Ir a contenido

LA LIBERACIÓN DEl periodista de guerra de 'el periódico'

Marc ya está en casa

Marginedas regresa a Barcelona tras ser liberado a punto de cumplir 6 meses de secuestro en Siria

"Estoy bien. Me han tratado bien", confiesa el reportero, debilitado pero contento y sereno

Marta López

Marc Marginedas llega a Barcelona tras seis meses de secuestro en Siria. / JORDI COTRINA / VÍDEO: MÒNICA TUDELA

"Estoy bien. Me han tratado bien". Con estas palabras, pronunciadas a pie de la escalerilla del avión de la Fuerza Aérea que lo trajo desde Turquía, Marc Marginedas se reencontró ayer con sus familiares y amigos en el aeropuerto del Prat, pasadas las 7 de la tarde. Atrás quedaba un infierno de casi seis meses en la dura guerra de Siria, pero no la pena por los compañeros que ha dejado atrás, entre ellos Javier Espinosa, del diario 'El Mundo', y el fotoperiodista Ricard Garcia Vilanova.

Visiblemente más delgado, pero muy contento y sereno, Marginedas esbozó las primeras pinceladas de un cautiverio que definió como "muy largo y muy duro". Confesó haber pasado miedo, hambre --a base de una dieta durante muchos días solo a base de olivas y arroz-- y en algunos momentos puntuales haber llegado a temer por su vida. "Lo siento, lo siento, siento que hayáis pasado por esto", nos confesó el Marc más auténtico. Fue, sin duda, la confirmación de que Marc está bien. Muy bien para lo que ha vivido.

La pesadilla había acabado unas horas antes. "Ya. Marc está en Turquía". Con estas palabras, el director de EL PERIÓDICO, Enric Hernàndez, nos comunicaba por teléfono, pasadas las 9 de la mañana, la noticia más esperada por esta redacción: la liberación de Marginedas después de casi seis meses de secuestro en Siria, que se hubieran cumplido mañana, 4 de marzo.

Cruzó de noche

Marginedas cruzó la frontera durante la noche, después de haber sido puesto en libertad a última hora del sábado por sus captores, yihadistas del Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIL), el grupo que mantiene secuestrados a la mayoría de periodistas occidentales, casi una treintena.

Ya en Turquía, fue sometido a un primer examen médico. Las pruebas confirmaron que su estado de salud no es preocupante pero sí ha sufrido un deterioro debido al largo secuestro. Desde Turquía pudo mantener la primera conversación telefónica con su hermana, Cristina, y recibió también la llamada del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría.

El largo secuestro transcurrió en condiciones muy duras, agravadas por producirse en un escenario bélico que en los últimos meses se ha ido complicando con duros enfrentamientos entre las facciones rebeldes. Fue, al parecer, un debilitamiento en sus condiciones físicas, junto al enconamiento del conflicto, lo que llevó a sus secuestradores a pensar en liberarlo.

Una vez conocidas las intenciones de los captores, la familia de Marginedas se puso en contacto con el Gobierno para que funcionarios del Estado se hicieran cargo del operativo de regreso. El Ejecutivo mandó a Turquía un avión de la Fuerza Aérea a recogerle.

Varios emplazamientos

Marginedas fue secuestrado en los alrededores de la ciudad de Hama el pasado 4 de septiembre, pero en el tiempo que ha durado su secuestro fue trasladado de emplazamiento en varias ocasiones por las zonas controladas por la oposición del régimen de Bashar al Asad. En las últimas semanas, debido a la intensidad de los combates que han librado las facciones rebeldes entre ellas, estos desplazamientos fueron mucho más frecuentes, según él mismo contó.

Veterano corresponsal de guerra de El PERIÓDICO, Marginedas fue retenido junto a su chófer en un control de carretera por un grupo yihadista el pasado 4 de septiembre, el mismo día que este periódico mantuvo el último contacto por correo electrónico con él. Había entrado en el país solo tres días antes, a través de Reyhanli (sur de Turquía) acompañado por opositores del Ejército Libre Sirio (ELS) para informar de lo que en aquel momento parecía una inminente intervención estadounidense.

El mismo miércoles que fue secuestrado, Marginedas debía mandar un reportaje sobre un pueblo cercano a Hama que presuntamente había sido saqueado por el Ejército sirio. Hacia el mediodía se puso en contacto con la redacción, pero ya no llegó a enviar la información prometida, al ser retenido antes.

Ola de solidaridad

Transcurridas 48 horas desde su desaparición, este periódico pudo confirmar que había sido secuestrado por combatientes islamistas, quienes lo acusaban de espiar a favor de Occidente. El día 23 de septiembre, tras constatar el fracaso de todas las gestiones realizadas para obtener su pronta liberación, EL PERIÓDICO decidió hacer pública la noticia del secuestro, desatando una enorme ola de solidaridad con el periodista.

Desde el primer momento en que trascendió el secuestro, las asociaciones profesionales de prensa internacionales y españolas, instituciones, oenegés y otros colectivos trasladaron a este diario su solidaridad y se sumaron a la petición de libertad de Marginedas, que luego hicieron extensiva a Espinosa y Garcia Vilanova, cuyo secuestro se dio a conocer el pasado 10 de diciembre. Ambos habían sido capturados también por el ISIL, en la localidad de Tal Abyal, en la provincia de Raqqa, solo 12 días después de Marginedas.

El nombre de los tres periodistas españoles se añadió así a la lista de más de 30 reporteros extranjeros y más de un centenar de locales secuestrados en Siria, país que se ha consagrado como uno de los más peligrosos del mundo para ejercer la labor periodística. En su último informe, presentado el 7 de febrero, la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF) denunció «una auténtica escalada del horror».

En esta redacción, ya con Marc de vuelta, seguimos esperando. Ahora, a Javier y Ricard. Volved pronto, compañeros.

0 Comentarios