Ir a contenido

POLÉMICA MEDIDA

Un pasajero, sacado a rastras de un avión de United Airlines porque el vuelo tenía 'overbooking'

La compañía había vendido billetes de más y obligó a cuatro pasajeros a bajarse del vuelo que habían comprado

Hace poco más de dos meses la misma compañía apareció en los medios por prohibir a dos jóvenes subir al avión con 'leggings'

Brutal expulsión de un pasajero de United Airlines por overbooking. / periodico (TWITTER)

Un hombre fue arrastrado por los pasillos de un avión de United Airlines porque el vuelo tenía "overbooking", según aseguró la compañía. El momento, que fue capturado en vídeo por un pasajero, se ha viralizado y ha vuelto a poner a la compañía en el punto de mira dos semanas más tarde de que tomaran la polémica decisión de no dejar embarcar a dos jóvenes por llevar 'leggings'

El pasajero sacado del avión por la fuerza había embarcado en el aeropuerto internacional de Chicago en un vuelo con destino a Louisville del que al parecer la aerolínea había vendido billetes de más. En el vídeo se puede apreciar cómo tres agentes de seguridad del aeropuerto se acercan a un hombre que permanece sentado en su asiento y le piden que abandone el vuelo, a lo que él se niega. Uno de los agentes involucrados ha sido puesto en libertad a la espera de que se resuelva la investigación. 

Tras la negativa del pasajero, que había pagado el billete como el resto de pasajeros, en el vídeo se aprecia cómo los tres guardias agarran por los brazos al hombre y lo arrastran por el pasillo hasta la salida entre gritos. Uno de los pasajeros había explicado que unos minutos antes, el personal de la aerolínea había anunciado que el vuelo iba "sobrecargado" y pidieron voluntarios para abandonar el vuelo y ser transferidos a otros vuelos posteriores con el reembolso del billete.

El CEO de United Airlines, Oscar Muñoz, ha pedido disculpas por "tener que reacomodar clientes" pero no se ha pronunciado por las formas empleadas de lo que ha calificado como "suceso molesto".

ELEGIDOS ALEATORIAMENTE

Al parecer, al no ofrecerse nadie, la aerolínea decidió expulsar a cuatro pasajeros elegidos aleatoriamente, uno de ellos el hombre que se negó a bajarse, que era doctor y según explicó debía tomar ese vuelo para atender a sus pacientes al día siguiente en el hospital en el que trabajaba. Ante el uso de fuerza de los guardias, el doctor, que tenía su billete en regla como el resto de pasajeros, advirtió a la compañía de que iba a denunciarles por los daños ocasionados. Tras haber sido expulsado del avión, finalmente fue readmitido en el vuelo aunque este se retrasó cerca de dos horas hasta que la situación estuviera calmada del todo. 

0 Comentarios