Ir a contenido

DEBATE SOBRE LA AUTODETERMINACIÓN EN EL REINO UNIDO

Cameron ofrece un referendo independentista a Escocia

La propuesta del primer ministro británico obligaría a celebrar la consulta el próximo año

BEGOÑA ARCE / Londres

El primer ministro británico, David Cameron, ha ofrecido al ministro principal escocés, Alex Salmond, la convocatoria de un referendo sobre la independencia de Escocia, siempre que se convoque en los próximos 18 meses.

Escocia podría celebrar un referendo sobre la independencia el próximo año. David Cameron, contrario a la ruptura del Reino Unido, está presionando a los nacionalistas escoceses para que adelanten la fecha de la convocatoria, alegando que la incertidumbre sobre la consulta está dañando las inversiones económicas. El Partido Nacional Escocés (SNP) quiere por el contrario aplazar el plebiscito hasta al menos el otoño del 2014, esperando que entonces habrá podido reunir el respaldo suficiente para la opción independentista.

El Consejo de Ministros presidido por Cameron ha estudiado el contenido de la propuesta, que se dará a conocer en los próximos días, cuando el proyecto sea presentado en el Parlamento de Westminster y en la que habrá varias condiciones.

La oferta exigirá que el referendo se realice en un plazo máximo de 18 meses y se limite a una simple pregunta, dando un sí o un no a la autodeterminación, según ha avanzado la prensa británica. La propuesta excluirá en cambio someter a votación una tercera opción, para aumentar los poderes de la semiautonomía de Escocia, en lugar de optar por la total independencia. A cambio, el resultado sería vinculante y no meramente consultivo.

Plebiscito vinculante

El Gobierno británico considera que el Parlamento escocés no tiene el poder legal para convocar un plebiscito vinculante, sin el consentimiento de Westminster, un poder que estaría dispuesto a ceder si Edimburgo aceptara las condiciones del Ejecutivo británico.

El Ejecutivo escocés ha respondido inmediatamente, acusando al poder central de injerencia. "Es un intento descarado de interferir en una decisión que atañe al Gobierno escocés en lo que se refiere al calendario del referendo", ha señalado la vicepresidenta del SNP, Nicola Sturgeon, consciente de lo peligroso que puede resultar el adelanto de la fecha.

Cameron, dispuesto a defender la unidad del país "con uñas y dientes", según sus propias palabras, espera, en una jugada no exenta de riesgos, que acelerando la consulta y reduciendo las opciones al simple respaldo o rechazo de la independencia, venza el no.

Incertidumbre legal

En una entrevista a la cadena de televisión Sky, el primer ministro ha afirmado: "Nosotros no vamos a dictar [a los escoceses] nuestra posición, pero debemos despejar la incertidumbre legal y tratar, con el Gobierno escocés, de asegurarnos de que habrá una respuesta justa, clara y decisiva".

"Si [el líder del SNP y ministro principal de Escocia] Alex Salmond quiere un referendo sobre la independencia, ¿por qué esperar hasta el 2014? Es algo muy dañino para Escocia, porque durante todo este tiempo el mundo de los negocios se pregunta: ¿Va Escocia a seguir siendo parte del Reino Unido? ¿Van a seguir juntos? ¿Debo invertir?", ha añadido Cameron.

Último sondeo

En un sondeo de Ipsos MORI celebrado en diciembre, el 38% de los votantes escoceses consultados se declaró a favor de la independencia, lo que supone un aumento de tres puntos con respecto al mes de agosto, mientras que el 58% se opuso a la ruptura. Salmond, con mayoría absoluta en el Parlamento de Edimburgo, había incluido la celebración del referendo en su programa electoral y cuenta con celebrarlo durante la segunda mitad de su mandato, que concluye en el 2015.

La fecha ideal sería el otoño del 2014, coincidiendo con las celebraciones del 700º aniversario de la victoria de los escoceses contra las tropas inglesas en la batalla de Bannockburn.

0 Comentarios