Ir a contenido

CRISIS MIGRATORIA

Italia ordena a una oenegé socorrer al barco ultra del Mediterráneo

El 'C-Star', que ha rechazado la ayuda, había lanzado un SOS por una avería que le obligó a parar el motor principal

Rossend Domènech

El C-Star navega a 20 millas náuticas de las costas de Libia, en una imagen tomada el 5 de agosto.

El C-Star navega a 20 millas náuticas de las costas de Libia, en una imagen tomada el 5 de agosto. / AFP / ANGELOS TZORTZINIS

El colmo de los colmos. La Guardia Costera italiana ha ordenado en la tarde del viernes que el barco de una oenegé acuda en socorro del navío 'C-Star', embarcación de la ultraderecha europea que se encuentra frente a Libia precisamente para impedir que las oenegés salven a los inmigrantes, porque ha sufrido una avería.

“Hemos sido contactados por el centro de coordinacion de salvamentos para ayudar al 'C-Star' y la tripulación se está dirigiendo hacia la nave”, ha escrito en un tuit la oenegé alemana See Eye.

Sin embargo, el 'C-Star' ha rechazado la ayuda que le prestaba Roma, por lo que continúa a la deriva.  La nave ha comunicado por radio a la de 'See Eye', que había llegado hasta ella, que no querían recibir ninguna ayuda.

El 'C-Star' habría lanzado un mensaje de socorro, captado por una de las naves del dispositivo europeo Eunavformed (Frontex), ubicado frente a Libia, que a su vez lo ha transmitido al centro de socorro central de Roma que ha desviado a la See Eye. Generación Identitaria, nombre complementario del movimiento de la ultraderecha Defend Europe que ha fletado la 'C-Star', ha confirmado la noticia.

“Durante la noche hemos tenido un problema técnico de leve entidad y para resolverlo, antes de que la nave se encontrase cerca de otras embarcaciones, se ha apagado el motor principal”, ha escrito Defend Europe. Añade que “según las normas internacionales la nave debe ser considerada ‘sin mando’, lo que ha sido comunicado a las embarcaciones cercanas”.

Viaje polémico

El viaje del 'C-Star' ha resultado polémico desde su inicio algunas semanas atrás. Tras la retención en Chipre de su comandante durante 48 horas,  sucesivamente la embarcación no ha conseguido atracar en ningún puerto a los que se dirigía en Grecia, Italia y Túnez, a causa de las manifestaciones que se han producido en su contra. Ayer tuvo que repostar en alta mar cerca de la isla de Sfax.

“Hacemos una llamada a todos los actores de la sociedad civil, a los responsables marítimos, guardacostas, portuarios y a todas las partes interesadas en Túnez, Argelia, Libia y Egipto, para que opongan a la llegada de la nave 'C-Star'”, había escrito el recién nacido Colectivo contra la C-Star en Túnez. En la llamada pedían “impedir que la nave entre en nuestras aguas territoriales, rechazando tratar o comunicar con su tripulación”. Desde su nacimiento, este colectivo rastrea todos los desplazamientos de la nave ultraderechista.

Este viernes la oenegé Sos-Mediterranée ha firmado el código de conducta del Gobierno italiano para las asociaciones humanitarias que quieran seguir operando en el Mediterráneo central. Hasta hoy han firmado cinco de las nueve oenegés que operan en la zona. Las demás rechazan principalmente dos de los 13 puntos del código: que las embarcaciones no puedan transbordar a los inmigrantes salvados, sino llevarlos hasta los puertos, lo que es más costoso y las aleja de la zona de naufragios, y que las autoridades italianas puedan embarcar en las naves a agentes que investigan a los traficantes de personas. “Nunca hemos aceptado armas a bordo”, había explicado la oenegé Médicos sin Fronteras (MSF).

0 Comentarios
cargando