Ir a contenido

INQUIETUD EN ZONAS RURALES DE CATALUNYA

Pueblos del interior denuncian el vuelo de avionetas antitormentas

Los municipios piden a la Generalitat que investigue el posible uso de yoduro de plata

Los payeses afirman que el procedimiento es impropio de una época de sequía

JOSEP SALLENT
SOLSONA / CALAF

Cinco ayuntamientos de la comarca del Solsonès miembros de la asociación de defensa forestal (ADF) Sòl Verd, entre ellos el de Solsona, han enviado una carta a la Conselleria d'Interior pidiendo que investigue los supuestos vuelos de aviones que, en días nublados, lanzan una sustancia química, el yoduro de plata, para dispersar las nubes e impedir tormentas. La ADF, ha contratado por su cuenta a un fotógrafo para cazar a las avionetas los días con amenaza de tempestad. La Generalitat ha descartado abrir una investigación, al considerarlo una leyenda urbana, aunque fuentes de Interior dijeron ayer que responderán a los ayuntamientos, sin precisar más.

CREENCIA EXTENDIDA

Esta historia circula desde hace años en zonas rurales de las comarcas de Lleida y de la Catalunya Central como el Solsonès, Alt Anoia, Segrià y Noguera. Pero la grave sequía de este año, que amenaza el modo de vida de muchos agricultores, ha contribuido a que se haya convertido en una creencia firme entre un sector importante de la población. Detrás de estos aviones, que muchos aseguran haber visto o conocer a alguien que los ha visto, estarían las compañías de seguros u otros intereses particulares, según quienes lo cuentan.

El aumento de la preocupación ha llevado al Consell Comarcal del Solsonès y a la Unió de Pagesos (UP) a organizar en las últimas semanas conferencias temáticas en Solsona y Calaf (Anoia), respectivamente, con una alta asistencia de público. En ambas participaron miembros del colectivo Antiodur de Plata de les Terres de Ponent, que recordaron que, años atrás, el Govern subvencionaba el uso de quemadores de yoduro de plata y vuelos de avionetas para proteger los cultivos de las granizadas.

SIN PRUEBAS

El alcalde de Solsona, Xavier Jounou (ERC), explica que han tomado la iniciativa "por la insistencia de la ciudadanía y de muchos municipios del Solsonès", ya que "está constatado el vuelo avionetas con el cielo nublado, aunque que no está demostrado el uso del yoduro". La alcaldesa de Castellar de la Ribera, Maria Teresa Canal (CiU), dice que "lo importante es la unión de todos para que no haya vuelos".

También en el norte del Anoia la polémica está servida. El alcalde de Pujalt, Antoni de Solà (CiU), dice que la Generalitat "no puede convertir esto en una simple cuestión de fe; lo debe investigar". Uno de los más convencidos es el agricultor y exalcalde de Calonge de Segarra, Ramon Fitó. "Hace dos otoños, en Calonge cayó una tormenta que se me llevó toda la tierra. Nueve kilómetros más allá, en Calaf, no cayó ni una gota. Algo raro pasa", detalla.

En esta zona es vox populi la acusación de que, detrás de los aviones, están las compañías de seguros de los coches que usan el depósito al aire libre de Calaf, la Campa, para impedir daños del granizo. El dueño de la Campa, Jordi Caballol, lo tilda de "leyenda urbana absurda".

0 Comentarios