Ir a contenido

DERECHOS DE LA MUJER

Zan TV: La televisión de las mujeres afganas

El canal está compuesto por 50 chicas periodistas que quieren alzar la voz en una industria y una sociedad en extremo machista

El Periódico / Barcelona

zentauroepp39510181 afghan women run away after a blast and gun fire at the site170808121024

Mujeres afganas durante un ataque en Kabul en julio de 2017 / MOHAMMAD ISMAIL

Zan TV es una iniciativa que ha surgido hace tres meses en Kabul, Afganistán. Se trata de la primera cadena de televisión impulsada y gestionada por mujeres en el país asiático. Por ello es también una iniciativa radical en un país donde la indústria de la televisión está gobernada casi al completo por hombres y en la que las mujeres, hasta hace solo 16 años, no podían acceder ni al periodismo ni a la educación.

"Las estamos animando para que guíen sus vidas fuera de casa de forma independiente", ha afirmado al diario británico 'The Guardian' Nasrine Nawa, de 26 años, directora de programación de noticias del canal. Su misión es entrenar a la siguiente generación de mujeres periodistas afganas. Además, la televisión también responde a la necesidad de dar empleo a las periodistas puesto que "muchas no tienen trabajo porque las televisiones no dan empleo a mujeres".

Zan, que significa mujer en árabe, ha conseguido una cuota de pantalla sorprendente en un país que tiene acceso a hasta a 70 canales por satélite. Según su fundador, Hamid Samar, empresario del sector de los medios de comunicación, una media de 90.000 personas sintoniza el programa de noticias de la mañana. 

Abusos silenciados

"Lo que nos hace destacar es que hablamos sobre todo de aquello que toca la vida de las mujeres", explica Nawa, e insiste en que "las mujeres han sido una comunidad marginada por mucho tiempo en Afganistán".

Una de las periodistas que trabaja en la televisión, Mehria Azali, de 22 años, admite que "muchos de los abusos que se cometen hacia las mujeres son ocultados por la policía", de modo que uno de los programas de la cadena está exclusivamente dedicado a tratar temas de justicia para ellas. Por ejemplo, Azali está buscando un abogado para poder hablar de las violaciones y de los abusos que sufren bajo el amparo del matrimonio.

Heather Barr, investigadora de Human Rights Watch, ha denunciado en un artículo reciente de la oenegé que hay un "factor crucial" para que el proceso de paz de Afganistán obtenga unos resultados satisfactorios: la participación de las mujeres. En una reunión celebrada este junio en Kabul para tratar temas de cooperación, paz y seguridad, tan solo había dos mujeres en un grupo de casi 50 personas.

0 Comentarios
cargando