Ir a contenido

Las cinco medidas con que Francia quiere cortar la financiación a los yihadistas

Un control de las tarjetas bancarias y un acceso rápido a los bienes de los sospechosos de terrorismo, entre las iniciativas que pondrá en marcha el Gobierno francés

Eva Cantón

Gente paseando cerca de la Torre Eiffel, el pasado sábado, en París.

Gente paseando cerca de la Torre Eiffel, el pasado sábado, en París. / Laurent Cipriani (AP)

Además de bombardear al Estado Islámico en sus feudos sirios e iraquíes, el Gobierno francés llevará su batalla contra el terrorismo yihadista al terreno económico. El ministro francés de Finanzas, Michel Sapin, ha presentado este lunes una batería de medidas para cortar la financiación de los grupos terroristas. Estas son algunas de ellas.

- Tarjetas bancarias

Francia quiere reforzar el control de las tarjetas bancarias de prepago que se recargan a menudo sin que medie una comprobación de identidad cuando el importe no supera los 2.500 euros al año. El ministro ha dicho que este tipo de tarjetas jugaron un papel relevante en la preparación de los atentados de París. Un decreto del Consejo de Estado establecerá las modalidades para aumentar los controles en el primer trimestre del 2016.

- Acceso rápido a los ficheros ‘S’

La unidad de lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo (Tracfin) dependiente del Ministerio de Finanzas podrá consultar directamente los ficheros policiales de las personas buscadas por vinculación al terrorismo para trabajar “en tiempo real” sobre el entorno financiero de los sospechosos. Hasta ahora el acceso a esos ficheros, entre los que se encuentran las famosas fichas ‘S’ -de las que son objeto los sospechosos de radicalización- es muy limitado y exige pasar por los oficiales de enlace.

- Congelación de bienes

El Ejecutivo francés quiere endurecer las medidas de congelación de bienes tanto de personas físicas como de sociedades que cometan o pretendan cometer actos terroristas. Si hasta la fecha sólo afectaban a las cuentas bancarias, en el futuro podrían aplicarse a bienes inmobiliarios, coches e incluso a determinadas prestaciones sociales.

- Directiva europea antiblanqueo

París reclamará a sus socios europeos acelerar la puesta en marcha de la última directiva europea antiblanqueo, prevista inicialmente para el 2017. “Hemos recibido muchas muestras de apoyo de nuestros colegas pero hay que ir más allá de la emoción y pasar a la acción”, ha dicho Sapin.

- Lista negra y transferencias Swift

El grupo de acción financiera (Gafi), organismo internacional de lucha contra el blanqueo de capitales, debería emplearse más a fondo en la identificación de los estados no cooperativos. En la ‘lista negra’ del Gafi sólo figuran actualmente dos países, Irán y Corea del Norte. Sapin quiere, asimismo, un mayor acceso de los países europeos a los datos sobre las transacciones Swift, el sistema por el que pasan el 90% de las transferencias de fondos internacionales y que está esencialmente controlado desde Estados Unidos.

0 Comentarios