Ir a contenido

"Había mucha sangre"

Testigos del atentado en el corazón de Londres constatan el caos y el terror

Atentado en Londres

Los servicios médicos atienden a un herido. / TOBY MELVILLE

Han sido legión los testigos del ataque en las inmediaciones del Parlamento británico y de sus relatos se desprende la incertidumbre, primero, y el terror después, al constatar estar en medio de un atentado. Radoslaw Sikorskiprofesor del Centro para Estudios Europeos de Harvard, ha visto cómo varias personas yacían heridas en la calzada del Puente de Westminster. "Un coche se ha llevado por delante al menos a cinco personas", ha constatado en Twitter, donde ha compartido un vídeo que documenta el momento.

Martin Pearce, otro testigo, visiblemente conmocionado, ha resaltado que "había mucha sangre". "Cuando estaba subiendo las escaleras -añade- un hombre estaba en el suelo y estaba siendo atendido por los médicos y, a su lado, había una mujer también  en el suelo que no sé si había sido apuñalada o víctima de un tiroteo", ha relatado.

Rick Longley ha visto con sus propios ojos el momento en el que un hombre apuñalaba a un policía fuera de Westminster. "Estábamos saliendo del metro cuando escuchamos un gran estruendo, un coche había chocado y había atropellado a varias personas", añade. "Estaban tumbadas en el suelo cuando una multitud salió corriendo de la esquina por las puertas opuestas al Big Ben. Fue entonces, añade el testigo, cuando "un hombre paso por mi lado con un gran cuchillo y empezó a apuñalar al policía". "Nunca había visto nada parecido", ha dicho, todavía sobrecogido: "No podía creer lo que estaba viendo".

El parlamentario Tobias Ellwood ha sido quien ha prestado los primeros auxilios al policía apuñalado con la intención, sin éxito, se salvarle la vida. Son varios los testigos que certifican que, tras practicarle el boca a boca para reanimarle, ha estado algunos minutos con su cara cubierta de sangre de la víctima.

"HA SIDO HORRIBLE"

Dos mujeres lo han visto todo a través de las ventanillas del autobús. “Nosotras íbamos por el puente y hemos visto literalmente 10 cuerpos en el suelo; bueno entre 10 y 12 todos esparcidos y que parecían haber sido disparados", ha relatado una de ellas para añadir: "Ha sido horrible, absolutamente horrible, detrás viajaban tres chicas mexicanas jóvenes que se han quedado traumatizadas".

"ESCENAS DE PÁNICO"

“Iba por el puente y mientras esperaba a que el semáforo cambiara, un vehículo 4x4 gris o verde, no estoy seguro, arrolló a un peatón. En ese momento no le presté atención, pero tras el segundo y tercer atropello empecé a pensar que algo malo estaba pasando”, asegura otro testigo vía Twitter. “No sé qué habrá pasado más allá del puente, pero ahí había gente en la acera y el coche fue directo hacia ellos

“Tan pronto como sospeché que estaba pasando algo malo, dejé de pensar en la gente de más adelante y paré el tráfico para atender a la persona que había sido atropellada”, continúa.

 

“A partir de entonces -añade el testigo- cundió el pánico y empezamos a llamar a la policía, a las ambulancias y a atender a los heridos”.

El redactor de política del 'Daily Mail' Jason Groves fue testigo del suceso desde su ventana. "Un hombre se aproximó a la entrada de vehículos blandiendo algo y fue hacia el policía, que cayó", ha empezado comentando para añadir: "El hombre corrió entonces hacia el hall de Westminster y aparecieron agentes vestidos de paisano". "Entonces, -añade-, dispararon al hombre no desde la puerta sino desde dentro con una pistola, se acercaron y volvieron a disparar y no se volvió a levantar".

Matt Haikin, de 44 años, un londinense que trabaja en desarrollo internacional, circulaba en bicicleta por la zona y no tardó ni un minuto en darse cuenta de que estaba presenciando un atentado similar a los de París. "Había estudiantes chillando ante la abundancia de sangre", añade para, a renglón seguido, reconocer que el  miedo se ha apoderado de él al pensar que podía tratarse de un ataque de más envergadura cuando vió el coche y varias personas por el suelo.

Kirsten Hurrell regenta el kiosco en la plaza del Parlamento, un negocio familiar casi centenario. Y asegura que no le sorprende lo sucedido. "Siempre ha sido un lugar potencialmente caliente", dice Hurrell para luego rememorar todos los incidentes vinculados con el IRA. "Con lo que está pasando en el mundo, no me sorprende", sentencia.

0 Comentarios
cargando