ha dejado un problema de convivencia, dentro y fuera de Cataluña. Creo que se tardará en curar".

ADELA MUÑOZ-PÁEZ. La Carolina, 1958. Catedrática de Química.

"Espero que el sentido común haga recapacitar a los que mantienen posturas extremas"

"Me gustaría que no hubiéramos llegado a la situación de día 2, que las diferencias se hubieran solucionado de otra forma. Manuela Carmena y Ada Colau hablaban de una solución dialogada en una entrevista reciente. Se las puede llamar ilusas, yo creo que lo iluso es llegar a la confrontación, porque es un callejón sin salida que no beneficia a nadie.

¿Qué creo que va a pasar? No tengo ni idea, pero espero y deseo que el sentido común de los que han mantenido posturas extremas los haga recapacitar y reconduzcan la situación de forma que se pueda empezar a arreglar la convivencia". 

MIGUEL LORENTE. Serón, 1962. Médico.

"Surgirá la división de cada una de las partes ante el diálogo"

"Me gustaría que los representantes de las dos posiciones entendieran que se han equivocado en la forma de abordar el 'procés', que reconocieran que el camino hasta el 1 de octubre ha sido más consecuencia del impulso de la arrogancia que de la razón, y que la única forma de salir de la situación creada es entender que el día 1 de octubre, pase lo que pase, ha sido el final de un camino por el que todos nos hemos perdido. No se trata solo de tener razón, sino de entender las razones del otro. A partir de ahí, dialogar.

Creo que cada uno hará una lectura interesada de lo que suceda el 1 de octubre para escribir su propio relato. El conflicto continuará agravado por ese relato y por la idea de que 'no se ha llegado hasta ese punto para ceder ahora'. Y la situación empeorará hasta que las circunstancias 'obliguen' a dialogar y a replantear la situación, aunque me cuesta trabajo vislumbrar quién o qué puede precipitar ese diálogo. No creo que sea un organismo internacional, y espero que no se deba a los enfrentamientos sociales.

Otro problema que surgirá es la división de cada una de las partes ante el diálogo".

Vicente del Bosque. / ap

VICENTE DEL BOSQUE. Salamanca, 1950. Exseleccionador de fútbol español.

"No hay ningún motivo para estar separados" 

"Que siguiéramos todos juntos porque no hay ningún motivo para estar separados. Me caen bien los catalanes, los vascos y todos. Reitero mi deseo de que todos permanezcamos unidos porque creo que es el único camino para poder crear algo que tenga sentido. Sin embargo, no sé lo que va a suceder a partir del domingo. Si sé que hasta ahora todo se ha desarrollado de forma pacífica. Espero que siga siendo así, tal como ha sucedido en los días previos al 1 de octubre y deseo que continúe por esa línea el próximo lunes y siempre".

MARÍA EUGENIA RODRÍGUEZ PALOP. Llerena (Badajoz), 1970. Profesora de Filosofía del Derecho

"El 'problema catalán' se ha vuelto un canal para defender y ampliar la democracia en todo del Estado"


"Yo creo que el 1-O será difícil que se vote con normalidad, pero no me cabe duda de que habrá una enorme movilización, plural y pacífica, opuesta a la cerrazón y a la represión del Gobierno del PP. A estas alturas, una amplia mayoría de la ciudadanía catalana considera que este domingo se está jugando mucho más que el derecho a decidir. Varios millones desobedecerán legítimamente el legalismo autoritario que el PP ha impuesto directa o indirectamente; y lo hará, sencillamente, ejerciendo sus derechos y libertades fundamentales de opinión, comunicación, reunión y manifestación. Los que tiene reconocidos en el texto constitucional. El “problema catalán” hoy se ha convertido en un canal para defender y ampliar la democracia en todo el Estado.
Con todo, lo que suceda el domingo no se podrá considerar un referéndum vinculante, de manera que lo más sensato sería ampliar los consensos en torno a una pronta votación con garantías. Eso requiere, por supuesto, superar la confrontación entre el Gobierno de España y el Govern de la Generalitat, con alianzas frente al autoritarismo que respondan al deseo mayoritario de diálogo. Se debe lograr que el PP salga desgastado de este atropello para que se conforme en España una mayoría alternativa de gobierno que facilite ejercer el derecho a decidir de Catalunya y que desborde el marco constitucional vigente en este sentido".
 

ISAAC ROSA. Sevilla, 1974. Escritor.

"Hay que convencer a los catalanes, no vencerlos"

"Me gustaría que el 2 nos despertásemos tras un 1-O tranquilo y pacífico, que no deje heridas ni resentimiento. Que la movilización masiva del domingo nos persuada a los españoles de que, si queremos que Catalunya siga en un proyecto común, hay que convencer a los catalanes, no vencerlos. Que seamos mayoría los que entendamos que en una ruptura no solo pierde Catalunya (fuera de la UE, del euro o de la Liga), sino que la pérdida social, económica y cultural para España sería enorme. Por eso merece la pena dialogar, asumir riesgos y ser audaces. Que esa convicción (que acabaría contagiando a sectores del PP), sumada a una creciente presión desde Europa, acabasen facilitando un referéndum acordado. Que este no solo desatascase el conflicto catalán, sino que fuese el primer paso para una reforma a fondo de España. Y que así fuesen mayoría los catalanes que deseasen seguir juntos.

El otro escenario, tal vez más verosímil pero más catastrófico, es un enconamiento de posturas, con un independentismo vencedor moral que empezaría a preparar el siguiente asalto, y una derecha española granítica que trate de rentabilizar electoralmente su dureza. Rajoy seguirá siendo el principal obstáculo para cualquier solución".

LUISGÉ MARTIN. Madrid, 1962. Escritor.

"La independencia de Catalunya quedará como el recuerdo de una distopía que por fortuna no fue"

"Me gustaría que volviéramos a la casilla de salida y se reandara el camino con más talento político. Que se comprendiera, por la parte indepe, que partir soberanías en el siglo XXI no solo es reaccionario, sino absurdo, contra natura e imposible. Me gustaría que el Gobierno de Rajoy, que fue quien prendió la mecha, caiga en cuanto pueda caer. Me gustaría que se aprobara una nueva Constitución que devuelva a los catalanes el Estatut mutilado, e incluso uno más amplio. Y me gustaría que la palabra 'identidad' nunca vuelva a ser usada en vano.

Sin embargo, no soy demasiado optimista. Creo que se van a mantener los encastillamientos. Creo que va a haber una violencia creciente y una fractura social que tiene muy mal arreglo. Creo que los afectos entre Catalunya y el resto de España van a quedar muy tocados y hará falta paciencia para restaurarlos. Pero creo, en todo caso, que no va a pasar nada en el orden jurídico. La independencia de Catalunya quedará como el recuerdo de una distopía que por fortuna no fue".

EVA ABRIL. Madrid, 1974. Activista.

"Puigdemont empezará a hablar de nuevas elecciones en Catalunya" 

"Me encantaría que se dieran los pasos políticos suficientes como para que todas podamos sentir que realmente esto es una democracia que no teme darnos la palabra y así podernos demostrar que tenemos la capacidad de dialogar, opinar y por qué no, disentir con tolerancia y respeto mutuo.

Necesitamos construir un nuevo marco constitucional donde todas podamos decidir cuestiones tan básicas como si queremos priorizar pagar deuda ilegítima o garantizar unas condiciones de vida dignas, o decidir entre monarquía y república, o dar la opción a todo el pueblo de Catalunya a que decida su futuro.

Creo que después de una puesta en escena bastante pasada de vueltas por parte de los dos actores políticos principales, el día 2 Puigdemont empezará a hablar de nuevas elecciones en Catalunya, y si el PSOE no comienza a replantearse que echar de las instituciones al PP de forma inmediata es fundamental, el conflicto no acabará y el nivel de frustración social irá peligrosamente en aumento".

VICENTE BOLUDA. Valencia, 1955. Naviero y presidente de la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE).

"Espero que sea el comienzo de una negociación en toda regla"

"Viendo como está la situación, veo complicado que todos los actores se sienten a hablar, aunque sería lo mejor para todos. Espero que no pase nada, aunque está claro que no será un día normal. Deseo que haya cordura y los políticos se sienten a restablecer la situacion de la mejor manera posible para todos, que sea el comienzo de una negociación en toda regla".

César Rendueles. / josé luis roca

CÉSAR RENDUELES. Girona, 1975. Profesor de Teoría Sociológica de la Complutense.

"Está en juego los límites de la democracia"

"A menudo el resultado de los referéndums es raro. La razón es que los políticos plantean una pregunta y la gente responde con su voto a otra muy distinta que no estaba en la papeleta. Por ejemplo, preguntas por la Unión Europea y la gente te responde sobre la desindustrialización y el paro. Claro que a veces eso se convierte en una ventaja, como ha ocurrido en Catalunya en las últimas semanas. Durante mucho tiempo hemos asistido, cada vez más hastiados, a un juego de trileros unionistas y procesistas buscando su propia ventaja política a costa de quién fuera. Todo eso ha saltado por los aires.

El 1-O no está en juego la independencia de Catalunya. En el fondo, todo el mundo sabe que ningún resultado dejará nada zanjado. El 1-O se dirime algo mucho más importante: los límites de la democracia. Es ya un episodio de nuestra desobediencia compartida. De cómo estamos perdiendo el miedo a los banqueros, a la policía, a los periodistas y a los jueces. De la lucha que mantenemos por romper las tutelas económicas, sociales y culturales que hemos heredado. No sé si, de vivir en Catalunya, votaría el domingo. Tal vez no. Pero no tengo ninguna duda de que me movilizaría para defender el derecho a votar de quien quiere hacerlo".

Camilo Cela Conde. / elisenda pons

CAMILO CELA CONDE. Madrid, 1946. Catedrático de Filosofía del Derecho en la Universidad de las Islas Baleares.

"Será necesario que Rajoy tome el toro por los cuernos"

"Como es obvio que ni la democracia ni la ley son instrumentos en cuyo uso coincidan los dos grupos enfrentados, ¿cómo se resuelve el problema? Hay una forma ya ensayada en tiempos de la Segunda República española: la declaración unilateral de independencia utilizada entonces por la Generalitat, y que se sabe cómo acabó, con la intervención de las armas. Debe ser con ese antecedente en la memoria que ambos grupos reclaman ahora diálogo. Pero de nuevo el significado de la palabra difiere. Poco diálogo puede haber si una parte pone como condición esencial que el referéndum se realice, y el otro que se desconvoque. ¿Qué diálogo, salvo el de besugos, puede darse en esas circunstancias?

Ninguno de los dos grupos ha cedido antes del 1-O, con lo que habrá entonces un referéndum cojo por falta de garantías, sospechoso incluso para algunos de los catalanes partidarios de ir a votar. Cada grupo interpretará los resultados de forma diametralmente opuesta. Y entraremos entonces en el verdadero núcleo del problema, que es el de lo que sucederá a partir del 2 de octubre.

Por más que la ley ampare al presidente Rajoy, será necesario que tome el toro por los cuernos y plantee un diálogo serio no sobre el referéndum, que será ya agua pasada, sino sobre el papel futuro de Catalunya tanto en el seno del Estado como fuera de él. Pero para que se pueda dar ese diálogo sería preciso que la otra palabra clave, la de democracia, se imponga del todo. Que no vaya a más la violencia. Que quede al menos un puente, por débil que sea, entre las dos orillas de este río desbordado. Y desde luego que ni la tergiversación de lo que está sucediendo ni las algaradas callejeras contribuirán en lo más mínimo a que ese clavo ardiendo nos sujete a los españoles".

FRANCIS DÍEZ, DOCTOR DESEO. Bilbao, 1958. Cantante y compositor.

"No se pueden poner vallas al campo"

"Es una evidencia que la mayoría de la ciudadanía catalana quiere votar, que desea votar, por lo tanto me gustaría que esa ciudadanía votase como ha ocurrido en Escocia o en Canadá. No sé qué puede ocurrir el 2-O. Me imagino que más pronto que tarde terminará ocurriendo ese deseo de votar ya que no se pueden poner vallas al campo. Deseo que todo fluya por los cauces pacíficos como hasta ahor".

JAVIER PÉREZ ROYO. Sevilla, 1944. Jurista, catedrático de Derecho Constitucional.

"Cuanto más recurra el Gobierno a la Fiscalía y a los tribunales, más difícil será la negociación"

"No sé qué va a pasar. Nada bueno, en todo caso. Lo más que cabe esperar es que no suceda algo que impida la negociación posterior. Cuanto más recurra el Gobierno a la Fiscalía y a través de ella a los tribunales más difícil será la negociación. Los tribunales son órganos constitutivamente inhabilitados para la negociación. Por mandato constitucional no pueden hacerlo. Únicamente órganos legitimados democráticamente de manera directa pueden negociar. Pero, para poder hacerlo, no pueden tener sobre su cabeza la espada de Damocles de la intervención del juez”.

PAULA ORTIZ. Zaragoza, 1979. Directora y guionista de cine.

"Los catalanes son pacíficos, cívicos y solidarios"

"Al margen del espectáculo de los políticos, no creo que pase nada si ello depende de la ciudadanía, de la gente. Los catalanes son pacíficos, cívicos y mucho más solidarios de como algunos los pintan. Me gustaría que todos los nacionalismos, y digo todos, los unos y los otros, quedaran atrás desde el punto de vista político, filosófico y moral".

José María Íñigo. / el periódico

JOSÉ MARÍA ÍÑIGO. Bilbao, 1942. Presentador televisivo.

"Las leyes están para cumplirse y, si no nos gustan, se cambian"

"Obviamente no sé qué va a pasar, pero no pinta bien. Si uno lee los periódicos extranjeros sobre lo que está pasando le dan ganas de hacer las maletas y marcharse de aquí. ¿Desde cuándo unas autoridades pueden saltarse la ley vigente? No ocurre en ningún sitio del mundo. Me gustaría que se cumpliera la ley y la Constitución. Las leyes están para cumplirse, sin excepción. Si no nos gustan, pues se cambian. Eso sí, se cambian o se dejan como están después de que hayamos votado todos; y cuando digo todos me refiero a todos los españoles, no solo a unos cuantos".

MOHAMED ALI AMAR, NAYIM. Ceuta, 1966. Excentrocampista del Real Zaragoza.

"No me cabe en la cabeza una Liga sin el Barça, el Espanyos y el Girona"

"No va a pasar nada importante. La vida cotidiana seguirá siendo la misma. Conozco bien a los catalanes y si algo tienen es que son eminentemente cívicos. Reclaman lo que creen que es suyo pero por la vía política. Personalmente, me gustaría que todo siguiera igual. Con Catalunya dentro del Estado español. Los políticos tienen que sentarse a hablar. Hablar es lo primero. Es fundamental. No me cabe en la cabeza una Liga sin el Barça, el Espanyol, el Girona u otros históricos del fútbol catalán".

JOSÉ LUIS DE LA GRANJA. Almadén, 1954. Catedrático de Historia Contemporánea de la UPV.

"Me gustaría que se apostara por la negociación política, no por un trágala"

"Soy totalmente contrario a la consulta, me parece antidemocrática, por cómo se aprobaron las leyes del referéndum y de transitoriedad en el Parlamento catalán, porque no tiene competencias para eso y no se respetaron los derechos de la oposición. No se cumplió la Constitución española, ni el Estatut ni el reglamento de la Cámara. Espero que el 2-0 el Gobierno catalán cambie de camino y opte por una vía más democrática que convocar un referéndum para el que no tiene competencia.

Me gustaría que se apostara por la negociación política, no por un ‘trágala’ como es un referéndum unilateral, que no existe en ningún país democrático. Como han resaltado muchos catedráticos de Derecho Internacional, el derecho de autodeterminación solo existe para los pueblos colonizados o sometidos a dictaduras que violan los derechos humanos. Y evidentemente, este no es el caso de Cataluña ni de España".

GARBIÑE BIURRUN. Tolosa, 1960. Ciudadana y magistrada del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco.

"No cabe más que el diálogo sobre si Catalunya quiere seguir vinculada a España"

"Todo depende mucho de lo que pase el 1 de octubre. Hace 15 o 20 días yo personalmente, por desconocimiento, por ingenuidad o por ignorancia, no imaginaba que pasaran cosas que han acabado pasando. En este escenario, no estoy en condiciones de adivinar lo que va a ocurrir. Pero mucho me temo que si el Gobierno español no cambie, el 2 de octubre no nos traiga novedades, y no estemos en un escenario de diálogo y encuentro.

Si me hubieran preguntado qué le gustaría que pasara hace un mes o 20 días, hubiera dicho que me gustaría que el 2 de octubre el Govern y el Parlament se vincularan a la decisión mayoritaria de la ciudadanía de Catalunya expresada en un referéndum libre. Ahora me gustaría lo mismo, pero veo que ya es imposible. No va a haber un referéndum en los términos en los que una consulta de esta naturaleza debiera producirse. Lo que me gustaría ahora es una opción subsidiaria a la que hubiera expresado hace un mes. En este momento no cabe más posibilidad que el diálogo en torno a cómo la ciudadanía catalana se expresa libremente sobre si quiere seguir, y cómo, vinculada a España".

JUAN CALPARSORO. San Sebastián, 1962. Fiscal de la Fiscalía Superior del País Vasco.

"Querría que se buscara un marco de convivencia que sea suficiente para la mayoría"

"No soy futurólogo pero, dado que no se dan las condiciones necesarias para la celebración de un referéndum o una consulta legales, creo que las autoridades catalanas aceptarán este hecho y se impondrán el estado de derecho y el principio de legalidad, por la legitimidad de las instituciones y procedimientos previstos en el ordenamiento jurídico-constitucional.

Me gustaría que los responsables políticos, parlamentarios y las autoridades gubernamentales asuman el principio de realidad y acepten la legalidad vigente, para a partir de ella abrir una mesa de diálogo en la que los representantes de los ciudadanos de Catalunya y del conjunto de España busquen, con voluntad de consenso y de lograr acuerdos, un marco de convivencia que aunque no satisfaga plenamente a todos, sea suficiente para la mayoría, respetando los derechos e intereses legítimos de todos".

FERNANDO VALLESPÍN. Madrid, 1954. Catedrático de Ciencia Política de la Autónoma de Madrid.

"Todo depende del pronunciamiento del pueblo catalán"

"Creo que después del 1-O las posibilidades de acceder a un acuerdo están en función de lo que ocurra el 1-O. Si fracasa el referéndum, cosa probable porque no se vislumbra que haya un resultado mínimamente legitimable desde un punto de vista democrático, lo lógico es que se convocaran elecciones autonómicas al Parlament para medir la fuerza de cada uno de los dos bloques. De hecho, creo que el 1-O se diseñó con ese propósito, el buscar la represión del Estado para fortalecer el victimismo independentista y conseguir la mayoría social para la causa de la que carecían anteriormente.

Si de hecho se consigue votar bajo condiciones mínimas y se proclama la república catalana, todo entraría en una dinámica aún más conflictiva y sin visos de solución. Entonces ya sería inevitable la aplicación parcial del artículo 155 de la Constitución, aunque no se lleve hasta el extremo de anular el autogobierno catalán en su totalidad. No sería excluible que el propio Gobierno del Estado sea quien convoque dichas elecciones una vez inhabilitados los cargos públicos catalanes actuales.

Lo que desearía que ocurriera es que el Govern dé marcha atrás, cosa que dudo que se produzca, y a la vista de la imposibilidad de celebrar un referéndum con garantías, convoque dichas elecciones. Ese sería el momento en el que los partidos de ámbito nacional deberían dar un paso adelante en la búsqueda de acuerdos para renovar el Estatut y concurran a esas elecciones con propuestas concretas para cambiar el actual Estatut y ofrezcan una alternativa que favorezca la concordia. El que eso sea o no factible dependerá de la relación de fuerzas que resulte de la votación. Como puede apreciarse, todo depende al final del propio pronunciamiento del pueblo catalán".

LUIS GARCÍA MONTERO. Granada, 1958. Poeta y crítico literario.

"Habrá quien ofrezca soluciones que vayan en favor del orgullo nacional y en contra del compromiso social"

"Supongo que el día 1 servirá para que el día 2 se compruebe que el daño está hecho, que hay una fractura social fuerte en Catalunya y en España que va a servir para que la derecha más corrupta se perpetúe en Catalunya y en España, y para que un obrero catalán se sienta cada vez más alejado de un obrero andaluz o extremeño. Se perpetuarán formas de intolerancia, agresividad y orgullo identitario inflexible, en una Europa cada vez más amenazada por la extrema derecha y en un mundo en manos de un populismo tan peligroso como el de Trump. Habrá quien ofrezca soluciones que vayan en favor del orgullo nacional y en contra del compromiso social y la solidaridad.

Me gustaría que, por una vez, en este maldito país la izquierda dejase de ser más tonta que la derecha. Me gustaría lo que ahora me parece muy difícil: un diálogo político no protagonizado por las derechas corruptas, donde fuese posible un marco de libertad y un referéndum con garantías en el que Catalunya pudiese decidir sobre su articulación territorial. Y me gustaría que la izquierda votase con espíritu republicano y social por una España federal que priorizase las cuestiones solidarias. Con independencia o sin independencia, me gustaría una Catalunya en la que no tuvieran protagonismo  los que llaman fascistas a Serrat o a Marsé".

Gonzalo Suárez. / julio carbó

GONZALO SUÁREZ. Oviedo, 1934. Director de cine.

"La tragicomedia no es el género oportuno"

"No sé qué ocurrirá y me inquieta. Pase lo que pase, temo que las consecuencias sean irreversibles y las actitudes irreconciliables. Todo se ha enconado demasiado y la tragicomedia no es el género oportuno.

Querría que nos volviéramos conscientes de determinados aspectos y personajes grotescos (el humor y el sentido del ridículo son, a veces, una saludable salvaguarda) y que, en consecuencia, prevaleciera la inteligencia y la serenidad a la hora de plantear soluciones políticas en lugar de utilizar la democracia y las urnas como arma arrojadiza".

JUAN IGNACIO CRESPO. Madrid, 1950. Matemático y analista económico.

"Creo en que habrá una búsqueda de un estatuto especial para Barcelona"

"Imagino que tras el 1-O habrá una declaración unilateral de independencia, con posible fractura del PDCat, y la aplicación del artículo 155. Y con posterioridad, la vuelta a la normalidad constitucional y la búsqueda de un estatuto especial para Barcelona".

GUSTAVO MARTÍN GARZO. Valladolid, 1948. Escritor.

"La democracia tiene que ver con encontrar espacios de convivencia, no con criminalizar al otro"

"No sé qué pasará. Dado el grado de locura que han adquirido las cosas todo es posible, lo que da un poco de miedo. En todo caso, lo importante no es lo que pase ese día sin lo que vaya a pasar después. Personalmente, me gustaría que volviera la sensatez a ambas partes, que se sentaran a dialogar sin prejuicios. La democracia tiene que ver con encontrar espacios de convivencia, espacios donde poder vivir con los que no piensan como tú. No con criminalizar al otro.

Todo esto me tiene bastante perplejo. Me sorprende que en un mundo donde se ha cuestionado el concepto de identidad hasta límites inimaginables, surjan movimientos que parecen propios del siglo XIX. A los nacionalistas de un lado y del otro les recordaría una frase de ‘Las mil y una noche’: ‘La verdad nunca cabe en un solo sueño’".

LINA GÁLVEZ. Sevilla, 1969. Catedrática de Historia e Instituciones Económicas de la Universidad Pablo de Olavide.

"Desearía que saliera una reforma de la Constitución para el conjunto de España"

"Creo que el 2-O habrá incertidumbre y confusión. Al tiempo que la vida y la cotidianidad de la mayoría de las personas seguirá igual que antes del 1-O. Mientras, los responsables políticos de la Generalitat y del Gobierno de España deberían cuestionarse su papel en este proceso y marcharse.

Me gustaría que hubiera un diálogo que propiciara primero, un debate informado y respetuoso sobre lo que significaría para Catalunya y para el resto de España esta ruptura. Y no solo me refiero al terreno económico, sino también al cultural e incluso al emocional. En este sentido, creo que es clave el proyecto político que España pueda ofrecer a Catalunya, y que la ciudadanía del resto de España les haga ver a las y los catalanes que queremos seguir juntos y que la catalanofobia solo corresponde a una minoría. Igualmente sería importante que en Catalunya hubiera un clima que permitiera a quienes no están a favor de la independencia expresarse libremente.

Y en segundo lugar, me gustaría que de ese diálogo saliera un nuevo proceso constituyente o al menos de reforma de la Constitución para el conjunto de España que contemplara no solo un encaje territorial más acorde con la realidad plurinacional de España, sino también unas reglas de juego donde el bienestar de las personas no esté supeditado a los intereses económicos. Este proceso de reforma tendrá que darse con el desarrollo de un referéndum pactado y con garantías, para que tanto aquellos que estén a favor de la independencia y los que no estén puedan expresarse con libertad".

FERNANDO FRANCO. Sevilla, 1976. Montador y director de cine.

"Soy partidario de un referéndum legal y pactado"

"No tengo ni la más remota idea de lo que pasará. Yo presento mi película ‘Morir’ el 3 de octubre y meteré el pasaporte en la maleta por si acaso. A mí me habría gustado que antes se hubiera producido un diálogo entre las partes. Ahora la situación es demasiado extrema. Soy partidario de un referéndum legal y pactado, pero todo esto se tenía que haber decidido antes".

JULIÁN CASANOVA RUIZ. Valdealgorfa, 1956. Catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Zaragoza.

"Habrá una confrontación sin precedentes en la historia de la democracia"

"Habrá un confrontación sin precedentes en la historia de la Transición y democracia. Las instituciones de Catalunya, con un amplio apoyo social en la calle, frente a los mecanismos legales y de coerción del Estado. Si los Mossos dividen sus lealtades, la violencia aparecerá. 

A mi juicio no es posible un referéndum legal, pero hay que pactar una salida con reforma de la Constitución y respeto y obediencia a lo que salga. Con Rajoy y Puigdemont va á ser muy difícil que eso pase”.

Sergio G. Sánchez. / vincent west

SERGIO G. SÁNCHEZ. Oviedo, 1973. Guionista (‘El Orfanato’) y director de cine.

"Temo que, con la crispación, se creen brechas que cuesten mucho tiempo en sanar"

"Francamente, no tengo ni idea de lo que va a pasar. Me gustaría que surgieran voces que nos ayudasen a entender la postura del otro para vivir lo mejor posible juntos o separados, pero con lazos reforzados. Temo que, con la crispación, se generen brechas que luego cueste mucho tiempo de sanar".

LUCÍA ETXEBARRIA. Valencia, 1966. Escritora y articulista.

"Que el dinero gastado en papeletas y en barcos de Piolín se destine a reflotar el Estado de bienestar"

"Si alguien ha leído 'El Gatopardo' recordará las palabras del príncipe de Salina: ‘Que todo cambie para que todo siga igual’. Cualquiera que lea esa maravilla de novela podrá ver que la historia se repite. Por cierto, la novela también describe una revolución en un marco nacionalista. Lo curioso es que en lugar de narrar un proceso de secesión se narra un proceso de unificación. En ciencias políticas se suele llamar ‘gatopardista’ al proceso que pretende cambiar una estructura de poder, pero que solo altera la fachada aparente, conservando en esencia las mismas estructuras desiguales de poder. No recuerdo la frase exacta del libro, pero hablaba de que habría "negociaciones pespunteadas de tiroteos inocuos", para que todo se quedara en lo mismo.

En la época, al autor del libro se le llamó "reaccionario" y se le criticó duramente. Ahora a los que decimos algo parecido nos llaman 'fachas'. La cuestión es que el libro sigue siendo considerado una de las obras maestras de la literatura universal, y que ha dado lugar a una expresión política. De lo que deducimos, 60 años después, que Giuseppe Tomasi di Lamepdusa tan equivocado no podía estar.

A mí me gustaría que, tanto en Catalunya como en la región en la que vivo, la Comunidad de Madrid, se acabara de una vez con los recortes en Educación y Sanidad. Ya decían los economistas que había dinero de sobra y que estas medidas de austeridad no eran necesarias. Ojalá lo que unos se han gastado en campañas, papeletas y urnas y los otros, en barcos de Piolín y desplazamientos de guardias civiles de destinara a reflotar el Estado del bienestar que están destruyendo los unos y los otros, y no a cortinas de humo".

Baltasar Garzón. / julio carbó

TONI CANTÓ. Madrid, 19. Actor y diputado por C's.

"Es posible ver a un Puigdemont proclamándose independiente"

"Es posible que los secesionistas sigan tensando. Quieren la foto con la que hacer la campaña de las autonómicas que saben que viene. Así que es posible ver a un Puigdemont tirandose al monte el lunes y proclamándose independiente, una gran irresponsabilidad.

Yo espero que se pongan urnas de verdad. Y que los catalanes puedan elegir entre Junqueras y Arrimadas. Arrimadas puede superar este clima de división y enfrentamiento que ha creado el secesionismo y ocuparse de una vez de los problemas reales de los catalanes".

JOSÉ MOISÉS MARTÍN CARRETERO. Madrid, 1973. Economista.

"Corremos el riesgo de una desconexión política y social"

"Creo que los problemas se acrecentarán. Soy muy pesimista. Es probable que, tanto si se logra votar como si no, se produzca un debate sobre la conveniencia de declarar la independencia. El Gobierno se negará a ninguna negociación sobre ese escenario y se activará la judicialización del conflicto. Corremos el riesgo de una desconexión política y social con un mayor desencuentro entre una parte de Catalunya y el resto del Estado. Unas elecciones en Catalunya no arreglarán nada si no se produce un cambio en Madrid.

Me gustaría que se reconociera que el actual escenario de confrontación está agotado, con una doble convocatoria de elecciones, generales y catalanas, y que nuevas mayorías abrieran un proceso paralelo, de una profunda reforma constitucional y del encaje de Catalunya, que permitiera renovar el pacto territorial sobre nuevas bases. Y votarlo en dos referéndums. Un acuerdo que durara, al menos, una generación".

CLARA SÁNCHEZ. Guadalajara, 1955. Escritora.

"Hay que preguntarse quién sale beneficiado con este tinglado"

"En este país no aprendemos, cómo nos gusta lo de los bandos. Ahora se trata de los supercatalanes y los catalanes a secas. Como en las novelas policiacas, hay que preguntarse quién sale beneficiado de todo este tinglado, todo lo demás son espejismos, palabrería, poses, lo de siempre. Y como siempre, a río revuelto ganancia de pescadores.

Al final, el que paga el pato es el ciudadano de a pie. Ojalá que esta vez se libre, pero por lo pronto ya le han robado tiempo y tranquilidad".

ÁNGEL VIÑAS. Madrid, 1941. Economista e historiador.

"En caso de DUI, es verosímil que se dé una situación al estilo de 1934"

"En gran medida dependerá de las acciones de la Generalitat. Preveo que en el sedicente referéndum ganará el 'sí', pero esa victoria se producirá tras un retorcimiento tal de la legalidad que me parece imposible que pueda ser reconocido ni por el Gobierno español ni por ningún otro. Algún 'Metternich' independentista ya ha proclamado en Bruselas que, en caso de victoria, el Govern proclamará la independencia de Catalunya.

En el caso de DUI, es verosímil que se dé una situación, salvando las distancias, al estilo de 1934. Puede llevar al Gobierno a recurrir al artículo 155 de la Constitución. Una DUI disminuiría las posibilidades de reanudar un diálogo que no sea de sordos. Ahora bien, nada de lo que antecede es suficiente. El Gobierno y los partidos constitucionalistas deberían hacer todo lo posible por deshacer el relato independentista. No cabe equipar los resultados del 1-O con la voluntad de los catalanes, ya que se ha revelado en un marco de ilegalidad absoluta y de legitimidad más que dudosa, rompiendo la propia legalidad catalana en un ejercicio de exagerado narcisismo.

Lo que me gustaría es que los políticos sensatos que hay en Catalunya y en el resto de España reanuden un diálogo civilizado, como es habitual en cualquier Estado de derecho y, en particular, en la Unión Europea. Y si eso no es posible, si la irracionalidad, el populismo y el narcisismo siguen siendo dominantes, en algún momento –más pronto que tarde– habrá que convocar elecciones generales. Con todos los riesgos tácticos que ello implique. Entre ellos, el que el Govern, cuando no prospere la DUI, haga una convocatoria electoral en Catalunya.

El Estado debería invitar a observadores de la UE a que sigan de cerca tal proceso electoral general. Solo en unas elecciones generales, abiertas al mundo, puede estimarse la voluntad del pueblo español. El Estado de derecho está sustentado en una Constitución democrática. Puede cambiarse, pero mientras ello no ocurra, la que existe es la norma. En otros países de la UE (Francia, Alemania, Italia) ni siquiera puede cambiarse en cuanto a la territorialidad de los Estados correspondientes".

ANTONIO ARIAS. Granada. Músico y miembro de Lagartija Nick.

"La lucha entre lo nuevo y lo viejo nunca ha sido tan visible como ahora"

"Deseo que se fortalezca la idea de que los movimientos sociales pueden cambiar el sistema. Catalunya nos da un ejemplo de activismo y compromiso. De un nuevo modelo social y territorial, donde los ciudadanos deben tener la última palabra, demostrando donde se encuentra la frontera de la intolerancia representada por estados anacrónicos. La lucha entre lo nuevo y lo viejo nunca han sido tan visible como ahora. No creo, sin embargo, en nada de lo que pasa. Creo firmemente en la gente, en nuestra fuerza colectiva. Pero me parece intolerable el modo en el que nuestros políticos manejan la distintas sensibilidades que conforman nuestra cultura. Todos nos sentimos excluidos. ¿Sabremos hacer algo con eso?".

Alberto San Juan. / ferran nadeu

ALBERTO SAN JUAN. Madrid, 1968. Actor y productor. 

"No hay otra solución que el referéndum pactado"

"Hasta el diario 'El País' ha publicado una encuesta donde dice que el 82 % de los catalanes quieren un referéndum pactado. No hay otra solución. Así que me gustaría que el lunes ya hubiera empezado un proceso de profundización democrática, un proceso constituyente desde abajo. Quiero que los catalanes puedan decidir su relación con el resto del Estado. Y quiero que todos podamos decidir las dos cuestiones fundamentales: ¿Qué modelo económico queremos? ¿Qué democracia queremos? Hay alternativa". 

IGNACIO SÁNCHEZ-CUENCA. Madrid, 1966. Sociólogo y filósofo.

"Las fuerzas de oposición en el Parlamento español deben desalojar al Gobierno del PP"

"Es imposible saber qué pasará porque entraremos en una fase de inestabilidad con gran incertidumbre. Tanto Rajoy como Puigdemont pueden convocar elecciones en sus respectivos ámbitos. Si Rajoy no convoca elecciones podría enfrentarse a una moción de censura. También podría iniciarse una negociación para reconducir la situación. O podría seguir la escalada de represión y desobediencia. En fin, no creo que nadie tenga capacidad para anticipar qué va a suceder exactamente.

Mi escenario ideal es el siguiente. Las fuerzas de oposición en el Parlamento español desalojan al Gobierno del PP mediante moción de censura, se abre un proceso de reforma constitucional en la que se modifique federalmente la estructura territorial del Estado, con reconocimiento pleno del carácter plurinacional de España, y se somete dicha reforma a un referéndum en todo el Estado, pactándose de antemano que si dicho referéndum se pierde en Catalunya, entonces el Gobierno central y el catalán negociarán la convocatoria de una consulta sobre la independencia de Catalunya.

La idea central es que si la reforma federal fracasa en Catalunya, lo lógico sería que el pueblo catalán se manifestara con todas las garantías sobre su deseo de permanencia en España. En caso de que este plan se llevara a cabo, la llamada 'tercera opción' no sería una posibilidad teórica, sino el nuevo statu quo. Los ciudadanos catalanes tendrían que elegir entonces entre el statu quo federal y la independencia. Creo que de esta manera se podría encontrar un cauce plenamente democrático para el actual conflicto". 

JOSÉ ANTONIO MARINA. Toledo, 1930. Filósofo y Rector de la Universidad de Padres Online.

"Debería elegirse un Gobierno que se enfrente con la cuestión catalana"

"Lo más desasosegante de la situación actual es que nadie (incluidos los gobiernos implicados) saben lo que va a pasar hoy. Cualquier incidente mínimo puede resultar dramático. Lo único que sabemos con certeza es que, pase lo que pase, todo habrá ido a peor, lo que es una conclusión desalentadora. Hoy no se soluciona nada. El volcán emocional está en plena erupción y, hasta que se aplaque, pocas cosas sensatas se pueden hacer.

Sería convenciente sacar enseñanzas de lo sucedido, para no volver a repetirlo. Si las dos partes se empeñan en repetir lo ya hecho, pretendiendo que de ahí salgan cosas diferentes, están en el limbo histórico. Todos tenemos que reflexionar y aprender. Se repite mucho la idea de que hay que dialogar, de que hay que reconstruir los puentes, pero ¿quién está en condiciones de hacerlo? De los actuales gobiernos de Catalunya y España no se puede esperar ninguna tipo de acuerdo, diálogo o negociación. El catalán, porque probablemente será inhabilitado. El español, porque ha gestionado mal la crisis.

La única solución que veo tiene tres pasos: 1/ parar el referéndum porque está fuera del marco legal. 2/ una propuesta firme del Gobierno español para iniciar las conversaciones necesarias sobre el tema de catalán, pero no con el actual Gobierno, sino con el que saliera de unas elecciones. Y 3/ como demostración de la seriedad del compromiso, convocar elecciones generales para que la ciudadanía, después de la triste experiencia, pensando más en los intereses de los ciudadanos que en pasiones abstractas, pudiera elegir qué Gobierno debería enfrentarse con la cuestión catalana. Para ello, una parte importante de los programas de los partidos debería ser una propuesta de solución. No podemos dejarnos llevar de nuestra tendencia a volver crónicos todos los problemas".

Federico Mayor Zaragoza. / el periódico

FEDERICO MAYOR ZARAGOZA. Barcelona, 1934. Político y diplomático. Exdirector general de la UNESCO.

"Aspiro a que se realice una consulta realmente democrática"

"Aspiro fervientemente a que –'hoy es siempre todavía'– se decida, de común acuerdo, realizar más adelante una consulta realmente democrática, con toda la ciudadanía bien informada, con la serenidad y la argumentación que son imprescindibles".

JEAN-BAPTISTE HARGUINDÉGUY.  Pirineos Atlánticos, 1978. Profesor de Derecho Público de la Universidad Pablo de Olavide.

"Reformulación del Estado autonómico o referéndum pactado"

"Si algo nos enseña la literatura científica –Matt Qvortrup sin ir más lejos– es que un referéndum siempre tiene que ser acordado previamente por todas las partes involucradas. Sin dicho acuerdo sobre las reglas de juego, solo se ahonda en las diferencias y se polariza la opinión.

Siguiendo la línea actual, supongo que el 2-0 seguirá habiendo dos interpretaciones radicalmente opuestas de la situación en Catalunya. Por un lado, doy por hecho que el PP continuará afirmando que el referéndum no tenía base jurídica y que su resultado no es legítimo. Por el otro, los líderes independentistas reclamarán probablemente que se respeten las urnas –a favor de la secesión lógicamente – debido al gran apoyo popular que permitió votar el 1-0. Todo esto favorecerá aún más la frustración en cada bando y no arreglará el problema. Todo lo contrario. Dicho esto, espero que la escalada de tensión no lleve a ningún acto violento el día del escrutinio.

Creo que existen dos escenarios más deseables que la situación presente:

1/ la reformulación del Estado autonómico. Quizás sea demasiado tarde, pero sentarse a negociar el encaje de las autonomías en España me parece necesario. La federalización del Estado, la conversión del Senado en cámara de representación territorial, la ubicación de dicho Senado en Barcelona, la reforma de los órganos de cooperación intergubernamental, la instauración de cuotas territoriales de ministros, etc. son soluciones aplicables a corto plazo. Todo ello sin olvidar corregir algunos aspectos pendientes como la mejora de la inversión en los servicios públicos catalanes, la renegociación del cupo vasco-navarro o el aumento de los tributos autonómicos. Para llevar a cabo estas reformas, un intenso diálogo multilateral es necesario.>

Y 2/ El referéndum pactado. El escenario alternativo consistiría en negociar un referéndum siguiendo el modelo de la Ley de Claridad quebequense de 1999 ideada por Stéphane Dion. Una negociación multilateral tendría la posibilidad de fijar el nivel de participación necesario y el porcentaje de ‘síes’ exigible para legitimar el resultado del referéndum. La pregunta debería ser pactada también con el objetivo de evitar cualquier ambigüedad. De la misma forma, se podría definir qué pasaría con los territorios catalanes que prefiriesen permanecer en España en el futuro. 

Pero ambas soluciones implican que el PP deje el poder y que los demás partidos sean capaces de aliarse. Visto lo visto, me parece mucho pedir. El PP - al igual que Ciudadanos - es prisionero de un electorado muy centralista en materia territorial (el Pacto del Majestic queda muy lejos ya). El PSOE-PSC está dividido entre fuerzas centrífugas y centrípetas, al igual que Podemos que no acaba de definir una línea de actuación clara. Por lo cual, este equilibrio de fuerzas lleva al bloqueo actual".

JAVIER RIOYO. Madrid, 1952. Director del Instituto Cervantes de Lisboa

"Hay que renovar la casa; sentarse a la mesa. No quiero ajustar cuentas a banderazos" 

El corazón tiene razones que la razón no entiende. La fe y los sentimientos nos pueden alterar la realidad, nos separan de lo necesario o nos prometen inciertos paraísos. Vengo con dudas e incertidumbres de Barcelona, mi otra ciudad desde las primeras fugas adolescentes hasta otras fugas más cercanas en compañía de bebedores en la barra del Giardinetto.  Perdimos aquella de “la gauche divine”,  del Paralelo;  de Rodoreda o de Peret. Tampoco encontramos la del noi del Poble Sec, ni la de Néstor Lujan. Ni aquella en que cada noche podía salir el sol por el Zeleste. La nostalgia hace tiempo que no sirve, a mi memoria se le ha puesto una sombra, se han borrado las canciones, han mutado los “pijoaparte” y pocos quieren volver al espíritu del Bocaccio. Como dijo Candel: han roto un paisaje. Entre todos la mataron y ella sola se murió. Esta otra ciudad, este otro país ya no es el nuestro. ¿ Debemos creer en una nueva renaixenca a partir del 2-O? Debemos, sí . No por nada somos seres de tropezar muchas veces en la misma piedra. Me niego a creer que a partir del 2-O nos tengamos que mirar en el espejo de aquél cuadro de Goya del duelo a garrotazos. No tengo ni idea que nos pasará pero ningún Goya  nos puede, nos debe, volver a retratar en riña permanente.

Me gustaría volver a sentir lo que era posible cuándo fui catalán de Madrid, Barcelonés y cervantino, de Alcalá y del Ampurdan. Me gustaría poder contradecir a mi admirado Pessoa cuándo afirmaba: “Solo hay dos naciones en Iberia: España y Portugal. La región que no forma parte de una, forma parte de la otra. El resto es filología”. Me gusta la filología, tengo amor por las palabras, sobre todo por las “paraules de amor” que aprendimos a decir en mi generación. No nos creímos el relato del franquismo de las regiones. Ni la retórica de una, grande y libre. Ni tan una, ni tan grande ni nada libre era aquello. Peleamos por reconocer la diversidad, por dialogar para saber quiénes somos y quién queremos ser. En eso creo. No creo en los asaltadores de los cielos, en los que quieren inventar un futuro a golpes de piolet contra una Constitución que votamos, unos más que otros. Hay que renovar la casa. Hay que sentarse a la mesa. Saber hablar y reír juntos pero no revueltos. Sigo siendo un inactivo miembro de la Comuna Antinacionalista Zamorana. No quiero filosofar a martillazos. No quiero ajustar cuentas a banderazos. Soy un patriota Español no españolista. Soy hijo de un padre de Reus, Burgos, Ávila, Madrid, Alcalá…soy un catalán y español. Es decir también soy un moro, judío viviendo entre los cristianos. Creo en el coloquio de los perros, en el diálogo entre los animales. Incluidos los seres humanos

0 Comentarios
cargando