Ir a contenido

MIENTRAS CUMPLÍA PRISIÓN DOMICILIARIA

Muere José María Bordaberry, el artífice de la dictadura uruguaya de los 70

Procesado desde el 2006 por su responsabilidad en los episodios que ennegrecieron al país desde 1973

ABEL GILBERT / Buenos Aires

El presidente que dio el último golpe de Estado en Uruguay, José María Bordaberry, falleció a los 83 años. La muerte lo encontró cumpliendo prisión domiciliaria por su responsabilidad en episodios que enlutaron al país desde 1973. Bordaberry había sido electo democráticamente en 1971. Dos años después, disolvió las cámaras legislativas con la bendición castrense. Los militares lo dejaron en su cargo hasta 1976. Después lo echaron. Se fue porque disentía con los objetivos de perpetuidad de las Fuerzas Armadas. Pero el daño ya estaba hecho. Bordaberry no pudo escudarse en la “ley de caducidad” que protegió a los que violaron los derechos humanos. Estaba procesado desde el 2006.

Uno de sus nueve hijos, Pedro Bordaberry, es senador del Partido Colorado y uno de los líderes de la oposición al Gobierno del ex guerrillero José Mujica. El senador Carlos Baráibar (Frente Amplio, en el poder) expresó públicamente sus condolencias al legislador. “Todos tenemos una opinión sobre la actuación de Bordaberry y ante la muerte, el respeto al fallecido, más allá de que su historia va a ser juzgada pero ya ha sido juzgada por los uruguayos”, dijo. Para el presidente del directorio del Partido Nacional, Luis Alberto Heber, con el deceso del ex mandatario se está "terminando una generación que generó enfrentamientos y radicalización de ideas en Uruguay".

0 Comentarios