Ir a contenido

FALLECE UN REFERENTE DE LA LUCHA ANARQUISTA

Joaquina Dorado, la insobornable

RICARD DE VARGAS GOLARONS / Historiador y activista social

A las seis de la madrugada del 14 de marzo, murió en el Hospital del Mar de Barcelona Joaquina Dorado Pita, tres meses antes de cumplir 100 años. La recuerdo con una profunda estimación, respeto, admiración y gratitud. Era una mujer anarquista, menuda, bonita, humilde, sencilla, generosa, afable, de carácter y convicciones firmes, responsable y solidaria con los oprimidos.

Nació en el barrio de pescadores de Santa Lucía Morelos, de La Coruña, el 25 de junio de 1917. Sensibilizada con los sufrimientos y luchas de la clase obrera, sabemos que de adolescente ya apoyó diferentes huelgas de pescadores. En 1934, con 17 años, llegó a Barcelona con sus padres y pasó a trabajar de tapicera y barnizadora en un taller, donde destacó como movilizadora y consiguió mejoras salariales. A continuación se afilió al Sindicat de la Fusta de la CNT y a las Joventuts Llibertàries del Poble Sec.

Cuando se produjo el alzamiento militar, el 19 de julio de 1936, ella participó activamente en la barricada de la ronda de Sant Pau-Paral·lel, que frenó el avance del tercer escuadrón salido del cuartel de caballería de la calle de Tarragona. En los primeros meses de la guerra perdió a su compañero miliciano en el frente de Aragón. Los hechos de mayo de 1937 los recordaba como uno de los episodios más dolorosos; no solo combatió a los estalinistas en las barricadas sino que socorrió personalmente a militantes del POUM perseguidos. En 1938 fue nombrada máxima responsable de la Indústria de la Fusta colectivizada y autogestionada por los trabajadores: se pasó de 3.000 a 7.000 obreros, se crearon talleres especializados y se mejoraron las condiciones con duchas, guarderías y bibliotecas.

A pesar de querer ser anónima, es un

testimonio del proyecto

de liberación de

los trabajadores

En 1939 se exilió a Francia, donde pasó por tres campos de concentración. Se escapó del primero, en Briançon, y del último, en Recebidoux, que estaba reservado a prisioneros alemanes. También participó en varias acciones de la resistencia contra la ocupación nazi.

En 1946, con su compañero Liberto Sarrau pasaron la frontera para incorporarse como guerrilleros al M.L.R (Movimiento Libertario de Resistencia) y participó en acciones armadas y de propaganda. Fueron detenidos el 24 de febrero de 1948 y torturados cruelmente durante 18 días. A consecuencia de estas torturas, en 1950 le extirparon un riñón en el Hospital Clínic y salvó la vida gracias al tratamiento del doctor naturista Ferrandis y de la penicilina conseguida por el sindicato textil clandestino de la CNT. Salió en libertad definitiva de la prisión de Les Corts (actual El Corte Inglés de Diagonal) en el año 1954.

'LA NURI'

Entre 1955 y 1957, conocida entonces como 'la Nuri', fue fundamental en la infraestructura que permitió las acciones del guerrillero anarquista Quico Sabaté, quien reconocía que Joaquina le había alargado unos años de vida. En 1958, exiliada de nuevo en Francia, se reencontró en Andorra con su compañero Liberto Sarrau, que había salido de prisión.

Entre sus accciones poco conocidas, sabemos que jugó un papel importante en la movilización organizada contra el intento de golpe de Estado en Francia por parte de los militares derechistas de la OAS. También en Francia participó en la creación del Movimiento Popular de Resistencia y en 1962 colaboró en la creación de Defensa Interior, que tenía como objetivo atentar contra Franco. Retornó definitivamente a Barcelona con su compañero en 1992 y los últimos años organizó el homenaje anual a Durruti en el cementerio de Montjuïc.

En 2007 recibió un homenaje por parte de la Xunta de Galicia entre 30 Mulleres da Memoria. En Catalunya, varios colectivos libertarios y de la asociación de expresas de la cárcel de Les Corts le preparan un homenaje previsto para el mes de junio, en el centenario de su nacimiento.

Joaquina, a pesar de su voluntad de permanecer anónima, es un testimonio en Catalunya de una época convulsa de Europa, del proyecto revolucionario en el que los trabajadores son los protagonistas de su liberación social. Vencido este proyecto por el fascismo, dada su condición de mujer libre siguió luchando en los años 40 y 50 por la libertad, enfrentándose como guerrillera a la dictadura, tanto en Francia como en Catalunya.

Ante la regresión de derechos y libertades conquistados desde muchos años atrás y el avance de las ideas totalitarias sostenidas por el capitalismo más salvaje que está produciendo nuevas esclavitudes, la vida de la Joaquina luchadora y consecuente es un ejemplo de presente y de futuro que puede servir como antídoto a las nuevas generaciones. 

0 Comentarios