Ir a contenido

elecciones en el país transalpino

El centroderecha recupera el poder en los ayuntamientos de Italia

La Liga Norte y Forza Italia se imponen en 15 de las 23 grandes ciudades en liza

El Partido Democrático pierde municipios símbolo como Génova y L'Aquila, gobernados durante décadas por el centroizquierda

Irene Savio

El nuevo alcalde de Génova, el conservador Marco Bucci (centro), saluda a un policía local a su llegada al Palazzo Tursi, sede de la alcaldía de Génova, el 26 de junio.

El nuevo alcalde de Génova, el conservador Marco Bucci (centro), saluda a un policía local a su llegada al Palazzo Tursi, sede de la alcaldía de Génova, el 26 de junio. / EFE / LUCA ZENNARO

Cambio de marcha en Italia. En la segunda vuelta para elegir a 111 alcaldes de todo el país, los candidatos del centroderecha italiano se han impuesto en 15 de las 23 grandes ciudades que estaban en juego, según el último recuento difundido este lunes. Por el contrario, el gran revés ha sido para el Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y el Partido Democrático (PD), formaciones que han cedido terreno dejando paso a coaliciones lideradas por la Liga Norte y Forza Italia.

De acuerdo con los datos difundidos, el centroizquierda de Matteo Renzi ha perdido en ciudades símbolos como L’Aquila Génova, durante décadas gobernada por el centroizquierda. Ambas pasarán a ser administradas por el centroderecha, el cual también tomará el poder en varias ciudades estratégicas del rico y altamente industrializado norte de Italia, entre ellas Verona, Piacenza, Monza, Gorizia, La Spezia, Como y Asti

Por el contrario, después del batacazo de la primera vuelta, el M5S de Beppe Grillo solo ha logrado el flaco resultado de obtener Carrara, en la región de Toscana. Mientras, el que sí ha triunfado ha sido Federico Pizzaroti, el alcalde de Parma que en el otoño pasado decidió irse del M5S después de meses de enfrentamientos con Grillo. 

El PD, en cambio, se ha quedado con Padua, una ciudad en la que la inmigración ha generado en el pasado quejas e iniciativas polémicas por parte de la ciudadanía. Otro gran perdedor ha sido la participación: de las 4,3 millones de personas inscritas para votar, solo acudió el 47%.  

BERLUSCONI, EUFÓRICO

Los resultados han sido comentados con amargura por Renzi. “Podríamos haberlo hecho mejor”, señaló el antiguo primer ministro, en un mensaje en Facebook, al cual un usuario le respondió que el resultado es consecuencia de la división interna que azota el PD. “Estoy de acuerdo”, opinó el también líder de esa formación.   

“Estas elecciones han ido mal. Hemos perdido”, admitió, más seco, el líder del PD en la Cámara de los Diputados, Ettore Rosato. “Hay que cambiar de línea, reconstruir el PD ya”, afirmó Andrea Orlando, uno de los líderes de la minoría de izquierda de la formación (opuesta a Renzi).

Quienes, en cambio, han manifestado su alegría han sido los representantes de la Liga Norte y Forza Italia (FI). “He vuelto y se nota”, ha dicho Silvio Berlusconi, el aún líder de FI. “Si nos mantenemos unidos, ganaremos también en las elecciones generales. Ya he empezado a escribir el programa [de la campaña electoral]”, ha comentado. “El viento está soplando para el centroderecha desde el norte hacia el centro y el sur, esta es una victoria extraordinaria”, ha afirmado Renato Brunetta, líder de Forza Italia en la Cámara de Diputados.

DIFERENCIAS EN LA ALIANZA

Según la prensa italiana, sin embargo, no todo sería de color de rosa dentro del centroderecha. De hecho, Berlusconi ya se ha manifestado reiteradamente en contra de una alianza con el Movimiento Cinco Estrellas, mientras que el líder de la Liga, Matteo Salvini, se inclina más por esta opción. 

“La alianza es nosotros, la Liga y Fratelli d’Italia [partido que surgió de una escisión de FI]”, dijo recientemente Berlusconi. “No hay que tratarlos como demonios”, le ha respondido Salvini, refiriéndose al M5S.

0 Comentarios